La prefectura de Hiroshima está plagada de pueblecitos costeros preciosos y relativamente poco transitados a los que es muy fácil acceder desde la capital. En esta ocasión visitaremos la singular localidad portuaria de Onomichi.La envidiable red de trenes y autobuses del país nipón conecta las grandes urbes con los pueblos más diminutos y remotos de la nación, por lo que todo turista que vaya a permanecer en el país más de tres semanas tiene la oportunidad de adentrarse en estas zonas y descubrir el Japón menos conocido. Muchos de estos pueblos de la región de Chugoku tienen, además, la enorme ventaja de contar con una parada del tren de alta velocidad Shinkansen, que cubre el billete Japan Rail Pass. Uno de estos pueblos, famoso por su ruta de los templos, y muy cercano a la ciudad de Hiroshima, es Onomichi.

Cuestas de Onomichi, en Hiroshima.

 

¿Dónde se encuentra Onomichi?

Onomichi se encuentra a unos 70 km de Hiroshima, en la misma costa del Mar Interior de Seto que baña las arenas de la capital de la prefectura. Para llegar hasta allí tenemos dos opciones: utilizar la línea Sanyo Shinkansen en dirección a Osaka, desde Hiroshima Station hasta Shin-Onomichi, o la Sanyo Main Line, bastante más barata pero mucho más lenta (unos 90 minutos en total) y con parada en el centro. Si elegimos la primera opción, tan solo tres paradas rápidas nos separarán de nuestro destino.

 

Cómo llegar a Onomichi

La estación de Shin-Onomichi se encuentra a una distancia considerable del casco histórico, pero, por suerte para nosotros, hay autobuses que a conectan con el centro de la ciudad cada 20 minutos aproximadamente. La parada de autobuses se encuentra en la entrada a la estación de tren, y dentro de la misma hay una oficina de información turística para los que necesiten algo de información antes de iniciar la ruta.

Una vez en el autobús, se tardan menos de cinco minutos en llegar al casco histórico de Onomichi, donde se acumulan todos los templos y monumentos que hacen famosa a esta localidad. Si no sabes exactamente cuál es la parada en la que debes bajarte, te recomiendo que hagas como yo y abandones el autobús en cuanto empieces a ver turistas con cámaras de fotos; un truco que casi nunca falla. Y si viajas en fechas de poca afluencia de público y eres el único visitante en la zona, simplemente asómate a la ventana y busca un gran monte atravesado por una vía de tren y un templo en la cima; ese será el punto final de la ruta que vamos a realizar.

Vía de tren en Onomichi, Hiroshima.

 

Templos y rutas de Onomichi

El principal atractivo de la ciudad son los célebres ‘sendero de los templos’ y ‘sendero de la literatura’, que confluyen en el mismo punto. La ruta de los templos comienza a unos 200 metros de Onomichi Station (Sanyo Main Line), justo al otro lado de las vías del tren. Una vez atravesadas las vías, el resto del camino es todo cuesta arriba. Existe la opción de saltarse todo el camino y montarse en el teleférico, que deja a los viajeros directamente en el Parque Senkoji, en lo alto de la montaña. El teleférico se encuentra al lado de la parada de autobús Nagae-guchi, cuesta 440 yen ida y vuelta y tarda unos tres minutos en llegar a la cima. No obstante, siempre y cuando nuestra forma física nos lo permita, recomendamos encarecidamente realizar la ruta a pie.

Parque Senkoji de Onomichi

La ruta, de unos 2 km de longitud, conecta un total de 25 templos de pequeño y mediano tamaño, entre ellos una espectacular pagoda de tres plantas con vistas a toda la ciudad con la bahía de fondo. El camino concluye en Senkoji Park, un parque a 139 metros de altura con unas vistas inmejorables de la ciudad que alberga un templo, un observatorio, una tienda de comida y regalos y un museo de arte. Además, Senkoji es considerado uno de los 100 mejores sitios de Japón para ver el florecimiento de los cerezos en primavera, la mejor época del año para descubrir Onomichi.

Pagoda del templo Senkoji de Onomichi.
La ruta se puede completar en una o dos horas y es una auténtica maravilla. La subida es algo brusca pero muy amena, repleta de pequeñas sorpresas que te mantendrán entretenido en todo momento. A lo largo del recorrido hay varios parques con bancos para sentarse a descansar, y diversas tiendas. Como curiosidad, el pueblo está lleno de gatos callejeros muy dóciles y curiosos, así que siempre tendrás compañía aunque vayas solo.

Gatos de Onomichi, Hiroshima.

Gatos echándose una siesta juntos en Onomichi.

Una vez completada la ruta, siempre hay tiempo para dar una vuelta por el centro de la ciudad, cargada de tiendas, centros comerciales y restaurantes. Los más aventureros pueden alquilar una bici y recorrer la Shimanami Kaido, la ruta ciclista más famosa de Japón, que conecta nada más y nada menos que seis islas a lo largo de 60 km por toda la prefectura de Hiroshima.

Virginia González

Virginia González

Freelance writer and translator from Spain, wanna be amateur photographer and film enthusiast. Always saving up for the next big trip. / Escritora y traductora freelance española, aficionada a la fotografía y amante del cine. Siempre estoy ahorrando para mi próximo viaje.

Deje un comentario


X