Kanto | Tokio Transporte

Aterrizamos en Narita: ¿cuál es la mejor forma de llegar a Tokio?


Cuando planificamos un viaje en avión a un país extranjero, una de las primeras cosas que tenemos que tener en cuenta antes de partir es cómo podemos llegar desde el aeropuerto de destino hasta la ciudad en cuestión. En el caso que nos ocupa analizaremos los distintos medios de transporte que conectan Tokio con el Aeropuerto de Narita, uno de los más transitados del mundo.

 

Aeropuerto de Narita, el más grande y transitado de Japón

El Aeropuerto Internacional de Narita, que lleva más de tres décadas recibiendo turistas de todas partes del mundo —y que desde hace un par de semanas también recibe viajeros procedentes de España en el primer vuelo Madrid-Tokio sin escalas en 18 años—, suele ser el primer contacto que los extranjeros tienen con tierras niponas. A pesar de que Tokio cuenta con otro aeropuerto mucho más céntrico y mejor conectado (el de Haneda), Narita sigue liderando el ranking de vuelos internacionales en Japón, mientras que su semejante se ocupa, principalmente, de los vuelos domésticos del país.

Terminal 1 del Aeropuerto de Narita.
Narita tiene la peculiaridad de encontrarse muy lejos de la capital—concretamente, a unos unos 60 km del centro de Tokio, en la prefectura de Chiba. Al encontrarse tan lejos (recordemos que el Aeropuerto de Barajas se encuentra a tan solo 12 km del centro de Madrid, para que nos hagamos una idea), el metro no es una opción. El tren, el autobús y el taxi son los medios que podremos utilizar para desplazarnos hasta nuestro alojamiento en Tokio.

Medios de transporte en el Aeropuerto de Narita.

 

De Narita a Tokio en tren

El tren es la opción por la que se decantan la mayoría de los viajeros que aterrizan en Narita, debido a que es el medio más rápido con diferencia. En tan solo una hora te encontrarás inmerso en los neones de la capital del este, sin tiempo que perder. Existen varias líneas que cubren esta ruta, una para cada bolsillo:

  • Narita Express: el JR Narita Express, o N’Ex, es un tren diseñado específicamente para los turistas. Su principal ventaja es que este trayecto lo cubre el billete JR Pass, por lo que aquellos que hayan adquirido dicho pase podrán montarse sin tener que sacar billeteSi has decidido no comprar un JR Pass, o si lo has hecho pero no te compensa activarlo tan pronto, desde 2015 existe un billete especial de ida y vuelta por tan solo 4000 yenes (34€). Teniendo en cuenta que el billete de ida a la estación de Tokio cuesta 3020 yenes, sale más que rentable adquirir el billete especial de ida y vuelta. El N’Ex tiene parada en todas las grandes estaciones de Tokio, incluidas Shibuya, Shinjuku e Ikebukuro, y cuenta con amplios compartimentos en cada vagón para dejar nuestras maletas. El trayecto dura poco menos de una hora y el viaje, debido a lo espacioso y cómodo del tren, se hace de lo más llevadero.
    Narita Express, N'Ex, que conecta Narita y Tokio.
  • Skyliner: el afamado tren Skyliner, que pertenece a la compañía ferroviaria Keisei, es el más veloz de todos, con una media de unos 40 minutos de trayecto desde el aeropuerto hasta la estación de Ueno. El billete de ida cuesta 2470 yenes, aunque es posible conseguir importantes descuentos comprando con antelación en la página web de la compañía. Además, Keisei y el Metro de Tokio ofrecen un paquete en conjunto que nos proporciona acceso al tren Skyliner y a cualquier línea de metro (tanto Toei como Tokyo Metro durante 24, 48 o 72 horas) a un precio reducido.

    Keisei Skyliner, que conecta Narita y Tokio.
    (Fuente: Wikimedia Commons)
  • JR Airport Narita: además del lujoso Narita Express, JR también ofrece una ruta alternativa bastante más económica, aunque también mucho más lenta y menos cómoda: el Airport Narita. El trayecto, perteneciente a la línea Sobu Kaisoku, dura aproximadamente una hora y media y cuesta 1320 yenes. Las salidas del Airport Narita son mucho menos frecuentes que las del Narita Express, y puede que nos toque esperar hasta una hora para poder montarnos en el tren. Además, este trayecto no lo cubre el JR Pass.

    Tren JR Airport Narita, que cubre la ruta Narita-Tokio.
    (Fuente: Wikimedia Commons)
  • Keisei Limited Express: el tren de bajo coste de la compañía Keisei conecta Narita y la estación de Ueno en 70 minutos, por tan solo 1030 yenes (billete de ida), siendo el tren más barato de todos los que pasan por el aeropuerto. La principal desventaja frente a su versión deluxe es que los asientos no son reservados y, en días de mucha afluencia de turistas, quizá nos toque ir de pie.
    Tren Keisei Limited Express, que conecta el aeropuerto de Narita con Tokio.
    (Fuente: Wikimedia Commons)

     

De Narita a Tokio en autobús

Al igual que ocurre con el tren, no existe un único autobús que nos lleve de un punto al otro, sino que tenemos varias opciones disponibles con precios muy dispares.

  • Limousine Bus: no hay que dejarse engañar por el nombre, el autobús ‘limusina’ no es un medio de lujo en absoluto, pero sí es un transporte bastante práctico y, posiblemente, el más cómodo de todos los que mencionamos en este artículo. A pesar de su elevado precio (3100 yenes, con la opción de adquirir un billete de ida y vuelta por 4500), este autobús tiene la ventaja tener parada en numerosos puntos estratégicos del centro de Tokio, directamente en la superficie. El Limousine Bus recoge y deja pasajeros en la mayoría de los hoteles más emblemáticos de la capital (Park Hyatt, Hilton, Disneyland, etc.), por lo que, aunque no nos alojemos en estos sitios, siempre habrá una parada cerca de nuestro propio hotel. Este autobús ofrece varias ventajas frente al tren. Para empezar, la parada correspondiente a este autobús se encuentra directamente en el exterior de cada terminal, lo cual nos ahorra duras caminatas arrastrando las maletas hasta la estación de tren. El billete se vende en un puesto de información que se encuentra en la entrada de la terminal, y los autobuses salen cada 20 minutos aproximadamente. Otro de los puntos a favor del autobús es que te desentenderás de las maletas hasta que llegues a tu parada, puesto que un operario de la compañía se encargará de meter los bultos en el maletero y de sacarlos cuando llegues a tu destino.
  • Shuttle Bus: el Shuttle Bus de la compañía Keisei es la opción más económica de todas las propuestas, puesto que el billete de ida con reserva anticipada cuesta solo 900 yenes (8€). Lo que lo diferencia del Limousine Bus es que este autobús solo cuenta con dos paradas en todo Tokio, en las estaciones de Ginza y Tokyo. Si lo que queremos es ahorrar lo máximo posible, esta es la mejor opción. Además, es el único autobús que opera de madrugada, prácticamente a todas horas.
  • Access Narita: al igual que el Shuttle Bus, Access Narita te dejará en las estaciones de Ginza y Tokyo exclusivamente. El billete de ida cuesta 1000 yenes y se adquiere directamente en el autobús, pagando en efectivo. El trayecto dura unos 70 minutos y el autobús cuenta con baños y asientos reclinables para poder echar una cabezada antes de llegar a la gran ciudad.

 

De Narita a Tokio en taxi

El taxi es la opción más cómoda, pero también la más costosa. El taxi en Japón es, de por si, bastante caro. Pero el hecho de que Narita se encuentre a 60 km de la capital no hace más que incrementar sobremanera el precio de la carrera. Un trayecto típico sin mucho tráfico al centro de la capital no suele salir por menos de 15 000 yenes (130€), por lo que no es la opción más recomendable, a no ser que paguemos entre varias personas y no nos importe gastar más de lo necesario. Los taxis se encuentran a la salida de cada terminal y, aunque casi ningún conductor habla fluidamente inglés, bastará con enseñarle un papelito con la dirección anotada.

Taxi japonés.

 

Medios de transporte alternativos

Además de los tres medios de transporte anteriormente mencionados, existen varias alternativas algo menos convencionales, pero que pueden ser de utilidad para ciertas personas. Por un lado, tenemos el ‘shared transfer‘; una furgoneta que se comparte entre varios viajeros y que te dejará y te recogerá en el punto exacto de la ciudad en el que se encuentre tu hotel a cualquier hora del día o de la noche, por unos 50€. Por otro lado, también existe la posibilidad de utilizar la aplicación Uber, presente en numerosos países alrededor del mundo. Al contrario de lo que ocurre en países como Estados Unidos o Canadá, Uber en Japón no es un servicio que merezca realmente la pena probar. Su elevado coste (por lo general, más caro que un taxi normal),  su escasa flota de coches (debido a lo poco extendida que está esta práctica en Japón) y la estupenda red ferroviaria que existe en Tokio hacen de Uber una opción que no conviene siquiera tener en cuenta. No obstante, el hecho de que no se necesite dinero en efectivo para pagar, que no sea necesario comunicarse con el conductor, que se trate de un servicio privado 24 horas y que te deje en cualquier punto de la ciudad, puede resultar beneficioso para una persona de negocios que no quiera perder el tiempo y tenga dinero de sobra que gastar en transporte.

Dicho todo esto, ahora solo nos queda analizar los pros y contras de todas las opciones y decidir cuál se ajusta más a nuestros gustos, nuestro presupuesto y nuestro horario. ¡Buen viaje!

Comentarios