Si creciste entre los años 80 y 90 lo más probable es que estés familiarizado con Sega Genesis, Super Nintendo Entertainment System o PlayStation. O al menos, con el término omnipresente “Nintendo”, el cual todas las madres utilizaban para cualquier aparato.

Estos niños que nacimos entre los 80 y 90 nos hemos convertido en adultos. Gran parte de ellos son independientes, con una cantidad (discutible) de ingresos y un deseo (quizás menos discutible) de regresar a su infancia. Así pues, no es de extrañar que la demanda y el interés por las consolas de videojuegos retro esté en aumento. Lo vemos con la enorme popularidad de las consolas NES y SNES de Nintendo y los relanzamientos de videojuegos retro antiguos de PlayStation, Sega Genesis e incluso TurboGrafx-16 de NEC. O los lanzamientos digitales de títulos antiguos de Castlevania en PS4 y los videojuegos de NES y SNES incluidos en el servicio online para la Nintendo Switch.

Todos estos lanzamientos para el público moderno ofrecen una oportunidad excelente para los que quieran entrar de manera ocasional al pasatiempo de los videojuegos retro. Pero, ¿qué pasa con las personas que buscan algo con un poco más de sustancia? Si tienes un especial interés en Japón, este boom de popularidad está preparando un escenario para la nostalgia, y además, la diversión que conllevará buscarlos en tu próximo viaje a Japón.

La búsqueda y captura retro en Japón se puede definir en tres puntos: sorprendentemente económicos, fácilmente adquiribles por todo Japón y…¡divertidos!

1) Los videojuegos retro en Japón y sus precios económicos

Entonces, ¿por dónde empezamos? Para muchos, una de las mayores barreras para entrar en el mundo de los videojuegos retro es su precio. Pero lo que muchos no saben es que este es uno de los principales atractivos del reciente auge de las réplicas de las consolas clásicas.

La NES Classic Edition de Nintendo se lanzó por solo 59,99 dólares en Estados Unidos y por 50 euros en España. O relanzamientos digitales de bajo coste como los que se encuentran en la mayoría de las plataformas de distribución digital. Por ejemplo, el Doom 64, están por 4,99 dólares/euros para ordenador en Steam.

Estos asequibles precios son algo importante para todos aquellos coleccionistas de videojuegos retro ya que, por ejemplo, las copias de joyas como Castlevania: Rondo of Blood normalmente cuestan más de 100 dólares. Pero en Japón, la inversión necesaria es mucho menor en comparación con otras partes del mundo.

¿Te has dado cuenta cuántos fabricantes de videojuegos y consolas de juegos de los años 80 y 90 son japoneses? Nintendo, Sony, Sega, Konami, SquareSoft, Square Enix, Hudson, Sunsoft… Esto nos lleva a tener en cuenta la enorme cantidad de videojuegos retros que hay en Japón. ¡Hay más juegos para elegir que en otros países y regiones! En esos tiempos se vendieron más juegos y al cabo de un tiempo se guardaron. Luego, se revendieron a tiendas de segunda mano. La ley de la oferta y la demanda: ¡más juegos, precios más bajos!

Echando un vistazo rápido a eBay y Yahoo Auctions, dos de las webs de subastas más importantes, puedes ver cuán sorprendentemente cierto puede ser esto. ¿No me crees? Solamente con mirar los resultados de búsqueda de Earthbound y su equivalente japonés Mother 2 te darás cuenta. Seguramente, si buscas lo suficiente, es posible que encuentres una copia de Earthbound que no te deje sin blanca, pero aún así pagarás más de lo que pagarías en Japón.

En términos generales, a menos que quieras obtener el empaque original o que estés comprando en un lugar con altos márgenes de ganancia, pagarás entre 100 y 2.000 yenes por los juegos más populares lanzados para consolas conocidas (Nintendo, Sega y Sony). Si tu objetivo son solo llevarlos como souvenir y no utilizarlos para jugar, puedes encontrarlos por menos.

De hecho, las tiendas especializadas como Super Potato incluso venden por precio módico, software y repuestos chatarra reempaquetados como objetos de colección, como discos rotos de Famicom exclusivos de Japón reutilizados como llaveros. Esto es perfecto si no quieres gastarte mucho dinero, ya que es especialmente barato.

2) Videojuegos retro por todos lados

La segunda barrera es: ¿Dónde empiezo a buscar?

Los vendedores en otras partes del mundo están limitados por el tamaño geográfico de sus respectivas áreas en comparación con la cantidad limitada de juegos que existen para vender, lo que limita muchas ventas a tiendas pequeñas especializadas o tiendas online.

A diferencia, los juegos en Japón se pueden encontrar no solo en las pequeñas tiendas familiares (denominadas “tiendas de reciclaje” en japonés) o establecimientos especializados como Super Potato y Surugaya que se concentran en áreas metropolitanas como Tokio y Osaka, sino también en cadenas más grandes como Book Off y Hard Off , las cuales se encuentran en todo el país.

Las tiendas de Hard Off ubicadas en todo Japón
Las tiendas Hard Off están distribuidas por todo el país, así que hay posibilidades de encontrar una donde quiera que vayas.

A veces, el hallazgo más barato es también el más divertido: ese que está enterrado en los estantes de una pequeña tienda en medio de los arrozales en el Japón rural. Una de mis compras más memorables fue una Game Boy Player para la GameCube por 200 yenes (¡menos de 2 dólares!). Tropecé con ella en la parte trasera de un estante en un Book Off en Kanagawa. ¡Y todavía me pregunto hasta el día de hoy si debería haber comprado ese Wonder Swan que vi en un Hard Off en Akita!

La cuestión es: no se trata de dónde empezar a buscar, ¡sino de empezar en sí! No importa cuáles sean y dónde estén tus planes en Japón. Si te lo propones, te encontrarás con videojuegos retro. Así que no dejes que la ubicación te detenga: ¡comienza a buscar!

3) Diversión asegurada con estos videojuegos retro al regresar

La última y quizás más importante barrera es: ¿Qué hacer con tu botín después de llegar a casa? Están todos en japonés, ¿verdad? ¿Cómo se supone que vas a jugar sin conocer el idioma? ¿Y, cómo reproducirlos sin el hardware original japonés?

Estas son dudas importantes, pero con la información y las expectativas correctas podrás hacerlas desaparecer. Si te preocupa el idioma, considera lo siguiente:

¡No vas a necesitar el japonés para la mayoría de videojuegos retro!

Pocos dirían que las narrativas presentadas en videojuegos retro como Contra o Sonic the Hedgehog necesitan leerse. Por ejemplo, el software como el Metroid original tiene su progresión diseñada más en términos de navegación y acertijos independientes del idioma, y las versiones japonesas de algunos juegos como el Super Mario Bros original incluso se presentan en inglés.

Pantalla en inglés del videojuego retro del Mario Bross
Let’s Fantasy World!
A los jugadores se les muestra esta pantalla después de completar los 8 mundos principales en Super Mario Bros 2, originalmente lanzado exclusivamente en Japón para Famicom Disk System.

¡Pueden ayudarte a lograr el objetivo de aprender japonés!

Nadie en su sano juicio argumentará que software como Final Fantasy IV para la Super Famicom (Final Fantasy II para SNES en Norteamérica) es un buen material para estudiar japonés (aunque si quieres hablar como un héroe cursi de fantasía de los 90, por supuesto, ¡adelante!). Sin embargo, tener la meta de aprender japonés para poder entender los videojuegos es un objetivo excelente. Encontrar algo por lo que luchar es a menudo uno de los elementos más difíciles de aprender otro idioma.

¡Puedes utilizar parches de traducción!

Aunque los jugadores retro tienden a burlarse del diseño cuestionable y el código de emulador utilizado en los productos del fabricante de accesorios retro Hyperkin, su caja de emulación RetroN 5 y otros sistemas similares pueden permitirte usar un cartucho físico real, volcar legalmente el código para jugar en tu televisor y luego aplicar parches de traducción creados por fans. Esto puede ser un factor decisivo para algunos coleccionistas que, seguramente, podrían tener una copia de Earthbound en su SNES Classic Edition, pero les encantaría agregar una copia física jugable a su colección sin arruinarse.

Esquivar las restricciones por regiones

¿Te preocupan las restricciones por regiones de los videojuegos retros? ¡Sigue leyendo!

Algunos sistemas modernos evitan la protección por región

Recientemente he mencionado RetroN 5, pero hay otras soluciones basadas en software y hardware que pueden eludir las restricciones regionales, incluido Retro Freak de CYBER Gadgets, la línea de Nintendo / Sega de Analogue, consolas clon premium ultraprecisas entre otras.

¡Algunos sistemas no tienen bloqueo por región!

Si eres de México, Chile u otras áreas que usan el estándar de formato de video NTSC (¡lo siento, regiones PAL! Aunque depende de donde sea tu consola también puede seguir estos consejos), ¡te sorprenderá lo fácil que es poder utilizar tus compras japonesas en casa!

Considerando los siguientes sistemas de Nintendo:

  • NES: El equivalente japonés de la NES, la Famicom, utiliza cartuchos completamente diferentes, pero aquí está el truco: ¡todo lo que necesitas es un adaptador simple de 60 a 72 pines para que funcionen! ¡Coloca el juego que prefieras y listo!
  • SNES/N64: La SNES japonesa, la Super Famicom y la N64 japonesa tienen un método extraño para bloquear cartuchos de juegos extranjeros: dos pequeñas pestañas de plástico en la ranura del cartucho. Si no te importa romper un poco de plástico, simplemente retíralos en su sistema original.
  • Game Boy/Game Boy Advance: Este es el mejor ejemplo. No hay bloqueo de región en absoluto, ¡así que solo inserta tu juego y comienza a jugar!

¡Puedes comprar una consola japonesa junto con los juegos!

Necesitarás verificar los estándares eléctricos utilizados en el lugar donde vives antes de enchufarlos en casa, pero para aquellos en América del Norte, ¡alimentar una consola de importación es solo una cuestión de enchufarla a la pared! Y dado que los cables de salida de video estándar también son generalmente idénticos, ¡solamente necesitas sacar una CRT (una pantalla de tubo) vieja y conectarlo!

Espera, ¿no tienes una CRT? ¿Has seguido adelante como el resto del mundo? Afortunadamente, hay una gran cantidad de productos que van desde el presupuesto bajo hasta el nivel de lujo diseñados para hacer que los videojuegos retro se puedan reproducir en pantallas modernas. Consulta RetroRGB para obtener un recurso centralizado sobre productos como RetroTINK o Micomsoft Framemeister.

El juego de Pokémon en una tele antigua
El dulce brillo de fósforo de una exhibición de antaño. Las CRT (pantallas de tubo de rayos catódicos) han sido casi olvidadas en la era de las pantallas planas, pero, ¡siguen siendo la manera perfecta para experimentar los videojuegos clásicos!

Ahora -esto quizás es evidente-, pero en última instancia, jugar estos juegos podría no ser el objetivo final. Muchas personas, incluido yo mismo, obtienen una gran alegría simplemente al mostrar su colección en sus estantes. Como se dice, “no es el destino, es el viaje”. Un cartucho de juego japonés clásico en tu escritorio, incluso si nunca llega a la ranura del cartucho de una consola, puede servir para recordarte el tiempo que pasaste en Japón buscándolo. Además, también es una oportunidad para compartir tu amor y experiencias en Japón con otros.

Una colección de videojuegos retro de Famicon
Mi modesta colección de Famicom genera conversaciones y entretenimiento con mis invitados.

Tanto si eres un coleccionista acérrimo como si simplemente tienes un interés pasajero, hay muchas razones para explorar los videojuegos retro en Japón. Si este es tu rollo, te interesará conocer lugares sobre dónde buscar como Den Den Town en Osaka. Es posible que incluso desees buscar más formas específicas para obtener estos juegos en tu pantalla después de llegar a casa, en cuyo caso recomiendo recursos como RetroRGB y My Life in Gaming. Pero hasta entonces, intenta echar un vistazo en tu próximo viaje. Recuerda: ¡lo que importa es el viaje, la diversión y los recuerdos que lo acompañan!

Traducción de: Maria Peñascal

Joseph Wentz

Joseph Wentz

Originally from the American East Coast, I transplanted my entire livelihood in 2016 to the Tokyo area, which is where I continue to live to this day. When not busy translating video games by trade, I spend my free time collecting and playing them instead.

josephwentz.com


X