Patrocinado Transporte

¡Viajamos por Japón en autocaravana!

Autocaravana en Japón.

Patrocinado por REVOLATOR co., ltd

Cómo alquilar una autocaravana en Japón

Autocaravana en Japón.

Un auténtico lujo sobre ruedas al alcance de tus dedos… ¡en Japón! Camp-in-Car es una empresa japonesa de alquiler de autocaravanas y furgonetas tanto para turistas como para gente local. Viajar por Japón en caravana ofrece un montón de ventajas, y, principalmente, te permite visitar los rincones del país que no aparecen en las guías turísticas.

Camp-in-Car dispone de toda clase de caravanas; desde autobuses hasta tráilers. Hay 30 modelos entre los que podemos elegir, siempre sujeto a la disponibilidad de la ciudad en la que lo solicites. Podremos elegir entre vehículos con capacidad desde dos hasta diez personas, aunque en la mayoría pueden viajar de cinco a ocho (¡menuda fiesta!) Todas ellas tienen espacio de sobra para que puedan dormir cómodamente todos los pasajeros (y para las maletas y pertenencias personales). Nosotros alquilamos un Toyota Grand Hiace y cupimos las seis perfectamente. Cuatro de nosotros pasamos la noche dentro sin problemas.

En nuestra caravana había fregadero, nevera, una mesa, varios sofá-cama, armarios y luces tanto dentro como fuera. Si todo esto no te parece suficiente, también puedes alquilar material y mobiliario extra en Camp-in-Car, como sillas o mesas de exterior o incluso una barbacoa, y a muy buenos precios.

La reserva del vehículo se puede tramitar online o por teléfono. Existen descuentos para alquileres de larga duración.

Interior de una caravana.
En la litera superior caben dos o incluso tres personas. Si mides más de 1,60 puede que te cuelguen los pies. [Fuente de la imagen]
La mesa es el lugar ideal para comer, charlar o jugar a las cartas. ¡Además se convierte en cama! [Fuente de la imagen]

Durmiendo en una caravana.
En esta cama inferior durmieron dos de mis amigas. Se monta muy fácilmente y los cojines son muy cómodos. ¡Hannah se despertó como nueva e igual de feliz que cuando se fue a dormir!

Nuestra caravana no contaba con las comodidades que vemos en la foto, así que nos llevamos un hervidor de agua. ¡El fregadero funciona a la perfección! [Fuente de la imagen]
Esta neverita nos hizo la vida mucho más sencilla. Aquí metimos las bebidas y los snacks que nos trajimos. Funciona hasta 7 horas sin necesidad de poner en marcha la caravana. [Fuente de la imagen]

¡Échale un vistazo a estos vídeos! 

Atravesando el Rainbow Bridge y conduciendo por la campiña japonesa.

Hacemos una parada para tomarnos un helado con nuestra amiga la cabra.

La hospitalidad japonesa 

Seguramente ya estés familiarizado con la hospitalidad japonesa (omotenashi), por lo que ya sabrás que existe en cada rincón y faceta de Japón. ¡Camp-in-Car no es una excepción! Lo mejor de esta empresa es que son ellos los que te envían la caravana a la puerta de tu casa o alojamiento; ya sea un AirBnB, hotel, un apartamento o cualquier otra cosa. El coste del envío es de unos 1000 o 2000 yenes, según dónde te encuentres. Simplemente te despertarás por la mañana y verás la caravana aparcada en la puerta y lista para la aventura. Yo vivo en el centro de Tokio, y aún así el Sr Katayama (que también habla inglés, por suerte) se acercó a la puerta de mi apartamento para explicarme cómo funcionaba todo y contestar a todas mis preguntas. También me dijo que podía llamarle a cualquier hora si necesitaba ayuda durante mi viaje.

Otra cosa muy japonesa que me encantó acerca de mi experiencia con Camp-in-Car es que te dejan notas adorables dentro del vehículo. Me encontré una notita pegada al lado del volante en la que ponía “¡Pásatelo bien y que disfrutes del viaje!” y otra en el techo de la cama que rezaba “Que duermas bien y que descanses”. Este pequeño detalle hace del viaje una experiencia más personal y agradable.

Notitas en japonés dentro de una caravana.
Una de las notas que me encontré dentro de la caravana.

Nota dentro de una caravana.

Las caravanas también cuentan con GPS aunque, por desgracia, a día de hoy sólo están disponibles en japonés. No obstante, están empezando a instalarlos en otros idiomas, así que asegúrate de preguntar antes de alquilarlo. Nosotras nos las apañamos con el poco japonés que hablamos y nos resultó realmente útil para movernos por las calles de Japón (es mucho mejor que Google Maps) y para encontrar supermercados y gasolineras cercanas. Nuestra caravana también tiene una pantalla en el lado del conductor para poder ver la parte trasera del vehículo y poder dar marcha atrás sin chocarse con nada (¡ni nadie!)

Todas las caravanas vienen, también, con una ranura para depositar la tarjeta ETC; una tarjeta que sirve para ahorrar en peajes al pagar en efectivo. No obstante, si quieres beneficiarte de estos descuentos, tendrás que hacerte con tu propia tarjeta ETC (Electronic Toll Card). El problema es que estas tarjetas no las pueden adquirir turistas, por lo que si conoces a alguien que resida en Japón (como es mi caso), puedes pedir que te la preste.

Por otro lado, si vives en Japón y tienes una cuenta bancaria en uno de los bancos asociados a la tarjeta ETC, puedes pedir una en tu sucursal más cercana (como si fueras a pedir una tarjeta de crédito). Te ahorrarás mucho tiempo y dinero.

peaje japonés
Peaje en Japón.

Mi primera vez conduciendo por las carreteras japonesas…

… y regresamos a casa todos felices y de una pieza. Llevo conduciendo por Estados Unidos (tanto en grandes ciudades como en zonas rurales) desde que me saqué el carnet de conducir de adolescente, pero, claro… en Japón se conduce por la izquierda, así que me ponía un poco nerviosa la idea de ponerme al volante en este país. Y más teniendo en cuenta que la primera vez que condujera sería en Tokio y en el vehículo más grande que jamás haya probado. Sorprendentemente, la caravana es muy cómoda y muy fácil de manejar, y la cámara lo hace todo mucho más fácil. Además, los conductores japoneses suelen ser muy educados y casi siempre siguen estrictamente las normas de circulación, por lo que me resultó más sencillo conducir aquí que en otros países, como Tailandia o Indonesia. Si estás acostumbrado a conducir por Estados Unidos (o por cualquier otro país), seguro que Japón te resultará de lo más sencillo.

Sonrisas hasta el último minuto

La caravana se entrega con el depósito de gasolina lleno al máximo y se debe devolver en las mismas condiciones. Para mi sorpresa, llegamos hasta Chiba y vuelta (con todas las veces que nos confundimos y nos perdimos en el camino) gastando aproximadamente un tercio de la gasolina. Cuando paramos a echar gasolina cerca de mi apartamento me volvió a sorprender la enorme hospitalidad japonesa. Hoy en día puede que ya no estés acostumbrado a que un empleado haga esta labor por ti, pero en Japón se sigue haciendo por norma general. No tuve ni que salir del vehículo… y el empleado hasta se llevó mi basura para que no tuviera que tirarla yo. Son estos pequeños detalles los que hacen la experiencia absolutamente perfecta.

Interior de una caravana.
Echando gasolina sin salir de la caravana, acompañada de los globitos que conseguí en el camping.

Cuando llegamos a mi apartamento, el Sr Katayama nos estaba esperando para llevarse la caravana de vuelta. Este servicio de recogida te ahorra mucho tiempo y te evitas el tener que cargar con las maletas en el tren hasta casa.

Cuando viajes por Japón te darás cuenta del increíble servicio y hospitalidad que se brinda siempre a todos los ciudadanos en cualquier comunidad, y ahora la moda del #vanlife es una de esas comunidades emergentes en el país nipón. Al viajar por Japón en autocaravana durante el fin de semana pudimos descubrir distintas facetas de Japón, especialmente su naturaleza, que es fácil perderse si vives en la ciudad, como es mi caso. Viajar en coche te permite acceder a sitios a los que los trenes no llegan y moverte a tu ritmo sin depender de horarios. El alquiler en Camp-in-Car es bastante barato (no cuesta más que alojarse en un hotel o un ryokan) y es una manera muy divertida de pasar unos días en Japón.

Campos de arroz en Japón.

Caravana en el campo.

¡Nos vemos en la carretera!

Página web de Camp-in-Car

Échale un vistazo al Toyota Grand Hiace que alquilamos aquí

Grupo de amigos en una caravana.

Texto de: Nina Cataldo
Traducción de: Virginia

Comentarios