Shinsekai, literalmente ‘Nuevo Mundo’, es un distrito situado al sur de Osaka. Su desarrollo comenzó en el año 1912 y se planteó como una oda al futuro y con grandes expectativas de convertirse en un emblema de la ciudad. 

Pero la historia de Shinsekai está teñida de claroscuros. Durante un tiempo fue considerada como una de las zonas más peligrosas y de dudosa reputación del país convirtiéndose en el dominio de yakuza (mafia japonesa), vagabundos y redes de prostitución. Esta situación acabó con esa idea de futuro y nuevo mundo con la que los habitantes de Osaka soñaban en los inicios de Shinsekai.

Actualmente es un barrio envuelto en una atmósfera retro y nostálgica, y una de mis zonas preferidas de Osaka. Me encanta perderme por sus calles, especialmente al atardecer y durante la noche, entre las luces de neones y las fachadas de los restaurantes con decoraciones bizarras que me transportan a una época antigua, muy diferente de esta Osaka del siglo XXI.

Tsutenkaku, la torre Eiffel de Osaka está en Shinsekai

Mi viaje al pasado por Shinsekai empieza muy cerca de la Torre Tsutenkaku que es el emblema de Osaka y el centro neurálgico a partir del cual se empezó a desarrollar la zona. Era una época en la que Occidente estaba en auge y los japoneses quisieron inspirarse en dos grandes metrópolis para su sueño del Nuevo Mundo: la Torre Eiffel de París y Coney Island en Nueva York.

El recorrido es corto pero no puedo evitar pararme varias veces para mirar las réplicas de comida que están expuestas en las puertas de los restaurantes y sus originales fachadas.
O para comprar algún pequeño souvenir y así llevarme conmigo un recuerdo de mi aventura en Shinsekai, el barrio más auténtico de Osaka.

Finalmente llego a la base de la torre y al mirar hacia arriba veo un mural que muestra tres pavos reales rodeados de camelas y peonías. Esta pintura es una reproducción de la original, que fue creada en sus inicios para anunciar una compañía local de cosméticos.

Una torre que cambia de color

Bajo por unas escaleras cercanas y me adentro en la torre. En ese piso hay una gran tienda donde pueden comprarse todo tipo de souvenirs y artículos característicos de la ciudad. La gran mayoría de ellos están relacionados con el okonomiyaki y el takoyaki (buñuelos rellenos de masa y pulpo), dos de los platos estrella de Osaka.

Allí mismo también puede comprarse la entrada para acceder a los pisos superiores y a los diferentes observatorios que hay en la torre. También hay un café, una tienda y varias exposiciones. Haz click aquí para ver el mapa de las plantas de Tsutenkaku (en inglés)

Pero lo que más me gusta de Tsuntekaku es su iluminación, que va cambiando dependiendo del mes del año. En marzo toca el color rosa en honor a las flores de ciruelo que florecen en está época.

¡Pero eso no es todo! la parte superior de la torre también cambia de color a diario, pero en este caso depende de la previsión metereológica del día siguiente. Por ejemplo, el color rojo de arriba y el azul de abajo predicen un día nublado al principio y con lluvia más tarde.

Comida local de Osaka: Kushikatsu, el rey de Shinsekai

Al atardecer es cuando la zona cobra vida y japoneses y turistas invaden los restaurantes de Shinsekai para disfrutar de la gastronomía de Osaka. Pero hay un plato que es la estrella: el kushikatsu (distintos tipos de verduras y carne rebozados que están ensartados en palillos).

Aparte del kushikatsu, otra de las especialidades locales es el fugu (pez globo). Se trata de una experiencia que debe hacerse una vez en la vida ya que el fugu es un pescado muy especial. Debido a que contiene una toxina muy tóxica, sólo puede ser manipulado y cocinado por alguien con licencia. Uno de los restaurantes más populares donde se puede comer fugu es Zuboraya, en Shinsekai aunque puede encontrarse también en otros lugares de Osaka.

Billiken, un dios que vino de América

Billiken se ha convertido en un símbolo de Shinsekai y de toda Osaka. Se trata de una especie de elfo con una sonrisa maliciosa que fue creado por un profesor de arte de Estados Unidos. Pero una estatua de Billiken llegó a Japón en 1912 para decorar un parque temático que había en Shinsekai y desde entonces empezó a cobrar popularidad.

Actualmente, Billiken es considerado como “el dios de las cosas tal y como deberían ser” y se puede ver incluso en templos y santuarios. Dicen que frotar el pie de Billiken da buena suerte y es frecuente ver a la gente intentando atraer la buena fortuna así.

Janjan Yokocho, una inmersión local

Dejo atrás las coloridas calles de Shinsekai para adentrarme en Janjan Yokocho, una calle comercial llena de pequeñas tiendas y restaurantes locales.

Janjan es una inmersión al Osaka profundo y local con el ambiente retro que caracteriza a Shinsekai. Pasear entre las tiendas es como volver a una época más antigua, la calle sigue igual de viva que antaño pero los colores vibrantes de sus locales se han ido desvaneciendo con el tiempo.

Uno de los lugares que más me gustan de esta calle es un establecimiento donde acude gente local para jugar a antiguos juegos de mesa japoneses. Siempre que paso por aquí me quedo mirando las partidas a través de los grandes ventanales.

Janjan Yokocho está dividido en dos partes por una avenida más grande. Si bien la primera parte (más cercana a Shinsekai) está más concurrida por turistas, el segundo tramo es una zona mucho más gris y poco turística. En esta segunda parte la mayoría de locales son pequeños snack bar donde apenas se ve a clientela extranjera.

Los snack bar son establecimientos normalmente regentados por una mujer, a la que llaman “mama“, que se encarga de gestionar el negocio, servir las bebidas y algunos aperitivos muy básicos y atender a la clientela. Muchos de estos bares también tienen un pequeño karaoke a disposición de los clientes.

Personalmente recomiendo no entrar en este tipo de bares a personas que no tengan un buen nivel de japonés o que no estén familiarizados con las costumbres niponas. En la mayoría de estos locales no pueden comunicarse en inglés por lo que es difícil entender las normas del lugar.

Tobita Shinchi, el barrio rojo de Osaka

Por unos callejones adyacentes a Janjan Yokocho se accede a Tobita Shinchi, el barrio rojo más grande del oeste de Japón. Antes de empezar mi paseo aquí, apago y guardo mi cámara, en estas calles no se puede hacer fotos.

Pese a que la prostitución está prohibida en Japón desde 1958, Tobita Shinchi es uno de los pocos reductos donde se expone de forma “abierta” en el país.

Tras la prohibición, los prostíbulos de la zona cerraron durante un día para volverse a abrir bajo la licencia de “restaurantes japoneses”. Haciendo esto consiguieron esquivar las leyes ofreciendo pequeños aperitivos, té y bebidas a los clientes.

Son pequeños edificios de dos pisos, la planta baja está completamente abierta al exterior y la chica está sentada sobre un suelo de tatami.

A su lado suele haber alguna mujer mayor a la que llaman “mama-san” y es la que se encarga de captar clientes, negociar con ellos y gestionar todo. El segundo piso es donde las chicas realizan los servicios.

El barrio más “peligroso” de Japón

A diferencia de los barrios rojos de otros países, Tobita Shinchi no es una zona turística. Y aunque actualmente no es tan turbia como antaño, es necesario tener en cuenta algunas cosas antes de visitar la zona con el fin de evitar problemas.

Está prohibido sacar fotografías y grabar vídeos y no es recomendable quedarse mirando a las chicas. Son negocios dirigidos por la mafia japonesa y suelen estar controlando todo por la zona.

Aunque está muy cerca de Shinsekai, Tobita Shinchi pertenece al barrio Nishinari, uno de los más pobres y “peligrosos” de Osaka. Se dice que Nishinari es la base de dos organizaciones Yakuza y la zona con mayor ratio de crímenes de la ciudad.
Pero este ratio es bastante bajo si se compara con otros países y es una zona mucho más segura que la mayoría de ciudades del mundo.

A día de hoy Nishinari está evolucionando y están surgiendo una gran variedad de alojamientos de bajo coste y apartamentos para extranjeros. El ratio de criminalidad también está descendiendo y se trata de una zona segura para visitar o para dormir y comer barato.

En una de mis visitas a la ciudad me alojé en Nishinari durante veinte días y no tuve ningún problema. Fue una oportunidad excelente para explorar Shinsekai y descubrir la cara más local y auténtica de Osaka.

Cómo llegar a Shinsekai, la zona más pintoresca de Osaka

Shinsekai está a pocos minutos andando de las siguientes estaciones de tren o metro:

  • Shin-Imamiya: línea circular JR Loop Line – incluída en el JR Pass
  • Dobutsuen-mae: líneas de metro Midosuji y Tanimachi
  • Ebisucho: línea de metro Tanimachi

Adicionalmente, se puede llegar desde la estación de Tennoji (14 minutos a pie). Aunque está un poco más lejos que las otras tres estaciones mencionadas anteriormente, la zona es interesante. Alrededor de la estación hay varios centros comerciales muy grandes, un parque, un zoológico y el rascacielos con observatorio más alto de Osaka.

Tennoji es accesible por las siguientes líneas:

  • JR Yamatoji Line – incluída en el JR Pass
  • JR Loop Line – incluída en el JR Pass
  • JR Hanwa Line – incluída en el JR Pass
  • Midosuji Line – metro de Osaka
  • Tanimachi Line – metro de Osaka
Lucia Tsujiguchi

Lucia Tsujiguchi

Llegué de Madrid a Tokio en 2017 con dos maletas repletas de sueños por cumplir y una mochila llena de miedos que vencer. Siempre con mi cámara, que me acompaña en cada uno de mis viajes y aventuras. Quiero narrar la verdadera esencia de este país, el Japón que se oculta en la rutina diaria, en los supermercados locales llenos de abuelas japonesas, en los restaurantes sin menú en inglés, en los tesoros escondidos en las zonas rurales, en las pequeñas cosas de las que apenas nos percatamos en nuestro día a día.

Deje un comentario


X