Gastronomía Koshinetsu | Nagano Patrocinado

Ueda: sake y dulces en el corazón de Nagano

Ueda

Patrocinado por: Cabinet Office, Government of Japan “The Cool Japan Public-Private Partnership Platform Project”

Ueda

Ueda es un destino ideal por varios motivos. Su localización, de muy fácil acceso, es una de las grandes ventajas que posee esta ciudad. Tan solo se requiere una hora y media de viaje en tren Shinkansen para acceder a Ueda desde Tokio. Desde la capital parten a diario dos o tres trenes, con un coste de 8000 yenes el viaje. Y para hacer las cosas aún más prácticas, la estación de Ueda se encuentra en el mismo centro de la ciudad.La localidad se encuentra en pleno corazón de la prefectura de Nagano, una zona que cuenta con un vasto número de especialidades culinarias locales que conquistarán el corazón (y el estómago) de cualquiera, porque hay un poco de todo para elegir.

 

La segunda prefectura en producción de sake

Lo primero que debemos destacar, y algo que va a hacer muy feliz a los amantes del sake, es que Nagano es una de las principales prefecturas japonesas en cuanto a la producción de esta bebida alcohólica, realizada a base de arroz. De hecho, es la segunda mayor, tras Niigata. La propia Ueda cuenta con más de una docena de productoras de sake.

 

Una mujer en un mundo de hombres

De entre todas estas fábricas, elegimos visitar la de la familia Okazaki, que produce sake bajo el mismo nombre (Okazaki Shuzo).

Destilería Okazaki, Nagano

Una de las particularidades de esta casa, fundada en 1665, es que es una mujer, Midori Okazaki, la persona que heredará el cargo principal para continuar con la explotación de este licor en el futuro. A pesar de que, a día de hoy, la empresa sigue a nombre de sus padres, son Midori y su marido quienes la hacen funcionar. Además, Midori es quien ocupa el importantísimo cargo de toji (杜氏) de la empresa; esto es, el maestro del sake.

Que una mujer ocupe el mayor cargo que existe en una fábrica de sake es extremadamente raro en Japón. Pero, realmente, en Okazaki Shuzo no hubo otra elección. “Mis padres tuvieron tres hijos; las tres, niñas. Una de nosotras tenía que hacerse cargo del negocio familiar. Fui yo la que aceptó hacerlo”, nos comentó. Desde luego, parece contenta con su decisión.

 

Un marido que adopta el apellido de su mujer

Destilería Okazaki

Las singularidades no acaban aquí. Midori nos habló de aquella persona especial en su vida que llegó a convertirse en su marido. “Él es de Saitama (al norte de Tokio)”, nos explicó. Al parecer, se conocieron en la prestigiosa Universidad de Agricultura de Tokio. La joven pareja se mudó al hogar familiar de Midori, en el barrio más antiguo de Ueda. Para hacer las cosas aún más peculiares, el marido decidió adoptar el apellido de su mujer, por lo que ahora se llama Kenichi Okazaki. El futuro de la marca queda, así, asegurado.

Destilería Okazaki

No obstante, esta historia tan maravillosa no debería eclipsar la situación que experimentan muchos productores de sake. “Es difícil para los creadores de sake sobrevivir en Japón”, nos comentó Kenichi, debido al descenso en el consumo de esta bebida que se viene produciendo desde hace tiempo. Además, puesto que el sake se suele elaborar en áreas alejadas de las grandes ciudades, estas zonas son especialmente propensas al éxodo rural. A día de hoy, existen menos de mil fábricas de sake en todo Japón, en contraste con las más de cuatro mil que había en el país tras la Segunda Guerra Mundial.

“Es muy difícil encontrar gente joven que quiera ayudarnos a cultivar arroz”, añade Kenichi Okazaki. Okazaki quiere utilizar arroz cultivado por ellos mismos, algo que poquísimos granjeros pueden a hacer. Y, para complicar aún más la situación, esta familia emplea arroz de campos cultivados en terrazas escalonadas. Aunque puede parecer magnífico, este método complica mucho la labor de los trabajadores. Midori, que cada otoño participa en la recolección del cereal, lo confirma. “Sí, es muy difícil, porque este método nos obliga a recolectarlo todo manualmente. No se puede meter maquinaria en terrenos escalonados. Queremos utilizar los mismos métodos clásicos que nuestros ancestros empleaban antiguamente”.

¿Con qué deberíamos tomar este sake, según  Midori? “Elaboramos este producto pensando en la especialidad local de Nagano; la soba (pasta de trigo sarraceno). Pero también le va muy bien al sushi, por ejemplo”, concluye.

Vasos de sake Okazaki

En los alrededores de la fábrica de Okazaki encontrarás muchas tiendecitas con toda clase de artesanía de primera calidad.

 

Pasta de fruta y mermelada

Tienda de mermelada en Ueda

Otra de las especialidades de la región es el misuzuame; una especie de pasta elaborada a base de fruta. Ya que estábamos por allí, nos acercamos a visitar la empresa que lo elabora (también llamada Misuzuame). Para esta receta tan solo se utilizan tres ingredientes: fruta, azúcar y gelatina. Resumiendo: no se añaden conservantes, colorantes ni especies de ningún tipo.

Tienda Misuzame en Ueda

La compañía produce seis sabores distintos: albaricoque, ciruela japonesa, uvas, sanpoukan (una especie de limón japonés), melocotón y manzana. Como dato extra, os informamos de que, salvo las ciruelas, que se importan desde Wakayama (en la región de Kansai), el resto de frutas empleadas se cultivan en Nagano.

La tienda bien se merece una visita. Se encuentra a menos de cinco minutos a pie de la estación de Ueda, y cuenta con una historia de más de un siglo de antigüedad (aunque la empresa tiene dos siglos). Tanto su interior como su exterior lo hacen un estupendo sitio para ir a echar un vistazo, sobre todo si te gusta la arquitectura.

Además de los dulces anteriormente mencionados, Misuzuame también produce mermelada y gelatina de varios sabores, todos deliciosos.

 

Onsen

Además de por sus dulces y su sake, Ueda también es famoso por sus aguas termales (onsen). Sobre todo, recomendamos visitar un pueblecito maravilloso llamado Bessho Onsen. Hay varios autobuses que conectan esta villa con la estación de tren de Ueda y con la estación de Kotsu (al lado de la del Shinkansen). El viaje tan solo dura 30 minutos. ¡Os garantizamos que pasaréis una tarde de relax total!

 

Castillo de Ueda

Castillo de Ueda

Los amantes de la historia caerán rendidos ante el Castillo de Ueda. Como ocurre con la mayoría de castillos del país, el edificio principal fue destruido en su día, y ahora solo quedan las fortificaciones y torres de vigilancia. El edificio original data del año 1585, y es famoso en todo Japón por haber sido atacado no una, sino dos veces por Ieyasu Tokugawa.

Tanto el castillo como los alrededores de Ueda nos parecieron muy bonitos. Si tienes la misma suerte que nosotros, podrás ver un espectáculo tradicional en la entrada del castillo, en el que cuatro personas vestidas de samurái realizaron una danza tradicional. Este show te rodea de una atmósfera muy japonesa antes incluso de atravesar los muros del castillo.

 

Texto original de Aurélien Hubleur
Traducción de Virginia González

 

:

Comentarios