“Los bailarines son tontos; los espectadores son tontos, ambos tontos por igual, ¿por qué no bailar?”. Esta traducción al español de la famosa canción de Awa Odori “Yoshikono” resonará en tus oídos durante y después de asistir a este festival. ¿Por qué no bailar? Rodeado de tanta alegría y celebración cultural, es difícil resistirse.

Durante los cálidos meses de verano puedes encontrar muchos festivales de Awa Odori que tienen lugar en todo Japón. Si estás buscando una experiencia cultural japonesa verdaderamente única y local, el Festival Awa Odori de la ciudad de Yamato no te decepcionará. Ubicado en la prefectura de Kanagawa (神奈川県), el Awa Odori de Yamato se lleva a cabo durante dos días en julio. Este festival te sumergirá por completo en esta experiencia mientras estás rodeado de miles de artistas y espectadores locales.

Se dice que el Festival Awa Odori tiene sus orígenes en el O-bon, una celebración budista japonesa donde se cree que las almas de los familiares fallecidos visitan a los vivos. La danza que se realiza durante la celebración tiene sus raíces en el Nenbutsu Odori que se remonta al período Kamakura (1185-1333). Se cree que la danza está aún más influenciada por el Kumi Odori, una danza animada que se realiza en tiempos de cosecha. Este estilo de baile enérgico y alegre se realiza durante los días del festival, y anima activamente a los espectadores a participar.

Me topé por casualidad con el Festival Awa Odori de la ciudad de Yamato (大和阿波おどり). Una noche, en un bar local, el propietario me preguntó si asistiría al festival del día siguiente. Como nunca había oído hablar de ello, el señor me lo describió con entusiasmo y me animó de todo corazón a asistir. Ya que no tenía ningún plan para ese fin de semana y mi pasión es aprender más sobre la cultura japonesa, decidí asistir al festival Yamato Awa Odori por primera vez.

El punto clave para ver el Festival Awa Odori en Yamato

Llegué una hora antes a Yamato. El festival empezaba a las 13:00 y ya se respiraba en el aire un ambiente animado. Gente de todas las edades exploraban con entusiasmo los puestos de comida del festival que se alineaban en la plaza principal, al salir de la estación de tren. La amplia gama de comida del festival incluía yakitori (焼きとり, carne en un palo), yakisoba (焼きそば, fideos de trigo sarraceno a la parrilla) plátanos cubiertos de chocolate, pescado a la parrilla y mi favorito, takoyaki (たこ焼き, deliciosas bolas rebozadas con pulpo). También fue aquí donde probé por primera vez el delicioso jagabata (じゃがバタ). Esta sencilla comida festiva de patatas asadas y fritas en mantequilla se ha convertido en un imprescindible para mí cada vez que voy a festivales japoneses.

El festival de danza sigue una ruta establecida por la ciudad de Yamato con espectadores sentados a ambos lados de la calle que están cerradas al tráfico de vehículos. Había mapas y un horario para los bailes escrito solo en japonés. Sin embargo, fue muy fácil encontrar las rutas, simplemente me dejé llevar por la multitud. Al llegar, muchas familias ya se habían instalado con mesas de pícnic y sillas en la acera, pero no tuve ningún problema para encontrar un lugar. Me senté esperando ansiosamente que comenzaran los bailes y poco después de las 13:00 escuché el sonido de instrumentos y cantos en la calle. A medida que la música, el canto y los sonidos rítmicos de las geta (sandalias de madera japonesas) golpeando el cemento se hacían más fuertes, apareció el primer grupo de bailarines.

El baile del Awa Odori

La danza de la mañana se llama Nagashi, muy coordinada y con unos gestos bastante pulidos. Las primeras en llegar, conocidas como Ren (連), fueron un grupo de mujeres vestidas con kimonos combinados y los sombreros característicos en forma de media luna llamados amigasa. Sus voces cantaban en perfecta armonía, sus getas sonaban al unísono y sus movimientos fluían todos como uno sólo. Seguidamente, pasaron un grupo de hombres que nuevamente bailaron y cantaron al unísono, sin embargo, su estilo de baile y sus posturas eran claramente diferentes. La forma rítmica en la que hacían triángulos con las manos y movían las muñecas se volvió hipnótica. La separación física de los bailarines entre sí contrastaba con la formación apretada del baile de mujeres anterior, pero cada estilo se complementaba a la perfección.

Las mujeres, todas juntas y bailando al unísono

Luego comenzó un desfile interminable de colores y sonidos mientras parte del grupo de Ren bailaba. Cada estilo de kimono que pasaba era tan hermoso como el anterior. La energía de la multitud fluía mientras las distintas bandas tocaban instrumentos tradicionales japoneses como el shamisen, los tambores taiko, la flauta shinbone y la campana kane. Fue entrañable ver a los jóvenes bailarines actuar y a los adultos demostrar sus habilidades y destrezas perfeccionadas. Simplemente espectacular.

A medida que anocheció, comenzó el baile llamado Zomeki y la atmósfera animada aumentó. El estilo anterior, plenamente coordinado, dio paso a un baile mucho más energético de los artistas que se combinó con la emoción de la multitud. Fue aquí donde vi a algunos Ren realizando la danza Yakko Odori o Kite. Estos grupos tenían un artista que estaba vestido con un traje dorado y corría de un lado a otro de la calle entre aplausos entusiastas realizando saltos mortales, volteretas y pinos.

Cuando las actuaciones nocturnas alcanzaron el pico, la multitud comenzó a bailar en la calle. Y, por supuesto, mi amigo y yo no pudimos resistirnos a unirnos también. Las actuaciones terminaron alrededor de las 21:00, pero el festival estaba lejos de terminar.

Bailando en el Festival Awa Odori de Yamato

Una vez terminados los bailes, el ambiente festivo continuó en la ciudad. Multitudes alegres se reunieron alrededor de la plaza principal de Yamato disfrutando de la comida y las bebidas del festival. Fue una gran oportunidad para conocer gente local y unirme a la celebración. Como quería conservar algo de energía para el día siguiente, decidí salir del festival poco antes de la medianoche, pero estoy seguro de que continuaron hasta la madrugada.

El día siguiente del festival fue tan agradable como el anterior. En este día decidimos ver los bailes en una de las calles laterales más pequeñas, no muy lejos de donde nos sentamos el día anterior. Al estar en un espacio más reducido, los sonidos rebotaban por las calles dando una experiencia diferente. Ver a los grupos de baile de nuevo me llenó del mismo entusiasmo que el día anterior y no tardé mucho en unirme a la multitud.

Asistir al festival del Awa Odori de Yamato fue uno de mis momentos más destacados del verano. Teniendo lugar en una ciudad más pequeña, pude sumergirme completamente en las festividades. Si eres de esas personas que buscas una auténtica experiencia japonesa, este festival no te decepcionará.

Esta web ofrece la información más actualizada del festival.

¿Cómo llegar hasta el Festival Awa Odori de Yamato?

La ciudad de Yamato es accesible con la Odakyu line desde la estación de Shinjuku, en Tokio. El tren exprés tarda unos 50 minutos.

Como alternativa, si viajas desde Yokohama puedes tomar la Sotetsu line directa hasta Yamato en unos 20 minutos tomando el tren rapid express.

Traducción: Maria Peñascal

Jonathan

Jonathan

I was born and raised in Nottingham in the East Midlands of the United Kingdom. I moved to Japan in May 2019 to commence a career in teaching English. I am a lover of all things Japanese from the diverse food, fascinating history, beautiful nature and contemporary culture. Living in Yamato city in Kanagawa, I’m in a perfect location to continue exploring this amazing country from top to bottom. I enjoy hiking the many local mountains and national parks on my door step. I’m also a keen amateur photographer of people and places


X