Desde los inicios, el ser humano siempre ha intentado buscar respuestas o razones para aquellas situaciones o fenómenos en los que era complicado aplicar la lógica. Para explicar aquellas cosas que escapaban al entendimiento racional, se han creado leyendas y mitos que han perdurado durante siglos. Historias cuyos personajes son seres fantásticos o extraordinarios, dioses, héroes y monstruos. En Japón, muchas de estas historias tienen como protagonistas a los yokai, unas criaturas sobrenaturales que habitan en la frontera del mundo real e irreal.

ilustracion de un samurai atacando a un esqueleto gigante
Utagawa Kuniyoshi’s Mitsukuni defies the skeleton spectre conjured up by Princess Takiyasha (1845–46). © Trustees of the British Museum

Los yokai y su origen en Japón

Un yokai es una existencia misteriosa, un fenómeno que va más allá del entendimiento humano y que solamente puede ser explicado por la existencia de una entidad sobrenatural. Forman parte de la tradición y cultura de Japón, especialmente arraigada en los pequeños pueblos y aldeas, donde van pasando de generación en generación. Estos monstruos navegan en ese confuso límite entre la realidad y la ficción, entre la convicción y la incredulidad, entre el bien y el mal.

El diccionario Kojien (広辞苑), uno de los más prestigiosos de Japón, recoge la siguiente definición de yokai:

Yokai】
Un fenómeno u objeto extraño que no puede ser dilucidado por el conocimiento humano. 
Monstruo.

En otras palabras, cuando sucedía algo extraño que la mente humana no podía entender, se lo atribuían a los actos de los yokai. Quizás esto puede resultar difícil de comprender hoy en día, ya que vivimos rodeados de tecnología y tenemos acceso a cualquier tipo de información en tan sólo unos segundos. Por eso, para entender el contexto del origen de los yokai es necesario remontarse al Japón de hace unos siglos:

Imagínate en medio de la noche, en un camino poco iluminado de un pequeño pueblo perdido en una zona rural de Japón. Estás en una época en la que la tecnología no existe y la única fuente de noticias proviene de comerciantes que llegan de ciudades lejanas y de los comentarios y rumores que se extienden por la región. Es una lluviosa noche de verano, tan silenciosa que puedes escuchar tu propia respiración. De repente, sientes un soplo de aire frío en tu nuca y algo golpea tu pierna, pero te giras y no ves a nadie, en ese camino no hay nadie más aparte de ti.

Es probable que a día de hoy existan explicaciones científicas para este fenómeno. Pero en el Japón rural de hace unos cientos de años, la única manera que tenían de argumentar este tipo de sucesos era creyendo en la existencia de los yokai. Y poco a poco estas criaturas empezaron a formar parte de la vida cotidiana, de la tradición y de la cultura del país.

Actualmente, la creencia sobre los yokai está tan arraigada en la sociedad japonesa y se ha convertido en algo tan normal, que incluso a día de hoy siguen siendo los protagonistas de los sucesos inexplicables.

¿Dónde habitan los yokai de Japón? ¿Cuándo se manifiestan?

El origen de los yokai tiene sus raíces en el sintoísmo y sus conceptos, incluyendo el animismo y la adoración a la naturaleza. La religión sintoísta es la más antigua de Japón, y su nombre en japonés, shinto (神道) significa “el camino de los dioses”. Se basa en la adoración de los dioses (kami 神, en japonés) y según sus creencias, éstos se encuentran en todos lados, tanto en la naturaleza como en los seres animados e inanimados.

ilustracion del desfile nocturno de los 100 demonios
Hyakki Yakō (百鬼夜行) por Kawanabe Kyōsai, British Museum. Dominio público

Por esta razón, los yokai se hallan justo en la frontera entre el mundo real y divino. En ocasiones habitan en lugares de la naturaleza que son considerados sagrados según el sintoísmo: montañas, bosques, ríos… ya que prefieren evitar el contacto con los humanos y vivir aislados. Pero hay otros yokai que viven en armonía con nuestro mundo y se ocultan en lugares y objetos cotidianos de Japón. Un ejemplo de esto son los tsukumogami (付喪神), un tipo de yokai que se manifiestan en objetos antiguos.

Como ya he mencionado antes, los yokai son unos seres que se mueven entre fronteras. Por eso les gusta aparecer durante el crepúsculo, cuando aún no se puede distinguir el día de la noche. También les gustan los días grises, donde los rayos del sol apenas se filtran entre las nubes.

El desfile nocturno de los 100 demonios

En Japón existen numerosas leyendas que hablan sobre desfiles de yokai por las calles de pueblos y ciudades, llamados Hyakki Yagyo (百鬼夜行 – Desfile nocturno de los 100 demonios). Normalmente este evento se produce en cálidas noches de verano y durante la temporada del Obon (お盆), una época del año en la cual los espíritus visitan el mundo de los vivos.

ilustracion de un desfile nocturno de yokai en japon
Ehon saiyuki: hyakki yagyo no zu [The Journey to the West Illustrated: The Night Procession of One Hundred Demons] (triptych) © Kagirohi Art

Según las leyendas, los humanos eran engañados por los yokai para que salieran a la calle durante esas noches. En ese momento, estos monstruos terroríficos aprovechaban para aniquilar a todos aquellos humanos curiosos que se habían acercado a ver el macabro desfile.

De acuerdo al Shugaisho (拾芥抄), una antigua enciclopedia de Japón, los Onmyōji (陰陽師 – practicantes esotéricos y adivinos) pueden predecir los días en los que ocurrirá este evento sobrenatural mediante el zodiaco chino. Y la única forma de mantenerse a salvo durante las noches del desfile de los yokai es permanecer encerrados en las casas.

Los yokai más famosos de Japón

Existen muchos tipos de yokai en Japón. Frecuentemente poseen características animales, aunque otros tienen forma humana. Algunos toman forma de objetos inanimados, mientras que también los hay sin ninguna forma aparente. No todos estos monstruos son igual de peligrosos: existen yokai realmente malvados, otros que simplemente son traviesos y algunos de ellos son benevolentes e incluso traen buena fortuna. La mayoría tienen habilidades espirituales o sobrenaturales que pueden utilizar tanto para hacer el bien, como para hacer el mal.

A continuación te presentamos alguno de los yokai más famosos de Japón, ¿estás preparado?

Oni (鬼): los demonios japoneses

Los oni son los yokai más fuertes, violentos y peligrosos. Su aspecto es similar al de un ogro o demonio, su cuerpo es rojo – en ocasiones azul o verde – tiene cuernos y colmillos y lleva un mazo de hierro. Es uno de los seres sobrenaturales más antiguos y su origen está relacionado con el budismo. En esta religión, los oni son los que custodian las puertas del infierno y vigilan y torturan a los condenados.

Estos yokai son los protagonistas del Setsubun, una festividad de Japón que se celebra a principios de febrero, el día previo al inicio de la primavera según el calendario lunar. Se cree que durante este día, los oni visitan los hogares japoneses. Para ahuyentarlos, entre otras cosas, se decoran las puertas de las casas con cabezas de pescado seco y ramas de acebo.

Tengu (天狗): los guardianes de la montaña

Los tengu (天狗) viven en las profundidades de las montañas y están especialmente vinculados a ellas. Su nombre significa “perro celestial” aunque su aspecto no tiene nada que ver con estos animales. Su cara es roja, tienen una larga nariz y son corpulentos. Se desplazan por el cielo gracias a sus alas y en su mano suelen llevar un abanico de plumas. Los tengu poseen una amplia gama de habilidades mágicas, como por ejemplo la de cambiar el clima según sus necesidades.

Se mueven por la montaña con gran destreza, emitiendo ruidos, susurros, risas o sonidos de tambores que podrían aterrorizar incluso al más valiente. Es especialmente peligroso para los ancianos y los niños ya que disfrutan secuestrando a los más indefensos.

Kappa (河童): los monstruos de los ríos

Los kappa (河童) son uno de los yokai más conocidos de Japón. Incluso se ha llegado a creer en su existencia real, ya que se han encontrado restos momificados de alguna criatura que cumplía las características morfológicas de este ser mitológico. Habitan en lugares de agua dulce y según la religión sintoísta eran considerados las deidades de ríos y lagos. Su aspecto se asemeja al de un anfibio y en ocasiones es representado con un caparazón como el de una tortuga. 

Pero su característica más llamativa es un plato lleno de agua que tienen en su cabeza, el cual se dice que es su fuente de vida. Si el plato se vacía de agua, el kappa morirá. Por eso, la mejor forma para vencerlos es hacer una reverencia delante de ellos. Los kappa son tan corteses que devolverán el saludo, derramando el agua al inclinarse ante ti. Estos monstruos disfrutan espiando e increpando a mujeres. Aunque tienen especial predilección por los bebés, y no precisamente para jugar con ellos sino que se trata de una de sus comidas preferidas. 

Tanuki (狸): los más hábiles del disfraz

El tanuki es un maestro del engaño y un experto en cambiar de forma. Su aspecto original es el de un mapache grande y su atributo más poderoso son sus testículos mágicos, los cuales utiliza para realizar multitud de trucos y cambios de forma. Los testículos del tanuki pueden adaptarse a cualquier necesidad: se convierten en armas, tambores, paraguas e incluso en piscinas o capas para esconderse de sus enemigos. También disfrutan imitando actividades del ser humano, como la bebida, el juego y algunos ritos budistas. Por lo general, estas criaturas disfrutan simplemente gastando bromas, pero no deben subestimarse porque en ocasiones pueden ser peligrosos.

ilustracion de varios tanuki utilizando sus testiculos para pescar
Ilustraciones de tanuki utilizando sus testículos para pescar. Tanuki Fishing in the River (Tanuki no kawagari). © Museum of Fine Arts

Los tanuki son unos yokai muy populares en Japón y hoy en día son un símbolo de buena fortuna para los negocios. Es muy común ver figuras de tanuki con grandes testículos en las puertas de tiendas y restaurantes para atraer la buena suerte. También existe un tanuki real, el mapache japonés, que a pesar de su apariencia similar a un mapache grande, en realidad pertenecen a la familia de los cánidos.

Tsukumogami (付喪神): los objetos que cobran vida

Como ya sabes, el sintoísmo tiene la creencia de que tanto los seres animados como los inanimados tienen un alma. Y precisamente, los tsukumogami son los yokai que se instalan en objetos antiguos y les otorgan el alma. Se cree que un objeto cobra vida cuando cumple 100 años y se puede convertir tanto en un espíritu cordial y que atrae la buena suerte, como en un espíritu malvado y dañino. Este último caso ocurre especialmente si el objeto ha sido maltratado, abandonado o desechado. Hay una leyenda que cuenta que durante el período Heian (794-1192) hubo una limpieza masiva en la ciudad de Kioto y mucha gente se deshizo de objetos antiguos que ya no quería. Estos objetos, al sentirse rechazados y humillados, empezaron a desfilar por las calles de la ciudad para vengarse de las personas que los habían menospreciado.

vista general calle Ichijo Dori en Kioto
Según la leyenda, este desfile de tsukumogami abandonados sucedió en Ichijo Dori (一条通り), una calle de Kioto llena de estatuas de yokai. © Clémentine

Los tsukumogami pueden convertirse en cientos de objetos y artefactos diferentes: utensilios de cocina, herramientas, instrumentos musicales, ropa, libros, muebles… La creencia de que los objetos se convierten en yokai al hacerse viejos sigue vigente aún en día en Japón. Por ejemplo, en algunos lugares se hacen ofrendas a herramientas para que sus espíritus renazcan. Y en otras ocasiones algunos objetos rotos se llevan al santuario para deshacerse de ellos de manera pacífica y que no sean ocupados por yokai malignos.

Yokai y yurei: ¿monstruos? ¿Fantasmas?

Durante siglos se ha estado estudiando y profundizando acerca del folklore japonés y existen algunos investigadores que incluyen a los fantasmas yurei como un subgrupo más dentro de los yokai de Japón. En cambio, otros piensan que se trata de categorías diferentes. Pero lo que sí que parecen tener todos claro es que existe una gran diferencia entre estos seres sobrenaturales.

Los yurei son los espíritus o fantasmas de personas fallecidas y que, por lo general, se aparecen a personas o en lugares concretos por algún asunto que quedó sin resolver durante su vida terrenal. En cambio, los yokai no se consideran espíritus o fantasmas ya que no son almas muertas, sino que siguen vivos pero se mueven en otra dimensión de espacio y tiempo diferente a la nuestra.

Si quieres profundizar más sobre los yurei, también tenemos un artículo específico sobre estos fantasmas de Japón.

Los yokai en el Japón actual

Aunque los yokai están presentes en el arte y la cultura japonesa desde hace cientos de años, experimentaron un gran boom en el período Edo, causado por  el desarrollo de la industria editorial y de autores que investigaron y escribieron sobre estos seres. En Miyoshi, una ciudad de la prefectura de Hiroshima, se encuentra el Miyoshi Mononoke Museum, el primer museo dedicado a los yokai. Este museo alberga gran parte de la colección de Koichi Yumoto, uno de los grandes investigadores y coleccionistas del arte yokai.

Debido a la expansión y exportación de la industria japonesa de los videojuegos, el cine, el anime y el manga, la existencia de los yokai se ha empezado a difundir de forma global en las últimas décadas. El hecho de que estos monstruos sobrenaturales sigan presentes hoy en día se lo debemos en gran parte a Shigeru Mizuki (水木しげる). Se trata de uno de los autores de manga más populares de Japón y dedicó gran parte de sus obras a los yokai.

figuras de gegege no kitaro en el museo de chofu
Los yokai que aparecen en GeGeGe no Kitaro están repartidos por todo Japón

De hecho, la imagen de los yokai que tienen la mayoría de los japoneses en sus cabezas, se ha formado gracias a la serie de manga y anime Gegege no Kitaro (ゲゲゲの鬼太郎), creada por Mizuki. La popularidad de este mangaka y de sus yokai es tan grande en Japón, que existe un museo sobre su vida en Sakaiminato, la ciudad donde creció. Más tarde se mudó a Chofu, una ciudad de Tokio, donde permaneció hasta su muerte. Y allí mismo, muy cerca del templo Jindaiji también hay una tienda-museo relacionado con sus obras.

Además, los yokai tienen una gran influencia en una de las franquicias japonesas que más dinero ingresa a nivel mundial. Sí, estoy hablando de Pokémon. Muchos de estos personajes animados están inspirados en yokai y otras criaturas del folklore japonés. Oni, tengu, kappa, tanuki y decenas de tsukumogami, entre muchos otros yokai más, forman parte de la gran lista de criaturas Pokémon que existen hoy en día.

ilustracion de un yokai y un pokemon
El Pokémon Mawile está inspirado en el yokai Futakuchi-onna

Es incuestionable que los yokai han jugado un papel muy importante en la sociedad japonesa y el desarrollo cultural del país. Existen innumerables yokai, cada uno de ellos con su propia historia, que durante cientos de años se han ido traspasando de padres a hijos, de abuelos a nietos. Quizás algún día, durante una oscura y silenciosa noche del verano japonés, sientas que algo golpea tu pierna y una extraña brisa en tu nuca. Puede ser que encuentres una razón convincente. O tal vez se trate de un yokai travieso que quiere jugar contigo. Creer en su existencia sólo depende de ti.

Lucia Tsujiguchi

Lucia Tsujiguchi

Llegué de Madrid a Tokio en 2017 con dos maletas repletas de sueños por cumplir y una mochila llena de miedos que vencer. Siempre con mi cámara, que me acompaña en cada uno de mis viajes y aventuras. Quiero narrar la verdadera esencia de este país, el Japón que se oculta en la rutina diaria, en los supermercados locales llenos de abuelas japonesas, en los restaurantes sin menú en inglés, en los tesoros escondidos en las zonas rurales, en las pequeñas cosas de las que apenas nos percatamos en nuestro día a día.

2 Comments

  • Avatar Daniel dice:

    Muchas gracias por el artículo y compartir esta info! Es EXCELENTE! En mi opinión es la mejor recopilación-resumen que he leído al respecto. Soy un admirador de la cultura “tengu” y tuve la suerte de poder ir al monte kurama, una experiencia impagable y que se la recomiendo a todos. Así como me sentí en ese momento recorriendo la montaña es como me siento ahora luego de leer el artículo, te dan mas ganas de aprender e indagar al respecto. FELICITACIONES y ojala que se repita! PD: en este momento es la 1am en Argentina, por las dudas antes de irme a dormir mirare de reojo a las mascaras tengu que “por ahora” se han portado muy bien conmigo.

    • Lucia Tsujiguchi Lucia Tsujiguchi dice:

      ¡Muchas gracias a ti por leer el artículo! El monte Kurama está considerado como uno de los lugares espirituales de Kioto y se dice que está habitado por los tengu. Tuvo que ser una experiencia inolvidable caminar por un lugar tan mágico y un recuerdo magnífico de tu viaje a Japón. Esperemos que esas máscaras tengu sigan portándose igual de bien y puedas venir de nuevo para seguir aprendiendo y descubriendo más acerca de la cultura tengu.

Deje un comentario


X