Alojamiento Consejos Cultura

Pasar la noche en un “manga kissa” o “manga café”

Manga café japonés.

Como no podía ser de otra manera, los “manga café” tienen sus orígenes en el barrio tokiota de Akihabara. A medida que los manga se iban haciendo más y más largos, comprar todos los tomos de títulos como One Piece te podía salir bastante caro (más de 10 000 yenes), por no hablar del inconveniente que supone tener que buscarle un sitio en casa a todos esos libros. El manga café surgió con la idea de crear un espacio en el que se pudiera acceder a todos estos manga, y este concepto gustó tanto que en seguida se esparció por todo el país a una gran velocidad. A día de hoy, podemos encontrar uno en prácticamente cualquier zona de Japón.

Manga café japonés.

Qué ofrece un manga café

Los manga café se han convertido en algo mucho más complejo que una simple biblioteca de manga. Hoy en día, estos establecimientos cuentan con bebidas gratuitas ilimitadas (té, café, batidos y refrescos), ordenadores aptos para gamers y videoconsolas. Algunos también cuentan con zona deportiva, duchas, billar y mesa de ping pong. ¡Yo una vez me encontré uno en Chiba que hasta tenía una bañera para pies!

Cartel de un manga café.

Habitaciones disponibles en un manga café

Existen diversos tipos de habitaciones, como por ejemplo:

Tipo    
Asiento abierto Asiento no privado, generalmente con ordenador. Puedes coger tomos de manga de las estanterías y leerlos cuando quieras.
Asiento reclinable Habitación semi-privada con asiento reclinable y PC. A esta habitación se le llama semi-privada porque no se puede cerrar con llave y los muros no llegan al techo. Es una medida del gobierno para que esta clase de establecimientos no se utilicen a modo de “love hotel” (por suerte).
Asiento plano Habitación semi-privada igual que la anterior, pero con un pequeño cojín o suelo de tatami sobre el que sentarte, en lugar de una silla.
VIP or Doble Habitación de asiento plano como la anterior, pero doble, para poder pasar el rato con un amigo y utilizar el ordenador juntos. Ojo, porque el precio de estas habitaciones es individual para cada persona.

El manga café: una alternativa al hotel

Seguramente estés pensando que podrías dormir en una de estas habitaciones sin problemas. Y lo cierto es que… ¡se puede hacer! Es bastante común escuchar algún que otro ronquido proveniente de la habitación de al lado. Imagina que coges el tren por la tarde para ir a una discoteca lejos de tu hotel, se te va el tiempo de las manos y cuando sales de allí ya se ha ido el último tren de vuelta a casa. No hace falta esperar al primer tren de la mañana o gastarse un dineral en un taxi que te lleve de vuelta al otro lado de la ciudad; simplemente haz copia la siguiente frase en tu teléfono:

漫画喫茶

Pégala en el mapa y dirígete al resultado más cercano que te ofrezca. Estos establecimientos son bastante baratos y puedes pegar una cabezada hasta que vuelva a funcionar el tren/metro. O mejor aún: aprovecha para echarle un vistazo a algunos mangas.

Cómo solicitar un carné de socios

El único inconveniente es que, por lo general, para poder entrar en un manga café se te pide que te hagas socio del mismo. No se da esta situación en todos los establecimientos, pero sí en la mayoría. Este es el procedimiento a seguir para darse de alta:

Cómo hacerse socio en un manga café.

Lo que hay que hacer es rellenar la solicitud como en la foto. Una vez hecho esto, recibirás tu carnet. Para hacer uso del establecimiento, normalmente les das tu carnet al entrar y lo recoges al salir. El pago se realiza a la salida. Si planeas quedarte allí de noche, presta atención a la hora para no pagar también la tarifa normal, además de la nocturna.

Si quieres salir un momento tendrás que pagar las horas que has estado allí antes de irte, aunque quieras volver a entrar después. Si te quieres ir tendrás que comunicárselo primero al personal. Una frase a recordar para este tipo de situaciones es: “mo-te-ki-maas”.

Pasar la noche en un manga café: consejos

Los manga café son unos establecimientos muy prácticos y entretenidos… pero no son silenciosos. Siempre hay música sonando de fondo, aunque no escucharás punk o hard trance. Más bien suele ser jazz o algo del estilo. Tampoco hay almohadas ni cojines, porque no es un hotel. Una cosa que sí te darán si lo pides es una manta. “Manta” en japonés es 毛布(mo-fu); basta con decirle esto al personal y en seguida te darán una.

Si se da la situación, ¡no dudes en pasar la noche en un manga café! Nadie te va a juzgar por hacerlo. Aunque, bueno, si te presentas allí con una maleta tamaño familiar a lo mejor sí recibes alguna que otra mirada crítica, porque no es un hotel después de todo.

Mi recomendación es que lo pruebes si pierdes tu tren o si vas a tener que esperar muchas horas para ir a algún sitio, puesto que la comodidad, seguridad, tranquilidad y privacidad que te ofrece un hotel no la encontrarás en estos establecimientos, así que siempre conviene gastarse el dinero en un hotel convencional si vas a pasar más de una noche en la ciudad de destino.

Texto original de: Luka Jackson
Traducción de: Virginia

Comentarios