fbpx Skip to main content

Si estás en Tokio en la víspera de fin de año, el barrio de Oji es donde tienes que estar. Oji es el barrio mágico de los zorros de Kanto y el 31 de diciembre es el día más importante del año para estas criaturas mitológicas. No te asustes cuando te veas rodeado de todos ellos, esta fecha señalada no es el momento para sus habituales trastadas. Es un día para celebrar junto a los seres humanos de forma alegre y pacífica la transición de un año a otro, enfundados en sus mejores galas mientras rinden pleitesía a Inari, y le piden su bendición para la buena fortuna por un año más. Es el día del Kitsune no Gyoretsu (王子狐の行列 – La procesión del zorro).

¿Por qué Oji? Es donde se encuentra su árbol sagrado, el enoki (almez japonés). Una vez reunidos bajo el árbol, adoptan forma humana y se ponen sus más vistosos kimonos. Las campanadas de la medianoche marcan el inicio de una procesión con linternas japonesas de camino hacia el santuario Oji Inari Jinja (王子稲荷神社).

Eso es lo que cuenta la leyenda y servidora escribe estas líneas para confirmar que es absolutamente cierto.

Máscara gigante de zorro en Kitsune no Gyoretsu
Zorros llevando una máscara gigante de zorro.

El enoki, un árbol con historia y no sólo durante la víspera de Año Nuevo

Según la mitología japonesa, Inari (稲荷) es una deidad que suele adoptar forma de zorro que tradicionalmente es considerada como protectora de los cultivos, de los comercios y de la prosperidad en general. Es uno de los dioses más populares y es muy habitual encontrar santuarios dedicados en su honor a lo largo y ancho del país.

El enoki, por su parte, es un árbol con una importante tradición cultural e histórica, considerado sagrado en multitud de santuarios. Además, desde el periodo Edo, también funcionaban como una especie de proto infraestructura al ser plantados a lo largo de los caminos más importantes del país para ir marcando las distancias para los viajeros. Los zorros saben perfectamente que el enoki es el lugar idóneo para empezar su celebración.

Hiroshige Utagawa (歌川広重), uno de los grandes maestros del Ukiyo-e (浮世絵), decidió representar la escena en uno de sus célebres grabados en 1856. El relato y su ilustración fue la inspiración para que en 1993 los habitantes de Oji decidieran llevar a cabo el evento. Hoy en día, el árbol sagrado ya no existe. En su lugar hay un santuario pequeñísimo pero muy cuco, llamado Shozoku Inari Jinja (装束稲荷神社, Santuario Inari del Disfraz), donde los participantes del desfile inician su andadura hacia el santuario Inari.

Puestos callejeros vendiendo máscaras y adornos de zorros durante el Kitsune no Gyoretsu
Que no cunda el pánico entre quienes no vayan preparados de casa, los puestos de la zona tienen todo lo necesario para formar parte de la fiesta.

El encanto del ambiente festivo de Oji, algo único en Tokio en esta fecha

Aunque el Kitsune no Gyoretsu empieza a la medianoche, es conveniente estar por la zona varias horas antes. No sólo para asegurar un buen sitio desde donde verlo bien sino también para disfrutar del ambiente festivo, probar la comida de los distintos puestos y para quien se anime, pintarse la cara o comprar una máscara para “camuflarse” entre los zorros que están de fiesta.

Tratándose de una buena noche de invierno, el sake o el amazake caliente son tus amigos. Sobre todo a la hora de montar guardia a la espera de su paso por la avenida Kita Hon Dori (北本通り). Buena suerte intentando lograr colocarte en el punto de partida en Shozoku Inari Jinja. Yo no logré llegar lo suficientemente pronto y entre la multitud ya agolpada no cabía ni un alfiler.

Puesto callejero de bebidas y comida rápida durante el desfile Kitsune no Gyoretsu
Los comercios de la zona también tienen a punto puestos de comida rápida o bebidas para que nadie pase hambre durante el desfile.

Llegada la medianoche y la celebración del Año Nuevo, exclamando Akemashite omedetō gozaimasu (明けましておめでとうございます, Feliz Año Nuevo), los zorros empiezan a enfilar hacia el Santuario Inari al son de flautas y tambores. Ojo, esta frase sólo se dice una vez llegado el Año Nuevo, hasta el día 31 lo habitual es decir Yoi otoshi o (よいお年を, que tengas un feliz año).

¿Cómo participar en el evento?

El desfile consta de 108 participantes, previo registro a través de la página web oficial del evento. Cualquier ciudadano puede participar al precio de 1000 yenes por persona. En el poco probable caso de que las plazas no estuviesen cubiertas para el inicio del evento, también es posible apuntarse en el momento. Pero no contéis con ello y mejor apuntaros cuanto antes: se trata del evento más popular del barrio y con cada año que pasa, se va haciendo más y más conocido entre la población.

Una pequeña escultura de zorro
El invitado de honor

Para quienes deseen formar parte oficial del evento, es obligatorio llevar kimono. No yukata, jinbei o disfraces de guerreros. Es una gala para recibir el Año Nuevo y la indumentaria debe obrar en consecuencia. Asimismo, hay que llevar el maquillaje tradicional de zorro, o bien de casa o bien pagando 500 yenes para realizarlo antes del desfile.

Los momentos finales del Kitsune no Gyoretsu

Una vez alcanzado el Santuario Oji Inari Jinja (王子稲荷神社), aproximadamente en torno a las 00:45-01:00, los zorros empiezan a subir las escaleras del templo para llevar cabo la parte final del evento.

Al lado del templo se encuentra el recinto donde se lleva a cabo el Kagura (神楽), una danza ritual shinto en honor a los dioses que en este caso sirve para saludar la entrada del Año Nuevo.

Recinto del Kagura
La bienvenida al Año Nuevo se celebra llevando a cabo una danza ritual

Y esto es to… no, espera. Ya es la madrugada del día 1. Esto significa que ya que estás aquí, lo suyo es aprovechar y realizar la primera visita a un templo o santuario del año, práctica llamada Hatsumode (初詣).

La mayoría de los asistentes al desfile aprovecha la oportunidad para hacer su primera visita del año en el santuario Oji Inari Jinja.

Para finalizar, un interesante video que muestra el desarrollo del Kitsune no Gyoretsu así como el ambiente general de la noche:

¿Cómo llegar al Kitsune no Gyoretsu?

Las zonas principales donde se lleva a cabo el evento se encuentran a escasos minutos a pie de la estación de Oji (王子駅). Se puede acceder por tren en la línea Keihin-Tohoku de JR o por la línea Namboku de Tokyo Metro. Alternativamente, también es posible llegar a la parada Oji Ekimae de la línea de tranvía Toden-Arakawa. La página web de los organizadores del desfile está en japonés pero hay enlaces a los folletos informativos en inglés.

Oji es un barrio adorable que merece ser visitado en cualquier momento del año. Pero si aún no lo habéis hecho y el 31 de diciembre os pilla en la capital nipona, aquí tenéis la oportunidad perfecta de saludar el año nuevo de la mano del floklore tradicional japonés que a la vez supone algo singular dentro de lo que ofrece Tokio para el fin de año.

Nota: Debido al COVID-19, el desfile de fin de año 2020 ha sido suspendido.

Toshiko Sakurai

Toshiko Sakurai

Disparo (¡con mi cámara!), luego existo. Pinto con luz y junto letras como buenamente puedo. Llegué a Tokio desde Barcelona en otoño de 2017 y desde entonces me dedico a capturar rincones de la ciudad a bordo de mi bicicleta. Cuando no llevo la cámara encima, acostumbro desafiar la ortodoxia culinaria mezclando estilos de todos los lugares donde he vivido.

Deje un comentario


X