La excursión de un día alrededor de la península de Kunisaki que ofrece la compañía de transportes Oitakotsu es realmente fantástica. No solamente por las atracciones -que ya de por sí son interesantísimas-, sino porque para alguien que desea ver muchas cosas, y quiere tener una idea de la historia y la naturaleza de la prefectura en un corto tiempo, es ideal.

 

Cómo llegar a Kunisaki

A través de la página oficial de Oitakotsu se pueden reservar los billetes y después abonarlos al subir al autobús, que lo llevará por lugares extraordinarios de la prefectura de Oita. Pero antes de eso, usted debe elegir entre dos rutas. Una es la de Yabakei, que lo puede llevar a túneles hechos a mano hace 250 años, la presa Yabakei, casas históricas, un museo de historia, templos, y la atracción principal: el cañón Shin-Yabakei que, debido a la belleza de las coloridas hojas que lo rodean en otoño, es recomendable visitarlo en esa estación del año.
La otra ruta es la de Kunisaki, y esta es la que decidí hacer durante mi estadía en Oita. El “tour arqueoturismo”, como lo autodenomina la compañía, es, de lejos, el más popular. Especialmente si uno tiene un particular interés por el budismo, su arqueología, arte e historia.Ruta a través de Kunisaki, en Oita.
Cuando uno reserva el asiento le llegará un correo electrónico indicando la hora de salida, junto con su confirmación. Si usted parte desde la estación de Oita, debe dirigirse al andén número 2 de la parada de autobuses. Desde allí partirá junto a un grupo de turistas y una guía que contará todo tipo de historias súper interesantes, desde la historia de los templos, hasta recetas de pescados típicos de la zona. De hecho, la guía no dejará de hablar en todo el trayecto. Y si usted también tiene mi “suerte”, le regalará un fragmento de una canción tradicional japonesa enka, interpretada en vivo… y a capella.
Por supuesto, todo esto va a ser en idioma japonés, pero no será un impedimento para que usted pueda disfrutar del tour. De hecho, la misma guía le dará una pequeña guía en inglés que explica un poco sobre cada destino.
Campos de arroz y montañas en la Península de Kunisaki, Oita.

 

Santuario Usa Jingu

La primera parada fue, nada más y nada menos, que el famoso Usa Jingu. Se dice que la historia de este santuario se remonta a sus primeras construcciones, entre el año 708 y 714, y es solamente superado en importancia por el sagrado santuario de Ise, donde únicamente el emperador japonés puede ingresar.Santuario Usa Jingu en Kunisaki, Oita.
No se preocupe; aquí sí lo dejarán entrar, y lo primero que lo recibirá cuando ingrese al Usa Jingu será un torii (ese famoso arco que suele encontrarse en las entradas de los santuarios sintoístas, y que marca la frontera entre lo mundano y lo sagrado). Pero en este caso será un torii muy especial. Si se mira en detalle se podrá observar que tiene formado un techo como el de los templos budistas, y esto se debe a que en Usa Jingu se conmemoran tanto a los kami (espíritus/dioses) sintoístas como a Buda. Un ejemplo particular del sincretismo que se vive en Japón, y un caso único que solamente se pude apreciar en este santuario.Arco torii del Santuario Usa Jingu, en Kunisaki, Oita.

Debo advertir, sin embargo, que así como dije al principio que en esta excursión es posible ver muchas cosas en un sólo día, como muchos se imaginarán, el tiempo que se puede estar en cada lugar es limitado. Y si hay un sitio donde sentí que me hubiera gustado estar más tiempo fue aquí, en Usa Jingu. Arco torii en el santuario Usa Jingu de Kunisaki, Oita.Básicamente porque la magia del lugar invita a relajarse y contemplar cada una de las cosas que lo rodean. En mi experiencia, el sonido del agua corriendo por el arroyo, armonizado con el cantar de los pájaros mientras observaba el verde intenso del musgo abrazando las milenarias rocas fue la mayor atracción.Jardines del santuario Usa Jingu en Kunisaki, Oita.

Fachada del Santuario Usa en Kunisaki, Oita. Exterior del Santuario Usa en Kunisaki, Oita.

Sin duda, el Usa Jingu es uno de los santuarios más “fotogénicos” que he visitado en Japón.

 

 

 

Patrocinado por Prefectura de Oita/Turismo de Oita

Dario Imaz

Dario Imaz

Hace unos siete años arribé a tierras niponas con la ilusión de aprender más sobre su fascinante cultura, y ésta me cautivó de tal manera que decidí dejarlo todo e instalarme aquí definitivamente. En esta serie de encuentros no sólo voy a mostrarte algunos lugares recónditos y otros populares, sino también contarte historias y anécdotas relatadas desde el corazón de este maravilloso país. ¡Bienvenidos a Japón!

Deje un comentario


X