fbpx Skip to main content

Llego decididamente tarde al club de fans de los onsen (温泉 – aguas termales), y Aoni Onsen, situado en los remotos bosques de la región de Aomori (青森), merece todo el crédito por mi reciente conversión a entusiasta de los mismos. Después de vivir en Japón durante dos años y de haber visitado el país en numerosas ocasiones antes de llamarle mi hogar, hasta hace poco, mi comportamiento en el onsen seguía siendo lo suficientemente extraño como para escandalizar a mis, por otra parte, admirablemente educados amigos japoneses. Mi extraño comportamiento en el onsen consistía en sentarme brevemente en el agua durante un minuto antes de saltar fuera, vestirme rápidamente y salir corriendo del lugar como si huyera de mi peor enemigo. Además, mi comportamiento era incomprensible para alguien procedente de Turquía, con su propia y famosa cultura de baños, en la que nos metemos de buen agrado en baños comunes sofocantemente calientes y aceptamos una no tan delicada exfoliación corporal por parte de un extraño que nos limpia como si se le fuera la vida en ello.

Después de Aoni Onsen, tengo una visión totalmente diferente de la experiencia de los baños públicos. Una excursión no parece una excursión si no termina con una visita a un onsen, y ahora busco estos lugares en cada visita a un nuevo destino. El relato de mi conversión comenzó en el otoño de 2020 cuando aproveché el JR Tohoku Rail Pass, el cual está disponible para los residentes extranjeros de Japón por un tiempo limitado. El pase de 5 días de viaje ilimitado en tren (20.000 yenes) ya se compensa con un viaje de ida en Shinkansen desde Tokio a la ciudad de Aomori (el billete normal cuesta 17.470 yenes).

Aoni Onsen: aguas termales japonesas escondidas en los remotos bosques de Aomori

Aomori y toda la región de Tohoku son famosas por sus onsen, y yo necesitaba un día libre de mi ajetreado itinerario centrado en el senderismo para experimentar y fotografiar los famosos colores otoñales de Tohoku. El Aoni Onsen me llamó la atención inicialmente porque aceptaba viajeros en solitario sin cobrarles el precio mínimo de dos personas por habitación, como suelen hacer muchos ryokan y onsen.

Luz matutina en Aoni Onsen
La luz matutina en Aoni Onsen casi me hizo perder el transporte de vuelta.

Aoni Onsen (青荷温泉, también conocido como ランプの宿 Lamp no Yado), fundado en 1929 y situado junto a un arroyo de montaña, no está repleto de numerosos hoteles como muchos de los típicos pueblos onsen. Es un establecimiento independiente escondido en lo más profundo de los atmosféricos bosques de Aomori. Según mi experiencia, la alta concentración establecimientos de onsen en ciudades pequeñas suele provocar un ambiente industrial que resta encanto a unos baños que, de otro modo, serían únicos. Su remota ubicación y la falta de instalaciones e infraestructuras circundantes es lo que hace que la estancia en Aoni Onsen sea una experiencia de baños termales japoneses realmente única.

Además del encanto de las instalaciones, los colores otoñales que se observan desde cada uno de los cuatro baños de Aoni Onsen son una razón por sí sola para visitar este acogedor establecimiento durante la temporada de otoño, que comienza en la segunda mitad de octubre en la región.

El raro privilegio de la desconexión

La estancia en Aoni Onsen requiere cierto compromiso y el privilegio suficiente para poder desconectar del trabajo y las responsabilidades cotidianas, ya que no hay señal telefónica o wifi en la zona. Como si no fuera suficiente, la electricidad es otra comodidad moderna de la que se verá privado. Toda la instalación está iluminada únicamente con lámparas de aceite, lo que da lugar a un ambiente imposible de superar, especialmente por la noche.

A cada huésped se le proporciona un yukata para que lo use durante su estancia. Llevarlo es, por supuesto, opcional, pero la mayoría de los huéspedes lo hacen, lo que contribuye a la ambientación general.

Llegué a Aoni Onsen un día entre semana de finales de octubre. Después de registrarme en mi modesta habitación, comprobé con entusiasmo los cuatro baños antes de decidirme por el Kenroku-no-Yu. La vista de los colores otoñales del bosque de los alrededores era demasiado atractiva para dejarla pasar.

Baño termal en Aoni Onsen
El baño Kenroku-no-Yu de Aoni Onsen tiene grandes ventanales y un pequeño baño exterior que permite experimentar literalmente el “baño en el bosque”.

A medida que se acercaba la noche, el aumento de la actividad del personal del onsen y la gradual animación de los demás huéspedes me alertaron de que se acercaba algo especial: la hora de la cena. En Aoni Onsen se sirven dos comidas: la cena comienza a las 18:00 y el desayuno a las 7:30. Ambos se sirven en un comedor común con mesas bajas donde los huéspedes se sientan en el suelo. La cena es una parte esencial de la experiencia en cualquier estancia en un onsen o ryokan en Japón, y le recomiendo encarecidamente que no se la pierda. La cena suele consistir en verduras de montaña de temporada y pescados de agua dulce. Aunque para mí lo que cuenta es siempre el ambiente, el sabor de la comida en Aoni no es ni mucho menos decepcionante.

Sueños literarios en Aoni Onsen

Sin electricidad y con lámparas de aceite, escondido en un bosque y adyacente a un arroyo de montaña, con huéspedes que llevan yukata y baños de madera abiertos todo el día y la noche: para mí, era un escenario perfecto para igualar el ambiente mágico que el primer Premio Nobel de Literatura de Japón, Yasunari Kawabata, creó para sus lectores en su novela de 1948 “País de la nieve”. La historia de Kawabata se desarrolla en un remoto pueblo japonés de onsen en el norte del país y se centra en la atracción romántica entre un tokiota y una geisha rural.

Durante mis viajes, me gusta jugar a un juego mental en el que intento relacionar los lugares que visito con una historia que haya leído previamente o que haya seleccionado para leer durante mi estancia. El “País de la Nieve” de Kawabata se ajusta perfectamente a mi juego mental en Aoni Onsen, donde cada huésped se convierte en candidato a ser uno de los protagonistas de la historia. Un joven solitario de Tokio, inmerso en su libro de poesía, al que vi durante una pausa para el café antes de la cena, asume rápidamente el papel de caballero tokiota. Pero el papel de geisha es un poco más difícil de asignar, ya que no veo a ninguna otra mujer viajera en solitario y tengo la norma de no asignarme nunca ningún papel en mis historias. Así que me tomo la libertad de modificar la historia de Kawabata para centrarme en la joven poeta de Tokio que intenta encontrar la soledad en los remotos bosques de Aomori.

Baño termal en Aoni Onsen
Aoni Onsen tiene todas las comodidades para que uno se sienta como un personaje de novela o de película.

Mi historia se interrumpe repentinamente cuando me devuelven al mundo real dos huéspedes japoneses que, tras percatarse de que no tengo bebida para acompañar la cena, me pasan amablemente un vaso de agua que han traído para mí desde el comedor. Una de esas cosas que nunca dejan de sorprenderme en Japón son los sutiles gestos de otros huéspedes japoneses que toman la iniciativa de ayudar a los viajeros extranjeros en solitario a desenvolverse en las rutinas, a veces confusas, de los alojamientos tradicionales de estilo japonés. Suelen llevar a cabo su misión de una forma tan sutil y amable que nunca se siente forzada o incómoda y siempre me arranca una sonrisa de agradecimiento.

Cuatro baños con espléndidas vistas

Las primeras horas de la mañana en Aoni Onsen son casi inquietantemente silenciosas y es probable que uno esté solo en uno de los cuatro baños que ofrecen no solo agua relajante, sino también espléndidas vistas de los bosques. Mi favorito es el Kenroku-no-Yu, con sus grandes ventanas que dan al bosque. Las vistas son hipnotizantes a finales de octubre, que es la temporada alta de colores otoñales en la mayor parte de Aomori.

Baño Takimi-no-Yu en Aoni Onsen
Visita matutina al onsen Takimi-no-Yu

Algunos de los baños de Aoni Onsen son mixtos, mientras que otros están separados por sexos. Recomiendo encarecidamente probarlos todos, ya que cada uno ofrece un ambiente único. Mi momento favorito para visitarlos era cerca del amanecer o justo después de la hora de la comida, cuando los baños estaban casi vacíos y la mayoría de los huéspedes todavía se tomaban su tiempo en el comedor.

Si es usted un madrugador como yo, lo mejor es visitar cada baño a primera hora de la mañana para obtener la mejor iluminación y el lujo de tener todo el baño para usted.

Cómo llegar a Lamp no Yado Aoni Onsen

La remota ubicación de Aoni Onsen es lo que lo hace único, pero también difícil de alcanzar a menos que cuente con vehículo privado. Si confías en el transporte público, como hice yo, tendrás que cambiar varias veces de transporte dependiendo de tu punto de partida. La estación de tren más cercana a Aoni Onsen está en Kuroishi (黒石市). Si viajas desde la ciudad de Aomori, puedes tomar la línea JR Ou hasta la estación de Hirosaki (弘前駅), que está conectada con Kuroishi a través de la línea Konan (30 minutos). Desde Kuroishi, tendrás que tomar un autobús (línea Nurugawa) para llegar a la estación de carretera de Nijinoko (虹の湖).

Si tienes la intención de quedarte en Aoni Onsen durante una noche/dos días, como suele hacer la mayoría de la gente, también puedes considerar la compra de un pase de autobús Dosayusa-go, que es válido durante dos días para viajar en autobús entre Kuroishi y Nijinoko y cuesta 700 yenes. Aoni Onsen tiene un servicio de transporte pre programado entre Nijinoko y el onsen. Se puede consultar el último horario del servicio de transporte en la página web de Aoni Onsen.

Tarifas y reservas en Lamp no Yado Aoni Onsen

En Aoni Onsen hay 32 habitaciones de tamaño mediano, así como tres anexos, que suelen ser ocupados por grandes grupos familiares. La arquitectura de madera de los anexos y del edificio principal se integra perfectamente en el bosque circundante. Las tarifas para una sola persona en Aoni Onsen varían entre 11.000 y 13.000 yenes según la temporada, e incluyen el desayuno y la cena. También hay un paquete de visita de un día en el que los visitantes pueden utilizar los baños y almorzar en el comedor por unos 2.000 a 3.500 yenes, según el menú elegido. El onsen aceptaba visitantes en solitario durante mi visita en octubre de 2020 sin cobrar por una habitación doble, pero la última política debe consultarse directamente con Aoni Onsen.

El onsen acepta reservas por teléfono, pero también se puede reservar a través de Rakuten Travel o Booking.com.

Una experiencia única y memorable en un onsen japonés

Aoni Onsen, a pesar de las duras condiciones climáticas de Aomori, también está abierto durante el invierno. Ya puedo imaginar la belleza de toda la zona en invierno. Te recomiendo que elijas tu propia historia y visites Aoni Onsen tanto en otoño como en invierno para vivir una experiencia única de onsen japonés. Si aún no eres un amante de los onsen como yo, estoy segura de que una visita aquí te ayudará a convertirte en uno.

Traducido por Toshiko Sakurai

Burcu Basar

Burcu Basar

I am Burcu. Originally from Istanbul, Turkey and a resident of Tokyo, Japan since 2019. I am currently doing my PhD in Japan in an area which miraculously combines my profession - law, with my passion - national parks. I can often be found in national parks all over Japan where I tend to take too many photos. The two things that I love the most about Japan are its nature and intriguingly dark literature.

https://bizarrejourneys.com

Deje un comentario


X