Actividades Kanto | Tokio

De paseo por Enoshima: las grutas de Iwaya


Despedíamos la primera parte de nuestra excursión por Enoshima fijándonos en ese curioso templo; con forma de cueva y presidido por un amenazante dragón, intuíamos que algo interesante debía haber tras tan extraña construcción… Algo que se confirma viendo otras representaciones que aúnan cuevas y dragones, como este relieve que encontramos en el camino y que nos da alguna pista más.

 

Santuario construido en una cueva en Enoshima (Japón)

Altar esculpido en una cueva en Enoshima (Japón)

 

El dragón de las grutas de Iwaya

Cuenta la leyenda que hace mucho, mucho tiempo, los habitantes de la zona que hoy en día ocupa la ciudad de Fujisawa se vieron amenazados por un terrible dragón. Al conocer la desgraciada situación de los lugareños, la compasiva Benzaiten, encarnación budista de las artes y de la belleza, quiso ayudarles. Se apareció con gran parafernalia en el cielo de la bahía de Sagami y exigió al dragón que dejara de atemorizar a los pobres campesinos. Subyugada por la belleza que irradiaba Benzaiten, la bestia prometió hacerlo si contraían matrimonio. Benten se negó y volvió a exhibir su poder haciendo emerger una isla: Enoshima. Así, el dragón se amansó y accedió a recluirse en el interior de la isla. Una doble gruta, conocida como las cuevas de Iwaya, no sería sino las fauces abiertas del dragón.

Plano de Enoshima (Japón) dibujado en un laúd japonés
Panorama general de Enoshima dibujado sobre un panel con forma de biwa o laúd japonés, instrumento con el que se identifica a Benzaiten.

Originado en India, el culto a Benzaiten llegó a Japón con el budismo en el siglo VI. Desde entonces, Enoshima se convirtió en una isla santuario, enajenada para el uso civil a partir de las reformas del periodo Meiji en el XIX. Acumulando ya una larga tradición como centro de peregrinaje, no es de extrañar que se convirtiera de inmediato en un lugar de atractivo turístico de primera magnitud.

En el lado opuesto al acceso a Enoshima por el puente, es posible descender hasta el acantilado donde se encuentran las cuevas de Iwaya, a las que también se puede llegar en un ferry, el Benten-maru, que sale desde el embarcadero de Fujisawa.

Costa de Enoshima (Japón)

 

Cuevas míticas abiertas al público

Las cuevas están habilitadas para la visita y cuentan con un sistema de iluminación. Aunque el mayor atractivo es que ese sistema sólo se utiliza en los días de gran asistencia de público, cuando se hace imprescindible por motivos de seguridad. En los días normales, el visitante recibe simplemente una vela para completar el recorrido de la forma más emocionante. En el interior se encuentran diversas estatuas votivas, dedicadas tanto a Benten como al dragón. La tradición dicta que el extremo más hondo de la cueva tiene conexión directa con el cráter del monte Fuji. Hay que tener mucho cuidado de no golpearse la cabeza en esta parte más profunda del trayecto, así como en algún otro de los tramos más angostos de la gruta.

Interior de las grutas de Iwaya en Enoshima (Japón)

Interior de las grutas de Iwaya en Enoshima (Japón)

El regreso al exterior depara extraordinarias panorámicas marítimas. También una curiosidad destacada; esa roca sumergida que el vaivén de las olas desvela puntualmente con su forma de tortuga.

Océano desde el exterior de las grutas de Iwaya en Enoshima (Japón)

cueva mar enoshima rocas
No es fácil fotografiar el momento exacto en que el reflujo de las olas permite ver la roca-tortuga. En la imagen, una flecha roja señala el caparazón.

Tras la visita a las cuevas, al desandar el camino y volver a encontrarse con el templito en forma de cueva, el excursionista sonríe satisfecho al haber desentrañado el misterioso origen de tan singular construcción.

    
Nombre Iwaya
Categoría Cueva, santuario
Dirección 2 Enoshima, Fujisawa 251-0036, Kanagawa Prefecture, Japan
Acceso
2 Enoshima, Fujisawa 251-0036, Kanagawa Prefecture, Japan
Horario de apertura 9:00-16:00 (hasta las 17:00 según el día o la temporada)
Precio 500 yenes
Forma de pago Cash

Comentarios