Actividades Koshinetsu

Visitando los baños termales con monos de Nagano

Monos en los baños termales

¿Qué aparece en tu mente cuando piensas en la vida salvaje de Japón? Es normal que te vengan imágenes de monos japoneses rodeados de nieve y montañas, relajándose en sus baños termales, los onsen. Si eres un amante de la naturaleza o buscas una experiencia de viaje exclusivamente japonesa, es imprescindible incluir en tu ruta el Jigokudani Monkey Park (地獄谷野猿公苑) para ver los macacos japoneses salvajes en su entorno natural.

El parque de los monos con baños termales está a tan sólo unas horas de Tokio, así pues es una escapada perfecta para ver otra prefectura de Japón. Para alojarse en la zona, el pueblo de Shibu Onsen (渋温泉) está situado cerca del Joshinetsu Kogen National Park. Ya que este pueblo está ubicado a pocos kilómetros de estos baños termales de los monos, es un lugar ideal para pasar un par de noches.

Mi primera noche en Shibu Onsen

Llegué a Shibu Onsen temprano en la noche y me sorprendió su tranquilidad y su aspecto pintoresco. Había varias opciones de alojamiento, desde lujosos ryokan (旅館) con comidas incluidas hasta habitaciones compartidas en económicos albergues. Mi elección fue una habitación en el Nozaru Onsen Hostel, un antiguo gran ryokan convertido en un albergue ubicado en la tranquila calle principal. Me interesó hospedarme allí tanto por su bajo coste como por la posibilidad de conocer a otros viajeros. Igualmente conserva su encanto rústico y su grandeza histórica, atrayendo a los huéspedes con un baño termal interior y otro de exterior.

Tenía muchas ganas de explorar la ciudad después de registrarme en el hostal. Las plácidas calles conservaban ese aire tradicional japonés con el vapor de las aguas termales elevándose hasta el cielo por las chimeneas y respiraderos de los edificios. Podía escuchar el sonido de las geta (下駄 – sandalias japonesas de madera), con su claqueteo por las calles empedradas mientras los visitantes exploraban los onsen (温泉) ataviados con su yukata (浴衣).

Había pequeñas tiendas de regalos, ryokan, y algunos restaurantes ocasionales alineados en la calle principal. El impresionante Kanaguya Ryokan es la pieza central de la calle, con su preciosa arquitectura japonesa que lo hace impresionante tanto de día como de noche. Este edificio, que tiene más de 250 años, se remonta al periodo Edo y se dice que inspiró a la película El viaje de Chihiro del estudio Ghibli.

Muchos de los restaurantes sirven fideos soba locales con diversos ingredientes y los izakayas (tabernas de estilo japonés) ofrecen una variedad de platos más pequeños a precios razonables. Decidí pedir soba con pato y champiñones, la especialidad local. Los fideos estaban hechos a mano en el mismo restaurante y eran, simplemente, deliciosos.

Descubriendo los baños termales con monos

A la mañana siguiente me desperté temprano porque estaba emocionado por el día que me esperaba. La temperatura de ese día oscilaba alrededor de los cero grados, bajando por la noche, así que me alegré de haber traído conmigo ropa abrigada y parches de calor para mantenerme caliente.

Hice una caminata de 40 minutos hasta la entrada del parque de los baños termales de los monos. Si en tu viaje prefieres no caminar, hay un autobús desde Shibu Onsen. Después de llegar a la entrada, fueron otros 30 minutos a pie hasta la puerta principal del parque de los baños termales de los monos, donde tienes que pagar una pequeña tarifa de 400 yenes. De noviembre a marzo es su temporada de invierno y el parque está abierto desde las 9:00 hasta las 16:00; la temporada de verano es de abril a octubre y el parque está abierto desde las 8:30 hasta las 17:00.

A medida que me acercaba a las aguas termales, vi a mi primer mono. Fue una sensación muy especial estar cerca de estos animales, caminando con confianza por el mismo camino. El mono estaba a gusto con mi presencia y yo era, claramente, un discreto visitante en su hogar.

El onsen es una piscina artificial construida a partir de la ladera de una montaña con aguas termales naturales en ella. Ese día un gran grupo de monos se acicalaban a un lado de los baños termales, cuidaban a sus crías o se alimentaban con la comida que les proporcionaba el personal del parque. Fue una experiencia increíble estar solo y rodeado de ellos en su propio hábitat.

El parque abrió en 1964 como una estrategia para manejar los conflictos entre los monos y los residentes de la zona. Si bien los monos son libres de abandonar el área, eligen ir al parque para comer y, por supuesto, para bañarse en las aguas termales. El parque permite a los monos vivir en un ambiente seguro donde no están enfrentados con los humanos que viven en la zona.

Alrededor de 30 minutos después, el primer miembro del grupo de monos entró al agua caliente. Fue una experiencia verdaderamente única verlos relajarse en las aguas humeantes, entrando y saliendo tranquilamente y acicalándose unos a otros. Estaba tan absorto mirándolos que perdí la noción del tiempo y sólo me di cuenta de cuánto había estado al aire libre cuando mis manos empezaron a entumecerse.

Afortunadamente el parque tiene una pequeña tienda de recuerdos con una zona de asientos con calefacción para que los visitantes se calienten, lo que fue un perfecto refugio contra el frío de ese día. Pasé unas dos horas con los monos y fue una experiencia tan mágica que nunca olvidaré.

Esta página web proporciona mucha información sobre el parque de las aguas termales en inglés. Incluye incluso una curiosa cámara web donde los visitantes pueden ver a los monos en el onsen en tiempo real. Si eres una persona con flexibilidad, puedes utilizar esta web para planificar tu viaje en unas fechas en las que haya menos visitantes.

Después de esta experiencia comencé una lenta caminata por el bosque nevado de regreso al pueblo.

Shibu Onsen es famoso por sus nueve baños termales y la mayoría de los ryokan proporcionan a sus huéspedes las llaves para acceder a cada uno. A menudo estos onsen públicos, pequeños y tradicionales, no cuentan con personal y es posible que tengas uno para ti solo. No puedes irte de este pueblo sin probar los distintos onsen. Se dice que cada uno tiene diferentes beneficios para la salud.

Mi alojamiento no incluía el uso gratuito de estos onsen públicos. Igualmente utilicé el O-tu, el noveno onsen, por una pequeña tarifa de 500 yenes (se tiene que pagar en el centro de información turística). Para obtener acceso al onsen tienes que mostrar tu ticket al dueño de una tienda. A continuación, abrirá el baño para ti. Esta es una manera excelente de calentarte después de un día en el frío.

Mi última parada antes de volver a casa

En mi último día decidí regresar a Nagano con el tren Nagano electric railway y bajarme en el pequeño pueblo de Obuse (小布施). Es famoso por sus castañas, así que no pude evitar probar los diversos productos que ofrecen los vendedores ambulantes.

El Hokusai Museum se encuentra en Obuse y exhibe grabados de madera del famoso pintor Katsushika Hokusai. Hay mucha información en inglés, por lo que fue una gran oportunidad para aprender sobre el trabajo y la vida de este icónico artista. Al mismo tiempo, paseaba y disfrutaba de las preciosas decoraciones del museo.

Finalmente volví a Nagano para tomar mi autobús de regreso a Tokio. Me iba de allí con recuerdos únicos de las aguas termales con la nieve y los monos y sentí que realmente había conocido otro lugar único de Japón.

Otros destinos en Nagano

Shibu Onsen está muy cerca de Iiyama, una preciosa ciudad para aquellos que aman la naturaleza. Mis compañeros de Voyapon la visitaron anteriormente y pudieron disfrutar de las bicis de nieve y el snowshoeing, una caminata entre los colores otoñales y cenar en un iglú en invierno.

Si quieres extender tu estadía en Nagano por otro día o dos, Iiyama es un lugar perfecto para explorar.

¿Cómo llegar al parque de las aguas termales con monos?

Si dispones del JR Pass, la forma más sencilla de llegar hasta la zona es con el shinkansen (tren bala), desde la estación de Tokio hasta Nagano. Al llegar allí, cambiar a un autobús o un tren local hasta Yudanaka, donde hay más conexiones, incluida la del parque de las aguas termales de los monos.

Si no dispones del JR Pass, hay autocares express desde la estación de Shinjuku en Tokio y llega a Nagano en unas cuatro horas. Desde Nagano, el Nagano Electric Railway conecta con Yudanaka aproximadamente en una hora y pasa por uno de los centros agrícolas de Japón. Desde Yudanaka hasta Shibu Onsen, es un breve viaje en autobús que incluso se puede hacer a pie (pero ¡cuidado con las colinas empinadas!)

Artículo traducido: Maria Peñascal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *