Kanto | Tokio Transporte

Metro de Tokio: todo lo que debes saber

Carteles del Metro de Tokio.

El metro de Tokio es el medio de transporte más rápido, cómodo y eficaz para desplazarse por la capital nipona. Te ayudamos a navegar las laberínticas líneas de una de las redes de tren y metro más extensas y transitadas del mundo.
Es casi imposible no sentirse abrumado al observar el plano del metro de Tokio por primera vez. A las 13 líneas de distintos colores que se extienden a lo largo del papel se unen otras más finas que no sabes muy bien qué hacen ahí, acompañadas de números qué tampoco sabes qué significan, y que se entremezclan unas con otras, creando una suerte de microchip multicolor con letras en japonés que no entiendes. Pero, tras el shock inicial, te das cuenta de que tampoco es para tanto. Si fuera tan difícil de usar, no lo emplearían 8,7 millones de usuarios al día, ¿no?

Plano del metro de Tokio en español.
Plano del metro de Tokio en español.

Una red de metro operada por dos compañías

La mayor peculiaridad del metro de Tokio es que no es una única compañía la que lo opera, sino dos: el Metro de Tokio, con nueve líneas en su poder, y Toei, con cuatro. Debemos tener siempre en cuenta que un billete de Metro no nos servirá para las líneas Toei, y viceversa.

El otro dato fundamental que tenemos que conocer para descifrar el enigma que es el plano del metro de Tokio es que las líneas finas que vemos en el mapa (generalmente de color gris o azul) no pertenecen a ninguna de estas dos compañías de metro; se trata de compañías de tren que proporcionan servicio a zonas periféricas de la ciudad. Y aquí es realmente donde podemos liarnos, porque hay unas 14 en total. Además, hay casos en los que una línea de metro y una de tren se enlazan en la última parada de cada una de ellas. Por ejemplo, una vez el tren de metro de la línea Hanzomon llega a Shibuya (la última parada), no concluye su recorrido, sino que prosigue varios kilómetros hasta Chuo-Rinkan bajo el nombre de la línea de tren Tōkyū Den-en-toshi. Es decir, si nos encontramos dentro de esta línea y queremos ir a Chuo-Rinkan, una vez llegados a Shibuya no debemos bajarnos del tren, puesto que éste proseguirá, aunque ‘cambie’ de nombre.

Sabido todo esto, el resto es coser y cantar.

 

Cómo sacar el billete de metro

El billete se debe sacar en las máquinas con pantalla táctil que hay habilitadas para tal fin en todas las estaciones de metro de la ciudad. Estas máquinas, muy fáciles de usar, ofrecen explicaciones en inglés para los turistas extranjeros.

El precio del billete varía según la estación en la que nos vayamos a bajar, por lo que primero deberemos observar el plano que se encuentra encima de las máquinas y buscar nuestra estación de destino. Junto al nombre de la estación aparecerá un número, que será la cantidad que deberemos abonar, siempre en efectivo, utilizando monedas o billetes. Si no eres capaz de encontrar tu estación en el plano, o si el plano solo se encuentra en japonés, lo mejor que puedes hacer es abonar el menor importe que se te ofrece en la pantalla (160 yenes para el Metro de Tokio, 170 para Toei).

A la salida, siempre tendrás que volver a meter el ticket en el torno para poder salir, por lo que es importante que lo conserves durante todo el trayecto. Si resulta que has pagado menos de lo debido y no se abren las puertas al salir, no desesperes: a uno o ambos lados de los tornos encontrarás unas máquinas en las que pone ‘fare adjustment‘. Deberás introducir el ticket en esta máquina, que calculará el dinero que te falta por abonar.  Una vez hayas pagado la diferencia, ya podrás salir sin problemas con el nuevo ticket.

Máquina 'Fare Adjustment' del metro de Tokio

Si tienes alguna duda respecto a la tarifa a pagar, o si no encuentras el andén correspondiente, siempre puedes preguntarle a un operario de la compañía. En todas las estaciones hay trabajadores que, aunque no hablen inglés con soltura (puede que incluso no lo hablen en absoluto), tratarán de ayudarte en la medida de lo posible.

 

Cómo moverse por el metro de Tokio

A pesar de lo (aparentemente) complejo de su plano, el metro de Tokio es muy intuitivo y fácil de transitar. Una vez hayas pasado el torno, deberás buscar el cartel correspondiente a la línea que vayas a utilizar. Recomendamos que te fijes, sobre todo, en el color de la línea, porque quizá no seas capaz de recordar el nombre de la misma. En los carteles aparecerá el nombre de la línea en japonés y en inglés y la letra y color asociados a la misma.

Carteles de las líneas Chiyoda y TOEI del metro de Tokio.

En algunos casos, a la entrada de la estación, también aparecerá una cifra dentro del círculo. Esa cifra es el número de la parada de la línea. Por ejemplo, el G-19 sería la parada número 19 de la línea Ginza (naranja), que corresponde a la estación de Asakusa. En algunos carteles también se indica el número de metros que separan el punto en el que te encuentras de la parada de metro a la que necesitas ir.

Entrada a una estación de metro de Tokio.

Una vez hayas localizado la parada correspondiente a tu línea, el siguiente paso será determinar en qué lado de la plataforma te debes posicionar. Para ello tendrás que observar uno de los numerosos carteles que se encuentran en la pared o en las columnas de la estación, en los que se indica en qué dirección va el tren correspondiente a ese andén y cuáles son las próximas paradas del mismo. No tiene pérdida.

Averiguado todo esto, solo te queda esperar a que llegue el tren. En algunas estaciones verás unas barreras que te impiden acercarte al borde del andén. Estas barreras tienen unas puertas automáticas que se abrirán al llegar el tren a la estación, con el objetivo de evitar accidentes.

Barreras del metro de Tokio para evitar caídas

 

Billetes especiales para montar en metro

Existen billetes turísticos especiales para aquellos que tengan pensado utilizar la red de metro de Tokio con mucha regularidad. Estos billetes se ofrecen en pases de 24, 48 y 72 horas, que se activan con el primer uso de los mismos. La principal ventaja es que se pueden utilizar tanto en las líneas de Metro como en las de Toei, de las que podremos entrar y salir las veces que queramos en el período de tiempo elegido. El precio será de 800 yenes para 24 horas de uso, 1200 yenes para 48 horas y 1500 yenes para 72 horas (con tarifas especiales para niños). Estos billetes se pueden adquirir en diversas agencias de viajes, en los aeropuertos de Narita y Haneda, en algunas tiendas Bic de la ciudad, en hoteles o en este enlace. Además, como ya comentamos en el artículo sobre el transporte desde Narita, también existe un paquete especial que combina cualquiera de estos tres billetes con el trayecto de tren Skyliner desde el Aeropuerto de Narita hasta Tokio.

 

Tarjetas pre-pago para el transporte público

También existen tarjetas inteligentes pre-pago, muy cómodas y útiles, pero que solo merece la pena adquirir si se piensa residir en Tokio por un período extenso de tiempo. Las más comunes en la capital son la Pasmo y la Suica. Ambas tarjetas monedero funcionan por contacto y se pueden recargar en cualquier momento dado con la cantidad de dinero que desees. Cada vez que la utilices, se te descontará el importe exacto del trayecto realizado. Es decir, no ahorrarás nada utilizándolas, como sí pasa con el abono transportes de Madrid. También se pueden utilizar en máquinas expendedoras, tiendas 24 horas y en algunos restaurantes dentro de las estaciones.

Máquina de compra y recarga SUICA del metro de Tokio

 

Metro de Tokio: datos a tener en cuenta

Para evitar situaciones incómodas, hay ciertas normas sociales a tener en cuenta. Por ejemplo, en Tokio (aunque no en todo Japón), alguien que quiera ir parado en las escaleras mecánicas debe posicionarse a la derecha, y no a la izquierda como hacemos en España. Es importante seguir esta norma para no impedir el paso al resto de viajeros.

Además, en las líneas y estaciones más concurridas existe un vagón especial al que, en hora punta (entre las 8 y las 9 de la mañana y sobre las 5 de la tarde), sólo pueden acceder las mujeres. Este vagón siempre se encuentra al final del tren y suele estar señalizado con dos líneas horizontales rosas y con un cartel (también rosa) en el que se indica que es un coche ‘women only’ (sólo para mujeres). Esta medida entró en vigor por primera vez en el año 2000 por parte de la compañía Keio para evitar el acoso al que se veían sometidas muchas mujeres dentro de los vagones en hora punta, y rápidamente se extendió a otras compañías de la ciudad.

Cartel 'women only' en el metro de Tokio.
(Fuente: Wikimedia Commons)

También es probable que hayas oído hablar de los ’empujadores’ del metro. Cuando el metro se llena demasiado a hora punta, hay unos operarios que ayudan al conductor a cerrar las puertas sin que nadie pierda un miembro en el intento (aunque, realmente, más que empujar, simplemente se cercioran de que no haya nada enganchado en las puertas). Si te agobias con facilidad, o si viajas con maletas, carritos, bultos grandes o con niños, te recomendamos que evites coger el metro a estas horas.

Hablar alto (especialmente por teléfono) y escuchar música sin cascos, algo completamente normal en España y en América, está muy mal visto en cualquier tipo de transporte público en Japón. Por pura cortesía, recomendamos, también, poner el móvil en modo silencio o en vibración para que no suene si te llaman. Comer y beber tampoco son prácticas extendidas dentro del metro, aunque a horas más intempestivas puede que sí te encuentres a algún japonés tomándose un café enlatado o una cerveza.

Como en el resto de redes de metro del mundo, existen asientos ‘reservados’ para gente mayor, personas con movilidad reducida y mujeres embarazadas o con niños pequeños. Estos asientos se encuentran junto (o debajo de) un cartel que reza ‘priority seat’. Si no hay nadie con esas características dentro del tren, podrás sentarte allí, pero siempre es recomendable dejar libres estos asientos.

Para concluir, a la hora de abordar el tren se debe formar una cola. Tampoco se puede correr para entrar en el tren y, si crees que la puerta está a punto de cerrarse, no entres en el último segundo como hacemos en Occidente. Además, no merece la pena: en Tokio, cada 3 o 4 minutos pasa otro tren, así que no te tocará esperar mucho en cualquier caso.

Interior de una estación del Metro de Tokio

Teniendo todos estos datos en cuenta no te costará nada moverte por la extensísima red de metro de Tokio como un verdadero tokiota. Aunque el plano de metro te dolor de cabeza al primer vistazo que le eches, pronto te darás cuenta de que no es tan lioso como parece. Ah, y no te olvides de hacerte con un plano de la red en español o en inglés; los hay en todas las estaciones de la ciudad.

Comentarios