fbpx Skip to main content

El Zen (禅) es probablemente uno de los términos japoneses más ilustres que han conquistado occidente. Sinónimo de descanso para algunos o bienestar para otros, el Zen se originó en una rama japonesa del budismo Mahayana centrado en la meditación.

Ceremonia del té en el templo Iou-ji

La ceremonia del té japonés no es estrictamente parte de la meditación, que generalmente pide a sus participantes concentrarse en un punto físico en particular. Igualmente, este ritual nos ayuda a romper con los problemas del mundo exterior al crear un aura de calma durante la preparación del té. Es un protocolo para ser respetado.

La ceremonia del té transmite paz y tranquilidad
La ceremonia del té crea un clima de paz.

El anfitrión del templo Iou-ji (医王寺) me recibió en un día lluvioso. El templo fue diseñado siguiendo el estilo de la arquitectura tradicional japonesa, y su carácter acogedor se observa incluso entre la lluvia torrencial. Puedes envolverte de varios olores como el de la paja del tatami, y descansar tus ojos gracias a la suavidad de la luz a través de las puertas deslizantes shoji (障子) e alegrar tu corazón con el jardín lleno de fuentes de agua y pequeñas cascadas. Ahora es hora de descansar y satisfacer tu paladar.

Té matcha y wagashi en una ceremonia del té
El matcha y el wagashi durante una ceremonia del té.

El té matcha tarda varios minutos en prepararse siguiendo un protocolo para respetar a los invitados. Después de verter unas cucharadas de té de polvo de matcha en el fondo de un tazón de cerámica, se añaden unos cucharadas pequeñas de agua caliente. Luego, se agita vigorosamente hacia abajo con un chasen (茶筅), un pequeño batidor de bambú específico para este fin. El tamaño de las burbujas en la superficie del té nos muestra la calidad de la preparación del anfitrión: cuanto más pequeñas son, más suave será la textura. Para mejorar la amargura del té matcha se sirve junto un wagashi (和菓子 – dulce japonés) que encaja perfectamente con el té.

El dulce japonés que me sirvieron aquí estaba hecho de castañas, una de las especialidades locales en la prefectura de Gifu. Con un sabor fuerte pero delicado y una textura que se derrite sin ser suave, es uno de los mejores compañeros de matcha que he encontrado hasta ahora.

Después de finalizar la ceremonia bebiendo todo el té sin dejar ningún rastro en el tazón, tal y como dice el protocolo, pasé a una sala de oración para continuar este dulce momento. El monje encargado del templo me ayudó a quemar un incienso mientras recitaba una breve oración, no necesariamente relacionada con la práctica de religión y sincretismo. Esta mentalidad es específica del archipiélago japonés y no importa mezclar prácticas o creencias; Todo lo anterior es un recuerdo físico y espiritual.

Decoraciones de un templo de meditación zen
Campanas tradicionales con el agua de la lluvia.

El clima lluvioso permaneció durante esa experiencia pero no me molestó en absoluto. Al contrario, nos dio una atmósfera muy diferente que encajaba perfectamente con la meditación Zen. La lluvia me ofreció momentos preciosos en el Iou-ji, como el tintineo del agua cayendo por las campanas tradicionales del jardín.

El guía durante mi vista en el Iou-ji, para hacer meditación zen
El guía turístico de la ciudad de Nakatsugawa me ofreció la bienvenida más cordial y amable con paciencia y pasión para responder a todas mis preguntas específicas sobre la ceremonia del té.

Experimenta el Zazen en el templo Zensho-ji

Después del prólogo de la ceremonia del té, era el momento de practicar la meditación. El Zazen (座禅) es una postura de meditación sentada del budismo Zen, particularmente conocida en Occidente por las escuelas Soto y Rinzai. El prefijo za significa “sentado” y el sufijo zen es “meditación”. Por lo tanto, Zazen es la meditación sentada que se refiere a una postura que Buda adoptaba durante sus meditaciones.

Una práctica de Zazen dura entre 30 y 60 minutos. Se realiza en un dojo (道場) o, más específicamente, en una sala de meditación llamada zendo (禅堂). El Zazen se alterna con la meditación kinhin (経行), que consiste andar diez minutos mientras se medita. Tradicionalmente, el comienzo de la meditación se anunciaba con el sonido de tres campanas, llamado shijosho (止静鐘). El final se anunciaba también con las triples campanas, llamado hozensho (放禅鐘). Antes y después de la sesión sentados en un zafu (座蒲 – cojín de meditación), tenemos que saludar a nuestros compañeros y el maestro siguiendo el estilo gassho (合掌), presionando las dos manos e inclinándose ante tu zafu.

Las posiciones más comunes para sentarse en el zafu son: la posición del lotus completa (kekkahuza – 結跏趺坐), la posición de medio loto (hankahuza – 半跏趺坐), la posición birmana (con las piernas cruzadas) o seiza (静座), y una postura arrodillada ya sea en el zafu o en un banco pequeño. Estas diferentes posturas, que a veces pueden ser dolorosas para los principiantes, se pueden practicar sentándose en una silla o colocando un cojín cuadrado detrás de la espalda baja para ayudar a mantener la curvatura natural de la columna vertebral.

La práctica puede diferir en algunos puntos dependiendo de las escuelas. En la Soto, los asientos miran hacia la pared del zendo durante la práctica y la caminata kinhin se realiza a una velocidad muy lenta. La práctica shikantaza (只管打坐) no tiene objetivo, es cuestión de “simplemente sentarse” y observar la situación. En la escuela Rinzai, se sientan frente al pasillo central y la caminata kinhin se realiza a una velocidad rápida. Además, la persona que medita se focaliza en un kōan (公案 – una breve discusión durante la meditación Zen). Durante el Zazen, no usan sistemáticamente el palo kyosaku que golpea los hombros del meditador en caso de dormirse o de no estar concentrado, como podemos ver en esta meditación Zen en Hamamatsu.

Puedes practicar Zazen desde unas unas horas hasta un día en el zazenkai. Un retiro de meditación te ofrece la oportunidad para practicar Zazen unas diez horas en un día: se llama sesshin (接心).

Practicando una meditación Zen en Nakatsugawa
Realizando una práctica de meditación Zen en Nakatsugawa.

La recepción que me dieron en el templo Zensho-ji (善昌寺) fue acogedora; no tienes que temer hacer una mala práctica o sentir intimidación si eres un novato en la meditación Zen.

Allí, tras probar varias posturas, mis dolores y mis inadecuadas poses se revelaron. Un maestro del templo de Zensho-ji me recordó la rectitud de mi espalda, la inclinación de mi cabeza y el ritmo de mi respiración al evitarme con golpes de palo kyosaku. Unos pocos minutos son suficientes para tomar conciencia de estos defectos que son difíciles de ver a diario y, por lo tanto, el cuerpo se bloquea constantemente sin enviar necesariamente señales de angustia.

Poses de meditación zen con el maestro en el templo Zensho-ji
Tras realizar mi práctica de meditación Zen con mi maestro.

Curso de caligrafía shuuji en el templo Kofuku-ji

A pocos pasos del Zensho-ji, el templo Kofuku-ji (高福寺) ofrece una iniciación al shuuji (習字) para aprender la caligrafía japonesa. El monje a cargo de este templo y su esposa de habla inglesa me dieron la bienvenida con una explicación de historia del templo. Luego, una breve oración con un mantra cantado y murmurado con el que podía sentir vibraciones poderosas en lo más profundo de mi ser.

El taller consiste en escribir tu nombre en kanji, que es uno de los sistemas de escritura japoneses compuestos por sinogramas. Me ofrecieron ocho signos, cuatro por cada sílaba de mi primer nombre, Léo. Para la sílaba “lé” elegí el signo 零 que significa cero, y para “o” elegí 央 que significa centro o medio. Después de una breve explicación entre sonrisas y curiosidad (ya que mi conocimiento era algo inesperado) me pidieron que procediera a realizar el primer paso: frotar una barra sumi (墨 – tinta) en un suzuri (硯 – tintero) para hacer la tinta negra necesaria.

Después de varios minutos de fricción, la lección realmente comenzaba. Me explicaron los correctos ejercicios y las reglas básicas de escritura, como líneas verticales dibujadas de abajo hacia arriba y líneas horizontales de izquierda a derecha; este último es un poco más complicado para un zurdo.

Escribiendo mi nombre con la caligrafía japonesa
Las normas de escritura japonesa pueden ser un poco más complicadas para un zurdo.

Después de practicar varias líneas de prueba guiadas para ganar confianza, el maestro gradualmente iba dejándome solo hasta casi completar los trazos de carácter sin ayuda. Para los puntos difíciles y la memoria gestual, puso su mano en mi mano para hacerme entender todas las sutilezas diferentes de la presión y la velocidad de escritura que son necesarias para la elegancia y la delicadeza, o, a veces, me daba pistas con un gesto para una ejecución digna de mi nombre.

Esta experiencia Zen en Iou-ji, Zensho-ji y Kofuku-ji fue momento realmente inolvidable, único y privilegiado. Una mañana no son suficientes para sumergirse verdaderamente en la meditación profunda. Pero una introducción como esta te llenará tus cinco sentidos a través del descubrimiento de estas tres actividades en tales condiciones.

Artículo patrocinado por la ciudad de Nakatsugawa

Deje un comentario


X