Alojamiento

Perdí el último tren: ¿qué hago? ¡Que no cunda el pánico!


Este es un artículo dedicado a los que no acostumbran a alquilar automóviles en sus destinos turísticos (como es mi caso) porque piensan que, si uno no utiliza los medios de transportes público (tren, metro, etc.) y las obligadas pero estimulantes caminatas, se está perdiendo una gran parte de la experiencia: ver el día a día y a lo que están expuestos los habitantes normales de una ciudad cualquiera.

 

El tren en Japón: un transporte rápido y eficiente

En el caso de Japón, los medios de transporte (especialmente metro y tren) son un magnífico ejemplo de lo bien que está organizada dicha sociedad. Rápidos, limpios, seguros y en hora. Utilizarlos será, sin duda, parte de las buenas cosas que tengas para contar tras tu visita. Pero, a diferencia de otras (no tantas) naciones, en Japón (y particularmente en sus ciudades más grandes) los buses, metros y trenes urbanos no funcionan las 24 horas del día. Puede sucederte que, tras alguna visita nocturna a un teatro o evento, o simplemente tras cenar y quedarte charlando o bebiendo hasta que cierre el bar, te das cuenta de que, cuando quieres tomar el metro o tren de vuelta a tu hotel, el mismo ha cerrado sus puertas. O también que estás volviendo y, de repente, el tren se detiene y todos los pasajeros se bajan porque el servicio funciona solo hasta ese punto esa noche.

Hombres corriendo para no perder el tren
(Fuente: Bigappleunpeeled)

A pesar de ser así desde hace muchos años, en ocasiones incluso los mismos japoneses se quedan atrapados en este predicamento (normalmente habrán tenido que trabajar hasta muy tarde, muy común en su cultura respetuosa del trabajo duro), por lo que se han creado varias opciones para tratar de solucionar este pequeño problema. Aquí listamos algunas de ellas.

 

Qué hacer si pierdo el último tren

Sobra decir que, si estás en las condiciones de hacerlo, caminar las manzanas que separan tu localización de la de tu hotel puede llegar a ser una experiencia agotadora, pero muy interesante, ya que verás la ciudad en sus horas tardías; algo que no muchos turistas experimentan. Asimismo, la opción más común en otros países, como lo es coger un taxi, puede llegar a ser muy onerosa, ya que probablemente estés sólo o con un solo acompañante. En este caso, aunque dividas la totalidad de la tarifa, seguirá tratándose de bastante dinero.

Colorido Love Hotel en Honshu, Japón
(Fuente: DailyMail)

 

Opción #1: alojamiento barato para una noche

Buscar un alojamiento temporal (aunque ya hayas pagado esa noche en tu hotel) se vuelve la posibilidad más barata y real en esos momentos de nerviosismo, ya que, por lo menos, tendrás la posibilidad de descansar y no perder horas al día siguiente. Alrededor de las estaciones de metro y tren urbano habitualmente podrás encontrar algún hotel de los denominados business hotels, de habitaciones pequeñas de una sola cama y baño privado, por lo que quizás no sea la opción más económica de todas. En algunas zonas de ciertas ciudades (Tokio: Shinjuku, Shibuya; Osaka: Nipponbashi, Umeda) existen los denominados love hotels, que claramente están pensados para que parejas pasen la noche en ellos (por lo que no podrás acudir solo). La ventaja de estos establecimientos es que puedes elegir diferentes habitaciones con diferentes tarifas, y en algunos de ellos puedes alquilar la habitación por horas y esperar a que comiencen a circular de nuevo los medios de transporte. Otra opción que seguramente has escuchado nombrar cuando has planeado tu viaje a Japón son los hoteles cápsula. Pero, como es siempre la opción más barata, probablemente (y más si es fin de semana) todas las cápsulas estén ocupadas.

Interior de un hotel cápsula en Japón
(Fuente: FoxNews)

 

Opción #2: internet café

La opción que más utilizan los locales son los internet café o manga café. En estos establecimientos, más allá de utilizar los ordenadores o leer un sinfín de mangas de cualquier estilo posible (son casi como bibliotecas), puedes alquilar un cubículo por horas, con las mejores promociones durante la noche (ya que es un clásico para los japoneses tener que recurrir a esta opción). Estos negocios cuentan con baños donde, por una suma extra, hasta te puedes dar una ducha. También cuenta con bebidas y refrigerios para adquirir dentro del local.

Interior de un manga café en Japón
(Fuente: Alloverasia)

 

Opción #3: restaurante 24 horas

Ya cómo última opción (en caso de emergencia), y gastando relativamente nada de dinero, es ir a algún local de cadena de comida rápida (me refiero a McDonalds y ese tipo de establecimientos), comprar cualquier tipo de producto y tratar de pasar el rato hasta que te puedas montar en el primer autobús, metro o tren urbano de la mañana. Por suerte, no tuve que hacerlo nunca, pero sí he entrado a por un snack de media noche en estos locales y me he encontrado con algunas personas que, sin duda, estaban en esa situación (algunas de ellas durmiendo sobre las mesas como si nada). Y ten la seguridad de que es muy poco probable que alguien te venga a decir algo, ya que, si no estás molestando a los demás clientes tus ronquidos, a nadie le interesa lo que estés haciendo allí.

Gente durmiendo en un McDonalds 24 horas de Japón
(Fuente: Gemgoeswandering)

Con esta información tendrás más opciones a la hora de decidir qué hacer y cuánto gastar. Sin duda, disfrutar de la noche y sus actividades es parte de la experiencia de una ciudad. Pero si tienes poco tiempo para conocerla, hay que saber economizar el tiempo y los descansos. Sea cual sea tu elección te deseo mucha suerte. ¡Éxitos!

Comentarios