Especialidad local Kanto Turismo

Jindaiji, un pequeño Kioto en un Tokio diferente y desconocido

Calle principal Jindaiji

Cuando pensamos en Tokio nos vienen a la cabeza imágenes de las abarrotadas calles llenas luces de neón de Shibuya o Shinjuku, de las tiendas de figuras manga y game centers en cada rincón de Akihabara, de los comercios tradicionales alrededor de Asakusa o de los grandes rascacielos de oficinas y tiendas de lujo en Ginza.

Pero tras más de dos años viviendo en esta ciudad no puedo dejar de sorprenderme casi cada día. Aún puedo descubrir nuevos lugares turísticamente desconocidos pero que tienen un encanto y una atmósfera que me transportan a otras épocas del Japón antiguo.

Y eso es precisamente lo que pasa con el templo Jindaiji y sus alrededores. Un paseo entre historia y naturaleza alrededor del segundo templo más antiguo de Tokio.

El templo Jindaiji

El templo Jindaiji se encuentra en la ciudad de Chofu, a menos de una hora de Shibuya y Shinjuku y es una buena opción para completar el día, antes o después de visitar el museo Ghibli ya que hay un autobús directo muy cerca de la entrada.

Jindaiji es un templo budista fundado en el año 733 y es el segundo más antiguo de Tokio después de Sensoji en Asakusa. Pero la atmósfera que envuelve a ambos templos son totalmente diferentes. Mientras que Sensoji está en el corazón urbano del turístico barrio de Asakusa, Jindaiji se encuentra entre naturaleza, restaurantes de soba y un jardín botánico.

Es conocido por ser un templo dedicado al éxito en las relaciones, especialmente amorosas y de matrimonio.

El nombre del templo proviene del dios Jinja Daioh y hay una leyenda sobre su origen: Cuentan que un chico llamado Fukuma se enamoró de una chica procedente de una familia rica y poderosa. Dicha familia se oponía a la relación de los dos jóvenes y para ponerle fin mandaron a la chica a vivir a una pequeña isla en el centro de un gran lago.

Fukuma rezó al dios Jinja Daioh para que le ayudase a recuperar a su amada hasta que un día apareció una misteriosa tortuga que le llevó hasta la isla del lago. La familia de la chica, al ver que Fukuma contaba con protección divina cambiaron de opinión y les permitieron casarse.

La pareja tuvo un hijo, Mankhoo Shonin, que se hizo monje y fundó el templo Jindaiji para cumplir así el deseo de su padre de agradecer al dios Jinja Daioh todo lo que hizo por él.

Pero la zona no es sólo atractiva por el templo sino también por sus alrededores, que nos hacen sentir como si estuviéramos en una pequeña area de Kioto. También es famosa por sus fideos soba y hay numerosos restaurantes tradicionales donde poder disfrutar de este plato tan popular de la gastronomía nipona.

Probando la gastronomía local

En una de mis visitas decidí comer en Yusui, uno de los restaurantes de soba más populares de Jindaiji. El local cuenta con dos plantas y su estilo es totalmente tradicional. Tiene un área de mesas normales y también hay zona de mesas bajas para comer sentado sobre el tatami.

El menú cuenta con muchas opciones. Hay tanto soba fría como caliente y tiene bastantes tipos de añadidos. Yo elegí el plato recomendado: soba fría acompañada de tempura de gambas y verduras.

Junto con la soba fría suelen servir salsa tsuyu que está elaborada a base de soja, mirin (alcohol para cocinar) y caldo dashi (caldo que sirve como base de la mayoría de platos japoneses). La finalidad del tsuyu es mojar los fideos soba, los cuales se van cogiendo con los palillos e introduciendo en la salsa bocado a bocado.

Junto con la soba y el tsuyu también incluyen un vaso que contiene el caldo donde se han cocinado los fideos. Al terminar de comer la soba, el tsuyu sobrante se pone dentro del vaso y se mezcla. El resultado es un caldo muy rico y con un sabor intenso para beber al final de la comida.

Para postre pedí dulces típicos japoneses hechos de arroz y pasta de judías dulces que pude disfrutar con el té verde caliente que ofrece gratuitamente el restaurante.

Y por si esto no fuera poco, aparte de restaurantes de soba, por los alrededores de Jindaiji también hay numerosas cafeterías tradicionales para tomar un café o té. También puedes encontrar puestos que venden comida y dulces para ir saboreando mientras paseamos o sentados en un banco y relajándonos entre naturaleza.

Souvenirs hechos a mano

Una de las actividades interesantes de la zona nos la ofrece el taller artesanal de cerámica Mushashiya Jindaiji-Gama. Allí podemos elegir entre tres diferentes experiencias para hacer un objeto original de cerámica, ya sea un plato, un vaso, una taza o una figura.

– La más fácil y rápida es rakuyaki, que consiste en seleccionar uno de los cientos de artículos que tienen en el taller, pintarlo y esperar veinte minutos mientras se termina de cocer en un horno.

– La segunda opción es honyaki, que es similar a la primera pero la forma de tratar la pieza después de pintarla la hace más duradera. El inconveniente es que la pieza tardará una semana en estar lista, aunque la envían a cualquier lugar de Japón.

– Como tercera opción tenemos tebineri, donde podemos crear una pieza a mano hecha de arcilla y pintarla a nuestro gusto antes de ser horneada. Esta es la opción más larga ya que la pieza tarda aproximadamente un mes en estar lista, pero también se puede enviar a cualquier lugar del país.

Los precios varían según la experiencia elegida pero se trata de una experiencia única para recordar la visita a Jindaiji con souvenir original y hecho a mano.

Allí mismo también podemos comprar multitud de productos de cerámica hechos a mano ya preparados para llevar a casa, como tazas, vasos, platos, piezas para reposar los palillos, y otras decoraciones de estilo japonés.

Los Yokai de Jindaiji

Otro de los lugares peculiares de la zona es una tienda llamada Kitaro Chaya donde se pueden encontrar todo tipo de artículos relacionados con el manga Gegege no Kitaro.

Tanto la tienda como los alrededores están decorados con la atmósfera del manga, donde tienen especial protagonismo los yokai, unas peculiares criaturas del ambiente japonés.

Recomiendo visitar la tienda aunque no conozcamos o no seamos seguidores del manga -como es mi caso- ya que la decoración es muy curiosa y divertida. El local, aparte de tienda de merchandising, también cuenta con una exhibición sobre el mundo Yokai en la segunda planta y una cafetería donde los platos y la decoración están inspirados en la saga.

Otros lugares de interés

– Cementerio de mascotas Jindaiji: Se trata de uno de los muchos cementerios de mascotas que hay en Japón y el más grande de Tokio.
Por un alquiler mensual, los dueños de las mascotas disponen de una pequeña estantería donde colocar las urnas con las cenizas de sus mascotas así como fotografías, amuletos y placas e incluso latas de comida y los juguetes preferidos.

– Jardín Botánico Jindai: En los alrededores se encuentra un jardín botánico con más de 100.000 especies de plantas y árboles que se pueden disfrutar dependiendo de las diferentes estaciones del año. Durante el otoño es especialmente espectacular porque se trata del jardín de rosas más grande de Tokio, con una exhibición de más de 5000 rosas en flor.

Pero también se pueden contemplar los ciruelos, cerezos y glicinas en primavera, las azaleas y peonías en verano y una multitud de especies tropicales y subtropicales durante todo el año.

– Onsen Yumori no Sato: es el perfecto ejemplo para demostrar que se puede disfrutar de la experiencia de las aguas termales sin salir de Tokio.
Se encuentra a 7 minutos a pie desde el templo Jindaiji y tiene una atmósfera totalmente tradicional donde ofrecen multitud de servicios de relajación e incluso un restaurante.

La experiencia de aguas terminales consiste en tres diferentes zonas, una interior y dos exteriores y el agua es oscura, casi negra, una característica de las aguas termales de Tokio.

¿Cómo llegar a Jindaiji?

La manera más conveniente de llegar al templo de Jindaiji es en autobús desde las estaciones de tren de Chofu, Tsusujigaoka, Mitaka y Kichijoji.

Personalmente recomiendo utilizar el autobús desde Kichijoji ya que es una estación de la compañía JR y a la que se puede acceder con el JR Pass el billete de autobús hasta Jindaiji no está incluido en el pase

La parada de los autobuses que va hacia Jindaiji se encuentran en la puerta de la tienda Don Quijote que hay en la salida sur de la estación de Kichijoji en la plataforma número 6. Desde allí podemos coger los autobuses 吉04吉06 吉14 y dependiendo del autobús que cojamos tendremos que bajarnos en diferentes paradas: si cogemos el 吉04 nos bajaremos en la parada Jindaiji, si utilizamos el 吉06 nos bajaremos en Jindaiji iriguchi (a 7 minutos a pie del templo) o si por el contrario nos hemos montado en el 吉14 tendremos que bajarnos en Jindaiji Shogakko.

Adicionalmente la ruta de estos tres autobuses también pasa muy cerca de la entrada del museo Ghibli por lo que es realmente conveniente combinar ambas visitas en el mismo días. La parada de autobús se encuentra a tres minutos a pie del museo y se llama Myojo Gakuen Iriguchi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *