fbpx

Hace unos años, recuerdo haber visto making of de un documental de naturaleza. Los buzos se sumergían en las aguas heladas vestidos con trajes secos, un tipo de mono submarino diseñado no solo para no dejar pasar agua sino también para proteger de la temperatura. Sentí frío nada más mirarlos y juré que nunca bucearía en invierno.

Así que te puedes imaginar mi consternación cuando llegué al Nanki Seamans Club en la costa sur de la prefectura de Wakayama solo cinco días antes de Navidad, con una hora de submarinismo programada. No me malinterpretes, me encanta bucear, y aunque no tengo mi licencia por pura pereza, no iba a ser mi primera vez sumergido en las profundidades. Pero tengo una aversión acérrima a los océanos gélidos y temía que eso fuera a lo que me iba a enfrentar en Kushimoto (串本町).

Cuando se trata de bucear en Japón, la prefectura de Wakayama se encuentra entre los mejores lugares del país. Y si vas a bucear en Wakayama, Kushimoto es posiblemente el lugar idóneo para hacerlo.

Kushimoto, uno de los mejores lugares para bucear en Japón
La costa rocosa de Kushimoto es uno de los mejores lugares para bucear en Japón.

Era una mañana fresca cuando bajamos del coche y el buffet del desayuno todavía navegaba en mi estómago hinchado. No obstante, el agua que golpeaba la costa rocosa de Kushimoto era de un tono azul brillante, reluciendo bajo el sol de invierno. Parecía atractiva, como suele ser el agua en este tramo de la costa del Pacífico, pero sabía que no debía confiar en mis ojos cuando se trata de bajas temperaturas.

Bucear en Japón: Nanki Seamans Club

Fui recibido por mi amable y bilingüe instructor de buceo del día, Hirotaka, quien me aseguró que los trajes secos proporcionados por el Nanki Seamans Club eran más que adecuados para las aguas de la península de Kii en esta época del año. De hecho, me informó que la temperatura del agua rondaba los 21 grados centígrados. “Lo creeré cuando lo sienta“, pensé.

En cualquier caso, mientras caminábamos a duras penas hacia la playa (el punto desde el cual comenzaríamos la inmersión), preparados con suficiente equipo de buceo para sentirme como un astronauta en un planeta con la fuerza de gravedad cuadruplicada, sentí que me
había preparado mentalmente para lo que fuera que el agua quisiera arrojarme.

Tuve una breve orientación sobre qué señales usar: pulgar hacia arriba significa “necesito ir a la superficie… ahora”; aunque parezca contrario al sentido común, no es la señal de “estoy bien”. Luego, Hirotaka me recordó rápidamente cómo usar el equipo, cuál era el plan de acción y qué tipo de criaturas acuáticas podríamos encontrarnos. Terminadas las formalidades, nos sumergimos en el océano.

Buceando en Kushimoto: en las profundidades

Da la casualidad de que el agua no estaba para nada fría; mi traje seco creó eficazmente una barrera impenetrable para todos los estímulos externos. Demasiado para mi melodrama. Sin embargo, fue impresionante y una fantástica introducción al buceo en esta parte de Japón.

Mi introducción al buceo fue increíble en Kushimoto, Japón
Las aguas de Kushimoto eran cálidas – ¡perfectas para mi gusto!

Fluimos sin esfuerzo por aguas desprovistas de otros buceadores, pero, sorprendentemente, tan cerca de la costa, repletas de peces. Nadamos sobre corales que albergan babosas marinas azules brillantes, cangrejos de aspecto gruñón, espinosos erizos de mar. y peces pterois con ostentosas melenas escondidas en chozas submarinas. Los peces payasos y las damiselas de neón brillaban contra los sedimentos opacos de abajo. Era un mundo submarino lleno y vibrante, escondido a simple vista. ¡Y pensar que dudé sobre bucear!

Un cangrejo entre los corales de Kushimoto
Kushimoto tiene una gran variedad de vida marina.

Hirotaka también estaba equipado con un pizarra de dibujo, como un Teleskecth que funcionaba bajo el agua. Con esto, nos indicó el nombre de cada pez al que estaba sacudiendo salvajemente mi cámara, u otra información útil como “ese erizo de mar no es bueno para comer”.
Hubiese sido demasiado traer mis palillos.

Para los buceadores en Wakayama, es raro estar bajo el agua con tanta poca gente. Me explicaron que eso se debe a estos tiempos sin precedentes que vivimos, combinado con una de las temporadas menos populares para bucear en Japón. Pero si pudiese tener el océano abierto prácticamente a cambio de tener esta agua un poco más “fría”, aceptaría.

Principales lugares de interés a lo largo de la hermosa costa de Kushimoto

Después de la sesión de buceo seguimos con un delicioso almuerzo de katsuo ochazuke (bonito crudo cubierto con una sabrosa salsa y arroz con té vertido sobre él) en Mankou uno de los restaurantes favoritos de los lugareños de Kushimoto. Después, nos dirigimos a lo largo de la costa hasta nuestro alojamiento para esa noche.

Durante nuestro el camino, pasamos por algunas de las rocas y sitios históricos más maravillosos de la prefectura de Wakayama. Primero, aparcamos en un desvío al borde de la carretera mirando hacia el cabo Shinomisaki. Es un tramo accidentado de costa que recuerda al norte de Europa, coronado por el blanco faro Shinomisaki, que se iluminó por primera vez el 1873. Después de un desvío por un sendero desnivelado hacia la playa, en la base del cabo, ascendimos por la estructura de casi 50 metros para ser recibidos por las extensas vistas del paisaje marino y las colinas de hoja perenne agrupadas en la parte superior de la costa de Kushimoto.

cabo Shinomisaki con su espectacular naturaleza en Wakayama, Japón
El cabo Shinomisaki es un tramo accidentado de costa que recuerda al norte de Europa, coronado por el blanco faro Shinomisaki.

A continuación, nos detuvimos en Hashigui-iwa Rock, un puente de roca cuyo nombre se traduce literalmente como “rocas de pilar de puente”. Para mi, se parecen más a dientes de dragón astillados que sobresalen del agua -o de la arena, según el nivel de la marea. Sea lo que sea, el nombre tiene una conexión mitológica. Se dice que el monje Kobo Daishi, que fundó la secta del budismo Shingon a finales del siglo IX, estaba construyendo un puente que conectara la tierra firme con la isla de Oshima cuando un demonio le impidió terminarlo; lo que queda son las rocas en forma de pilar de Hashigui-iwa.

Hashigui-iwa Rock, piedras que sobresalen del agua
Hashigui-iwa Rock, un puente de roca cuyo nombre se traduce literalmente como “rocas pilares del puente”, se parece más a los dientes de dragones astillados que sobresalen del agua.

Alojamiento en Nachikatsuura

A 30-40 minutos la ciudad de Kushimoto se encuentra la ciudad de Nachikatsuura y el onsen de Katsuura. Aquí es donde terminé pasando la noche, en el Hotel Urashima. Mi cena consistió en un buffet libre bastante generoso, que incluía desde sushi fresco hasta un guiso de sabor claramente irlandés.

Reflexionando sobre el día desde una piscina de agua humeante excavada en la pared de roca, tuve que admitir que la costa de Kushimoto era, en efecto, un lugar excelente para bucear en Japón, incluso en invierno. Pero si no pretendes mojarte, puedes disfrutarlo igualmente desde la comodidad de tierra firme.

Cómo llegar a Kushimoto

La estación de Kushimoto (串本駅) se encuentra en el recorrido de la línea JR Kisei y tarda aproximadamente 3 horas y 30 minutos (dependiendo de los trenes exprés limitados o de los trenes locales) desde la estación de Shin-Osaka (新大阪).

Patrocinado por Chubu District Transport Bureau, Wakayama Tourism Federation and Mie Prefecture
Traducido por Maria Peñascal

David McElhinney

David McElhinney

I’m a Northern Irish freelance travel and culture writer who’s spent the last three years battering the keyboard in Tokyo. I like to travel, eat good food, drink good drink, play rugby, and butcher the Japanese language.

https://www.davidmcelhinney.com/

Deje un comentario


X