¿Te has preguntado alguna vez cómo ponerte un kimono paso a paso?

El kimono es una ropa tradicional japonesa que usan tanto hombres como mujeres. Es una prenda exclusivamente de Japón: no hay ningún otro país con un estilo similar de vestir como este. Hoy en día es común ver tanto turistas como japoneses paseando por los barrios históricos de Kioto, Tokio y otras partes de Japón con un kimono de alquiler de varios estilos y colores.

Aunque la mayoría de personas sólo los alquilan, es buena idea comprar un kimono como souvenir en alguna tienda de segundo mano. La principal razón por la que no se suelen comprar es no saber cómo ponerse un kimono una vez de vuelta a tu país.

Así pues, para poder ayudarte, le preguntamos a la experta en kimonos Sheila Cliffe (instagram: @kimonosheila), una autora popular que ha escrito varios libros relacionados con el arte del kimono. Junto con la modelo y aficionada a los kimonos Nichole (instagram: @nfkimono), Sheila nos explicó todos los artículos necesarios para usar el kimono de mujer correctamente y cómo vestirse uno mismo con kimono.

¿Qué se necesita para ponerse un kimono?

Hay varios accesorios para usar un kimono femenino, algunos necesarios y otros opcionales. Sheila recomienda las siguientes piezas como esenciales, comenzando con la capa interior de ropa y avanzando hacia fuera.

Susoyoke and Hadajuban

Las siguientes prendas se usan sobre tu ropa interior habitual. Si llevas un sujetador deportivo, que en vez de realzar el pecho lo aplana, es mejor.

Empezamos con el susoyoke (裾除け), una especie de falda larga. Actualmente, muchas chicas prefieren usar unos pantalones hasta media pierna, ya que así es más cómodo llevar el kimono, sobre todo cuando hace calor.

El hadajuban (肌襦袢) es una camisa interior delgada.

Nagajuban

El nagajuban (長襦袢) es una delgada camisa de seda un poco más corta que el kimono, por lo que las mangas y el dobladillo no se pueden ver por debajo. Una vez con el kimono puesto, sólo se tiene ver la tira del cuello del nagajuban. También puedes coser tus propios cuellos para tener un patrón o color diferente. Cualquier tira de tela de 90 cm por 15 cm sirve.

Junto con el nagajuban, tienes que comprarte el erishin, una tira de plástico que se añade debajo del cuello para que se vea más ordenado.

Koshi-himo

El koshi-himo (腰ひも) son unas fajas finas de algodón que se usan para atar el nagajuban y hacer que este quede pegado con el kimono. Necesitarás al menos dos o tres de estos, pero son simples y baratos.

En lugar de utilizar un tercer koshi-himo, puedes usar un cinturón korin (コーリンベルト), que sirve para mantener el cuello del kimono en su sitio.

Date-jime

El date-jime (伊達締め) es una faja ancha que sujeta el nagajuban y ata el kimono al cuerpo antes de ponerse el obi. Ayuda a definir la figura cilíndrica, la forma ideal para usar kimono. Necesitarás dos de ellas, una en el nagajuban y otra en el kimono.

Obi

El obi (帯) es un cinturón exterior grande que se ata alrededor del kimono. Hay una gran variedad de estilos y materiales, ya que es el accesorio principal para complementar el atuendo. El maru obi (丸帯) y el fukuro obi (袋帯) son estilos más formales, a menudo decorados con hilos metálicos y bordados elaborados. Al contrario, el nagoya obi (名古屋帯) se inventó para usarlo de forma diaria, cosido parcialmente por un extremo para facilitar el atado. Los hanhaba obi (半幅帯) son de anchura media, generalmente se usan con un yukata (浴衣) o un kimono casual y no requieren accesorios adicionales.

Como ves, hay un sinfín de estilos de obi, algunos de los cuales son increíblemente complicados y otros lo suficientemente simples como para que incluso la persona más primeriza se lo ponga con éxito. Sheila y Nichole te van a demostrar cómo se ata un hanhaba obi en otro artículo.

Kimono

El kimono (着物) es la prenda clave. Puede estar hecho de seda, lino, algodón, lana o poliéster. Hay muchos tipos y el más conocido es el furisode (振袖) con mangas largas que casi tocan el suelo. Estos los visten mujeres solteras o las maiko, las aprendices de geisha. Debido a la longitud de las mangas, el furisode no es el kimono más práctico para ponerse, así que Nichole eligió un komon (小紋) casual rosa y azul, perfecto para pasear por la ciudad.

Tabi

Los tabi (足袋) son calcetines de punta dividida y largos hasta los tobillos. Se usan con el calzado tradicional japonés. A pesar de que los tradicionales son blancos, hoy en día encontrarás de muchos colores y patrones que pueden complementar tu conjunto de kimono siguiendo tu estilo propio.

Zori and Geta

Los zori (草履) y los geta (下駄) son unos zapatos tradicionales japoneses.

Los zori se consideran calzado más formal que los geta. Los zori son simples y los más modernos están hechos con materiales sintéticos que crean infinitas opciones de colores y patrones. Los geta están hechos de madera y hacen el típico sonido de “clip-clop” cuando caminas con ellos. Algunos tienen la suela de forma rectangular mientras que otros tienen un corte más elegante para seguir la silueta del pie.

¿Cómo ponerse un kimono?

Vestirse con kimono puede requerir algo de práctica, pero si sigues estos cinco pasos tendrás las bases para ponerte el kimono tú misma. Como punto de partida, antes de empezar tienes que llevar tu ropa interior. Como ya hemos dicho, un sujetador de deporte es la mejor opción.

Paso 1: Ponerse el tabi

¡Importante no olvidarse de este primer paso! Créeme, ponerse los calcetines tabi después del kimono puede ser complicado. Si te los pones una vez terminado todo el proceso de vestirte, aumentan las posibilidades de que algo se salga de su sitio.

Paso 2: Ponerse la ropa interior tradicional

Ponte primero el susoyoke (o unos pantalones cortos si prefieres) y después el hadajuban. Asegúrate de que este quede centrado en tu torso y tira de él hacia abajo por la parte trasera para dejar que se vea tu nuca.

No metas el hadajuban dentro del susoyoke o de los pantalones cortos.

Paso 3: Ponerse el nagajuban

Para que tu cuello se mantenga rígido y sin arrugas tienes que añadirle el erishin. Si no tienes uno, puedes usar papel washi enrollado y aplanado.

Centra tu nagajuban en tu cuerpo, dejado un espacio de un puño entre tu nuca y el cuello de la ropa. Toma uno de los koshi-himo y ata el nagajuban a tu cuerpo, justo debajo del pecho. Luego, toma uno de los date-jime y átalo sobre el koshi-himo, así podrás asegurar su agarre. Pon todo la parte sobrante del nagajuban a un lado de las costuras para ocultarlo.

Paso 4: Ponerse el kimono

Ponte el kimono y céntralo en tu cuerpo haciendo coincidir las costuras inferiores del cuello. Una costura no puede ser más alta que la otra.

No lo aprietes demasiado y alínealo con la parte trasera del cuello del nagajuban. En la parte posterior, los dos cuellos tienen que tener la misma altura, pero en la parte delantera, el cuello del nagajuban debería mostrarse uno o dos centímetros. Puedes usar un clip o una pinza para mantener el kimono y el cuello centrado en la espalda.

Antes de realizar el siguiente paso, asegúrate de tener a mano tu segundo koshi-himo.

Agarra el kimono a unos 10 cm de la parte inferior del cuello en ambos lados. Levanta el dobladillo inferior del kimono justo por encima de la parte superior de tus pies. Aquí está tu punto de partida.

Con el trozo de tela que tienes en tu mano izquierda, envuelve el kimono alrededor de tus piernas, haciendo que el borde izquierdo del kimono llegue hasta el lado de derecho de tu cuerpo. El borde izquierdo tiene que estar unos 7 cm más alto que el punto por encima de tus pies. Todo esto es sólo para medir como tenemos que colocar nuestro kimono. Después de esto, mantén tu brazo a esa altura y desenvuélvelo.

Luego, contrariamente, enrolla el lado derecho del kimono hacia el lado izquierdo de tu cuerpo, esta vez levantando el borde derecho del kimono entre 10 y 15 cm por encima de la parte superior de tus pies. Agárralo allí y vuelve a envolver el borde izquierdo del kimono sobre la parte superior. Debido a que has levantado el lado derecho más que el izquierdo y ahora este está debajo del lado izquierdo, no será visible, como se supone que debe verse.

¡Es crucial que envuelvas el lado izquierdo del kimono sobre el derecho, porque la forma opuesta sólo se usa para vestir cadáveres para los funerales! Se pueden cometer errores al ponerse un kimono, pero este no debe ser uno de ellos.

Paso 5: Atar el kimono en su sitio

Ahora que tienes todo en el lugar indicado, asegúrate de tener otro koshi-himo cerca, ya que es hora de usarlo. Ata el kimono sobre tu ombligo con fuerza, porque esta es la faja principal que lo mantiene todo junto. Mete el exceso de koshi-himo en sí mismo, para que no cuelgue por ningún lado.

Todo el exceso de tela del kimono debe estar por encima del koshi-himo, que ahora puedes doblar sobre la faja para darle al kimono una apariencia plana y ordenada. Es totalmente normal tener este exceso de tela, que estará oculta bajo el obi más adelante. Durante este paso, es posible que tengas que reajustar el cuello para asegurarte de que tiene el espacio deseado.

Paso 6: Arreglar el cuello

Después de que la tela sobrante esté cuidadosamente doblada sobre la faja koshi-himo, debes organizar nuevamente el cuello delantero. Esto se puede hacer usando el tercer koshi-himo o el cinturón korin.

Si usas el cinturón, sujétalo con una de sus pinzas a través del orificio que hay debajo de tu brazo izquierdo, que corresponde al cuello derecho (ya que previamente nos hemos cruzado el kimono). Pásalo alrededor de tu espalda y sujeta el otro extremo de tu manga en tu lado derecho, que corresponde al cuello izquierdo, ajustando los cuellos para que sean simétricos.

Tira de todos los pliegues de la parte posterior hacia las costuras laterales. Si estás usando un koshi-himo, arregla el cuello delantero y luego colócalo en el centro de tu pecho, crúzalo por la parte posterior y devuélvelo al frente. Átalo en el centro.

Desplaza cualquier pliegue en la parte posterior hacia las costuras laterales. Ata tu segundo date-jime sobre el koshi-himo de la misma forma, justo debajo de la línea del pecho. Esconde los extremos de la faja para que se vea todo en su sitio.

De esta forma, ya habrás terminado de ponerte tu kimono y estarás lista para el siguiente paso, ¡ponerse el obi!

Así que, aquí termina la guía paso a paso sobre cómo ponerse un kimono. No te desanimes si tienes problemas al principio; sigue practicando y cada vez lo harás más rápido y natural. En poco tiempo, ¡tendrás la confianza para vestirte tú misma con kimono!

¡Para que sea más ilustrativo, dejamos aquí el vídeo de Sheila y Nicole!

En nuestro siguiente artículo, Sheila y Nichole te demostrarán como atar varios tipos de obi, desde el más fácil y casual hasta el más formal y elegante.

Sheila Cliffe

La Doctora Sheila Cliffe ha vivido en Japón durante más de 30 años y es una experta de la historia y la moda de los kimonos. Es la autora de “The Social Life of Kimono” (en inglés) así como el libro fotográfico “Sheila Kimono Style“. También fue embajadora de los textiles chirimen Kyo Tango en el 300 aniversario de su unión. Como profesora, tiene una amplia experiencia enseñando a ponerse el kimono en una variedad de entornos, pero el arte y la alegría de vestirse es su mayor placer.

Sigue a Sheila en Instagram o en Twitter.

Traducción: Maria Peñascal

Todd Fong

Todd Fong

Photographer, mentor, story teller. Tokyo-based, Oaktown (Oakland, California) born. Recently published "Sheila Kimono Style" photo book (Tokai Educational, 2018). Freelance writing and photography work includes Voyapon , 365 Japan, and PeraPeraPera.net.

www.peraperapera.net/

Deje un comentario


X