Cultura

Pollo frito y pasteles de nata: así se celebra la Navidad en Japón

Navidad en Japón.

La Navidad es una festividad de origen cristiano y, por ende, muy arraigada en los países occidentales. A pesar de que el cristianismo es una religión minoritaria en Japón (se estima que menos del 1% de la población lo practica), el país asiático no ha logrado escapar a la globalización y al poder de la publicidad. Japón ha adoptado una festividad tradicionalmente Occidental y la ha hecho suya, añadiendo su propio toque y eliminando lo religioso de la ecuación. ¿Cómo se celebra? Te lo contamos.

Luces de Navidad en Tokio, Japón.

 

Decoración de Navidad

La inauguración del alumbrado navideño en las grandes capitales del mundo, y el momento en el que los centros comerciales desempolvan el ilustre árbol de Navidad, es el momento en el que, culturalmente, podemos decir que dan comienzo las fiestas navideñas. Lo mismo ocurre en Japón. Todas las grandes ciudades se iluminan al caer la noche con miles de bombillas en tono pastel. Y, por supuesto, tampoco puede faltar el enorme pino de rigor en cualquier zona turística que se precie. Shinjuku, Ginza, Roppongi y Odaiba son los mejores ejemplos; barrios en los que, de noviembre a enero, kilométricas tiras led azules y blancas eclipsan los coloridos carteles de neón siempre presentes en la ciudad. Enoshima, pequeña isla a un a hora en tren de Tokio, celebra anualmente el espectacular festival Jewel of Shonan, en el que más de 40 000 bombillas repartidas a lo largo del parque Samuel Cocking iluminan la Bahía de Sagami. Cualquier visitante puede disfrutar de este evento desde finales de noviembre hasta el 31 de enero de 5 a 8 de la tarde entre semana, y hasta las 9 los fines de semana y los días de Navidad y Año Nuevo.

Decoración de Navidad en Tokio, Japón.

Los grandes almacenes, tiendas, bares y cafeterías también han adoptado la costumbre de decorar abundantemente cada centímetro del establecimiento, e incluso los propios trabajadores suelen llevar gorritos o cualquier otro tipo de vestimenta navideña.

Jerseys de Navidad en Japón.

En los hogares, por el contrario, la decoración tiende a ser mucho más discreta que en las casas occidentales. La ornamentación típica consta de un kagami mochi (pastel de arroz decorado) y, en el mejor de los casos, un pequeño pino que, de hecho, se coloca un par de días antes de Nochevieja.

 

Celebración de Nochebuena y Navidad

Aunque la decoración se asemeje mucho a la que podemos encontrar en el otro lado del planeta, la celebración en sí misma no tiene nada que ver. Quizá porque, en Japón, la Navidad carece de ese elemento religioso que dicta los ‘protocolos’ a seguir en Europa y América. En Japón no se llevan a cabo grandes cenas familiares, no se va a misa y no se reparten regalos (al menos no al estilo Occidental, con Papá Noel y los Reyes Magos como protagonistas).

En la práctica, la Navidad en Japón se asemeja  más a San Valentín; es un día romántico en el que las parejas pasan la tarde juntos paseando bajo las estrellas (o las luces led), se intercambian regalos y comen christmas cake—un pastel de fresas y nata que se consume exclusivamente los días 24 y 25 de diciembre.

Menú de Navidad en un restaurante de Tokio, Japón.

Quizá lo más impactante de todo es el menú típico en estas fechas, y es que se trata de… pollo frito de la cadena de restaurantes norteamericana Kentucky Fried Chicken. Se dice que esta costumbre comenzó debido a que los americanos residentes en Japón eran incapaces de encontrar pavo para degustar el día de Nochebuena, y el pollo frito era lo más parecido que había en el mercado. A esto le sobrevino una de las mejores campañas de marketing de la historia. En 1974, KFC introdujo el personaje Colonel Sanders Santa en sus establecimientos en el país nipón y, desde entonces, todos los años hace una estelar aparición en cada uno de sus restaurantes. En 1985, debido al auge del pollo frito en esta época del año, los ejecutivos de la franquicia decidieron lanzar un cubo especial de Navidad con pollo, ensalada, helado y pastelmenú que ha conseguido consolidarse como el plato estrella de la Navidad japonesa.

No hay que olvidar que, al no ser un país católico, el día de Navidad no es festivo en Japón, por lo que la mayoría de establecimientos, oficinas, instituciones públicas y colegios están abiertos y proporcionan un servicio normal.

Mercadi de Navidad en Tokio, Japón.

 

Santa Claus vs. Hotei

Existe un personaje en el imaginario budista que se asemeja enormemente a Papá Noel: Hotei, el ‘Buda sonriente’. Aunque el concepto no es idéntico al de su semejante cristiano, al ser el Dios de la buena fortuna a menudo se lo representa con una bolsa repleta de bienes y acompañado por niños.

A pesar de que el hacer regalos en nombre de Santa Claus no esté del todo arraigado en el país nipón, la figura de Papá Noel sí está muy presente durante estas fechas en tiendas, cafeterías, programas de televisión, etc. Además, en Osaka se celebra anualmente la Great Santa Run; carrera benéfica en la que todos los participantes corren disfrazados de Papá Noel.

Decoración navideña en una tienda de Tokio, Japón

 

Fukubukuro, bolsas sorpresa

Una de las tradiciones de la Navidad japonesa más interesantes es el fukubukuro; bolsas sorpresa de venta en la mayoría de tiendas del país cuyo contenido no descubriremos hasta abrirlo en casa. Por lo general, en cada bolsa suele haber unos cinco o seis productos de mayor o menor categoría según el precio que hayamos pagado por la misma. De hecho, en algunos casos podrás salir de la tienda con un bolso, mochila o incluso con una maleta cargada de mercancía, en lugar de una simple bolsa de papel.

Fukubukuro: bolsas con contenido sorpresa de año nuevo en Japón

Aunque es una costumbre típica de Año Nuevo, podemos encontrar bolsas fukubukuro durante el mes de diciembre en algunas tiendas. Establecimientos japoneses e internacionales como Lush, Disney Store, Muji, Loft, The Body Shop, Starbucks, Mister Donut, Lego, Toys R Us, Yodobashi Camera, Apple y Uniqlo son algunas de las que se suman, año tras año, al carro del fukubukuro. 

La Navidad no es una tradición japonesa y, sin embargo, ha sabido encontrar su lugar en este país. Cualquiera que disfrute de las luces, las compras y los dulces sabrá apreciar esta bonita fiesta que en ningún sitio se vive exactamente igual que en Japón. ¡Feliz Navidad!

Comentarios