Kanto | Tokio Transporte

Cómo elegir el mejor aeropuerto para llegar a Tokio


En el momento previo a comprar tu billete con destino a Tokio hay un detalle bastante importante a tener en cuenta y que pocos viajeros tienen en consideración a la hora de tomar la decisión final. Me refiero a qué aeropuerto aterrizar.

Parecería un detalle menor, teniendo en cuenta la eficiencia de los sistemas de transporte japoneses, que hacen de casi cualquier distancia un trayecto placentero y sin deficiencias. Pero, en ocasiones, el tiempo disponible, el horario de tu vuelo y el presupuesto de tu viaje son cuestiones determinantes, y es fundamental ser conscientes de las opciones disponibles y las situaciones para las que prepararse adecuadamente.

 

Narita, Haneda e Ibaraki: los aeropuertos de Tokio

Actualmente existen tres aeropuertos a los que puedes llegar; se trata de Narita Airport, Haneda Airport e Ibaraki Airport. Es importante tener en cuenta desde qué país vienes, ya que no todas las aerolíneas vuelan a los tres destinos, por lo que te recomiendo primero verificar con tu agente de viajes o en internet las opciones disponibles, para no crearte falsas expectativas. Cada uno de estos aeropuertos tiene, a mi parecer, diferentes puntos a favor y en contra, por lo que aquí te comento algunos de ellos. Los valores son actualizados a enero de 2016.

 

Aeropuerto de Narita, el más transitado

Interior del Aeropuerto de Narita, en Tokio.
El Aeropuerto de Narita recibe vuelos tanto internacionales como provenientes de Japón, y es el más grande y conocido de los tres. Las obras de construcción comenzaron en el año 1962. A través de sus tres terminales maneja mas de 35 millones de turistas (locales y extranjeros) al año, lo que lo posiciona entre los diez aeropuertos más transitados del mundo. Teniendo esto en cuenta, te podrás imaginar el nivel de organización y eficiencia que se necesita, por lo que la señalización en este aeropuerto es muy buena.
Una distancia de 60 kilómetros lo separa de la ciudad de Tokio. Dicho trayecto habitualmente se realiza en el tren Narita Express por un valor de 3000 yenes (viaje de ida), tardando 80 minutos, o en el Narita Airpot Limousine Bus por 3100 yenes, tardando 120 minutos (dejando de lado la opción del taxi, ya que ronda los 23 000 yenes, una cifra bastante elevada, aunque es la manera más rápida de llegar fuera de las horas punta). El tiempo que se tarda en llegar a Tokio no es tanto en comparación con otras ciudades. Y, además, los fanáticos de los trenes tendrán la oportunidad de viajar en el magnífico Narita Express, cuya “locomotora” tiene reminiscencias a una cabeza de un meca (robots gigantes protagonista de un estilo especifico de anime y manga).

 

Aeropuerto de Haneda, el más cercano

Interior del Aeropuerto de Haneda, en Tokio.

En segunda posición he colocado el Aeropuerto de Haneda, el más antiguo de los tres (1931), lo cual no significa que no haya pasado por varios procesos de renovación absoluta. Es, a mi entender, el más eficiente a la hora de viajar a Tokio. Por sólo 580 yenes (viaje de ida), utilizando las líneas Keikyu y Yamanote (en ese orden), estarás en el corazón de la ciudad en tan solo 35 minutos (incluido en este tiempo la conexión entre las dos líneas de tren urbano antes mencionadas). A pesar de tardar el doble y costar el doble, también puedes utilizar el servicio de buses de la empresa Haneda Airport Limousine Bus, y por 1030 yenes estarás en el centro de Tokio en 60 minutos. De tamaño mediano, Haneda tiene una conformación clara y de fácil tránsito, lo cual no te creará problemas a la hora de moverte a través de sus dos terminales. Con una interesante decoración de sus tiendas (con referencias directas a la era Edo, nombre antiguo de la ciudad de Tokio), ofrece al novato turista recién llegado una interesante primera vista del Japón antiguo y moderno.

 

Aeropuerto de Ibaraki, el más tranquilo

Interior de un eropuerto en Japón

Finalmente, y recibiendo, en comparación, pocos vuelos (todos provenientes de China y, dentro de poco, Taiwán), se encuentra el Aeropuerto de Ibaraki. Situado a 85 kilómetros (el más lejano de todos), se trata de un edificio pequeño pero bastante interesante, ya que no posee gran cantidad de tráfico de pasajeros, lo cual hace que las colas en la parte de migraciones sean considerablemente más rápidas. Aunque la única manera eficiente de llegar a Tokio sea mediante un bus de la compañía Kantetsu que sale por 500 yenes y tarda aproximadamente 100 minutos, el viaje a través de la prefectura de Ibaraki tiene unos paisajes hermosos que no verás de ninguna otra manera si sólo vas a pasar tus días en la ciudad, por lo que verás desde zonas más rurales a las intrincadas carreteras con puentes y curvas interesantes hasta llegar al corazón de la capital nipona. Si vas a realizar un tour asiático y tienes tiempo, quizás esta sea la manera mas pintoresca de llegar a Tokio (y, además, las más barata, ya que vuelan aerolíneas de bajo coste a este destino).
Aviones en un aeropuerto en Japón

 

¿Qué hacer si aterrizo de noche?

Si por alguna razón tus vuelos llegan después de las 12 de la noche a Haneda o Narita (a Ibaraki no hay vuelos en ese horario) te comento que los metros y trenes urbanos dejan de funcionar durante la noche, así que tienes cuatro opciones. En ambos aeropuertos existen hoteles dentro del recinto (eso sí, a precios más elevados que la media hotelera en Tokio). La segunda opción es alojarte en un hotel fuera del aeropuerto, pero en las inmediaciones, por lo que el taxi que tengas que tomar no te será tan oneroso. Pero ten cuidado, porque algunos hoteles no reciben gente a cualquier hora, así que la restricción horaria puede jugarte una mala pasada (verifica esta información antes de reservar un hotel). También existen autobuses nocturnos que pueden llevarte hasta la ciudad por precios más elevados (casi el doble) que en horarios diurnos. La última es armarte de paciencia, caminar por las instalaciones, comer algún snack de media noche, sacar fotos nocturnas y esperar hasta que vuelvan a operar los medios de transporte normales. Si te decides por esta última opción te comento que, para empezar fresco el día y sin pagar las abultadas sumas de los hoteles, ambos aeropuertos antes mencionados poseen un servicio de duchas que podrás encontrar muy reconfortantes.

Espero, entonces, que ahora puedas tener una idea más acertada de a qué aeropuerto llegar, sin sorpresas ni contratiempos. ¡Que tengas un excelente viaje!

Comentarios