fbpx Skip to main content

En la cultura del Japón tradicional, las montañas siempre han tenido una conexión profundamente espiritual con la gente. Hay tanta belleza como misterio en las montañas boscosas de Japón, donde se cree que habitan millones de dioses reconocidos por la religión sintoísta. Incluso si no eres creyente, el regalo que nos otorga la naturaleza es un remedio para aquellos que están agotados por la situación actual.

Las montañas japonesas son un regalo para las personas

Con eso en mente, tenía mucho sentido que mi familia y yo nos retiráramos a las montañas de Shizuoka para descansar de la rutina que se vive en el área metropolitana de Tokio durante una pandemia. Nuestro destino era Hamamatsu, una ciudad ubicada en las exuberantes montañas hasta el Océano Pacífico, a lo largo de las orillas norte y este del lago Hamana, el décimo lago más grande de Japón. El Tokaido Shinkansen pasa por la estación de Hamamatsu. Este tren pasa por Tokio y Kioto, además de tener una distancia de 90 y 60 minutos respectivamente. Así pues, Hamamatsu es una excelente alternativa a los destinos turísticos típicos.

Alquila una gran casa tradicional japonesa en Atagoya

Nuestro “campamento base” era Atagoya, una kominka (una casa tradicional renovada) construida hace unos 100 años. Atagoya ha funcionado como residencia y restaurante, pero ahora es un refugio para familias o grupos de hasta 15 personas.

Atagoya, una kominka en el Japón tradicional en Hamamatsu

Michio Hayashi, el propietario, nos hizo un recorrido por la casa. Incluye un enorme ofuro (baño) de ciprés lo suficientemente grande para dos, un proyector LCD en el que puedes ver Netflix, Hulu y otros servicios online sin cargo adicional. Por si no fuera poco, en el piso superior hay un dormitorio de tatami con suficiente espacio y ropa de cama para acomodar a todos los miembros de tu grupo. Hay otros espacios para sentarse y relajarse tanto en el interior como en el exterior, incluida una zona con barbacoa detrás de la casa y una luminosa sala de estar con cómodos sofás para estirarse. También hay una cocina grande para poder preparar comidas en grupo y un refrigerador de tamaño completo puede almacenar toda la comida y bebida que necesitas para unas vacaciones de fin de semana largo.

El ofuro de cirpés de la casa kominka

Si Atagoya se considera una joya, la zona en la que se ubica sería su corona. Al otro lado de la carretera, el río Atago desciende con sus de aguas cristalinas desde las alturas de las montañas. El agua poco profunda y la corriente relativamente suave hacen de este lugar un lugar perfecto para nadar en los meses más cálidos del año. Además, hay una ducha al aire libre cerca de la barbacoa para quienes quieran aprovecharla.

Pero incluso a principios de la primavera, el área es un refugio refrescante, perfecto para dar largos paseos, descansar o explorar los alrededores. Aunque mi familia no es muy madrugadora, no tuve ningún problema en convencerlos de hacer un paseo matutino conmigo justo después del amanecer para disfrutar de nuestro entorno natural.

Akihasan Hongu Akiha Jinja y su conexión samurái

No muy lejos de Atagoya se encuentran dos de los principales sitios espirituales de Hamamatsu, muy distintos entre ellos pero igual de impresionantes. Nuestro primer destino fue Akihasan Hongu Akiha Jinja (秋葉山本宮秋葉神社), al que me referiré como Akiha Jinja a partir de ahora. Es el santuario principal que consagra al dios de la protección contra el fuego. Ubicado en el extremo sur de las montañas Akaishi, en la zona superior del río Tenryu, es frecuentado por peregrinos que buscan protección y control del fuego.

Es posible que hayas notado que los kanji de Akiha son los mismos que se usan en el nombre de un lugar popular en Tokio, Akihabara (秋葉原). Esto se debe a que una de las ramas de este santuario principal se construyó allí en la Era Meiji para que los habitantes de Tokio oraran por protección contra los incendios que comúnmente devastaban la ciudad (más tarde se trasladó al barrio de Taito).

El templo de Akiha en Hamamatsu

Hay un santuario en la base del monte Akiha, pero el espectáculo se puede ver en el santuario superior donde está consagrado el kami. Nos acercamos hasta ese santuario desde el estacionamiento, pasamos por debajo de una enorme puerta torii de metal y subimos unas escaleras a través de un bosque de cedros antiguos. El camino empinado y algo traicionero, así que me impresionó la determinación de los antiguos peregrinos de escalar la montaña para llegar a pie al santuario superior. Hoy en día, el sendero que conecta el santuario superior e inferior es una ruta de senderismo popular que dura aproximadamente dos horas y asciende unos 750 metros de altitud.

El santuario Akiha, en el Japón tradicional
La Puerta del Santuario de Akiha Jinja es la última estructura original construida en el Período Edo. | Foto de Akihasan Hongu Akiha Jinja

Cerca de la parte superior de las escaleras, Inuzuka-san, uno de los sacerdotes del santuario, se unió al grupo para darnos una visita guiada. Debido a la pandemia de COVID, el chozuya común (la sala de purificación que se encuentra a la entrada de los santuarios sintoístas) no estaba activo. Como alternativa, y tal vez como un guiño al fuego kami consagrado en esta zona, los visitantes pueden golpear un pedernal, creando así una chispa de fuego que simboliza la purificación, al igual que el agua.

El santuario principal de Akiha Jinja.

Debido a que el dios del santuario es poderoso, los samuráis solían venir a rezar aquí antes de entrar en combate. Después de la batalla, regresarían para pagar un tributo monetario u ofrecer armas y otros objetos en su posesión al espíritu del lugar. En consecuencia, Akiha Jinja alberga una colección de espadas katana y otras armas samuráis que harían llorar de alegría a un aficionado a la historia de la guerra japonesa. Entre su colección se encuentra una katana propiedad de Daimyo Takeda Shingen, el mismo “Tigre de Kai”, y otras piezas increíbles del Período Kamakura (1185-1333) que se consideran Bienes Culturales Importantes de Japón.

Unas katanas únicas en el santuario Akiha
Una espada rara del período Kamakura es parte de la colección de armas del santuario Akiha Jinja.

Uno de los mejores momentos para visitar Akiha Jinja para disfrutar una experiencia del Japón tradicional es en diciembre, cuando celebran el festival anual del fuego Himatsuri. La noche del 16 de diciembre se realizan tres danzas tradicionales, utilizando el arco, la espada y el fuego. Antes de los bailes, valientes voluntarios sostienen los tradicionales fuegos artificiales japoneses mientras disparan imponentes lluvias de chispas y largas llamas en el aire.

Danza del fuego en el festival del fuego Himatsuri | Foto de Akihasan Hongu Akiha Jinja

Una experiencia zen japonesa tradicional en el templo Hoko-ji

Si bien el Himatsuri es una experiencia emocionante que puedes experimentar en este santuario japonés, en el templo Hoko-ji encontrarás otro tipo de vivencias.

Para llegar hasta el templo, tendrás que andar por un camino boscoso desde un estacionamiento, parecido al de Akiha Jinja. Mientras caminas, tendrás la sensación de que cientos de ojos te observan… y ¡es verdad! Más de 500 estatuas de piedra de discípulos budistas se encuentran en varios lugares a lo largo del camino; se dice que si miras con atención, encontrarás uno que se parezca a ti. Muchas de las estatuas son lo suficientemente antiguas como para haber sobrevivido el incendio que destruyó la mayor parte del templo en 1887, pero algunas de ellas se han agregado recientemente. El sacerdote Noriyama-san que nos guió a través del templo señaló en broma que el número de discípulos aumentaba regularmente a medida que aparecían nuevas estatuas en los terrenos del templo.

Visitando el templo Hoku-ji para ver el Japón tradicional

El Templo Hoko-ji también es conocido como un lugar para orar por protección contra el fuego, pero por diferentes razones que Akiha Jinja. El incendio que destruyó el templo en 1887 salvó solo dos edificios, uno de los cuales es el memorial de una figura legendaria conocida como Hansobo. Hace más de 1.300 años, se dice que Hansobo ayudó al maestro zen que fundó el templo a sobrevivir a una tormenta cruzando el mar en su camino a casa desde China. Así que la reputación de Hansobo ya era la de un protector, pero cuando su edificio conmemorativo sobrevivió milagrosamente a la destrucción en llamas, su reputación como protector del fuego quedó consagrada.

Además de los hermosos alrededores del templo y su increíble arquitectura, Hoko-ji tiene dos experiencias inusuales que lo hacen atractivo para aquellos que sienten curiosidad por el budismo zen.

El templo alberga una experiencia de meditación Zazen que dura aproximadamente una hora. Dirigido para los principiantes, un amable monje explica los conceptos básicos de la meditación Zazen, incluyendo cómo sentarse y meditar. El período de meditación en sí es de aproximadamente 15 minutos, durante el cual los participantes son supervisados por un monje que empuña un “palo alentador” de madera (según él dijo). Si alguien pierde la concentración o se queda dormido durante la meditación, el monje le da una fuerte palmada en el medio de la espalda para que vuelva a enfocarse. Nuestro instructor comentó, entre risas, que golpea a los participantes con aproximadamente un 3% de la fuerza de los golpes que recibió durante su entrenamiento, que a veces le dejaban la espalda magullada y ensangrentada después de un largo día de “ánimo”.

Monje budista con el palo animador durante la práctica de zen
Los participantes que pierden el enfoque durante la meditación Zazen son “animados” con un golpe de palo de madera.

Otra experiencia zen disponible en Hoko-ji es shojin ryori. Consiste en comer la comida vegana de los monjes budistas y el personal que vive en los terrenos del templo. Incluso para aquellos amantes de la carne, el templo tiene su especialidad. ¿Estás familiarizado con la “hamburguesa imposible” como alternativa vegetariana a las hamburguesas? Bueno, Hoko-ji sirve su equivalente, el “unagi imposible”. Sí, este plato comparte la apariencia, la textura y el sabor de la famosa anguila asada del lago Hamana en una salsa dulce. Pero en realidad esta hecha completamente a base de plantas. También hay un “sashimi” hecho con konyaku, sazonado con cebolla verde y salsa de soja. Juraría que se ve y sabe a atún de aleta amarilla hamachi. Junto con arroz, encurtidos y sopa de miso, se sirven seis platos diferentes que van desde las “carnes” vegetales hasta verduras estándar y tofu. Es quizás una de las formas más deliciosas de experimentar el budismo zen que tendrás en Japón.

Haz tu propia salsa de soja en Meijiya Shoyu

Para nuestra próxima experiencia en el Japón tradicional, regresamos a la ciudad de Hamamatsu. En un tranquilo vecindario, a unos 10 minutos a pie de la estación Hamakita, Meijiya Shoyu ha mantenido vivo el arte tradicional de hacer salsa de soja desde 1875. Hoy en día, aproximadamente el 99% de la salsa de soja fabricada en Japón se elabora en recipientes estériles de acero inoxidable. Sin embargo, la salsa de soja es un alimento fermentado con la ayuda de bacterias vivas y moho que prosperan mejor en los barriles de madera kioke en los que se elaboraba tradicionalmente la salsa de soja. La mezcla de bacterias beneficiosas da a esta salsa de soja un sabor único y complejo que no se puede obtener en las grandes producciones.

La antigua fábrica de Meijiya Shoyu
Meijiya Shoyu es una fábrica que elabora salsa de soja tradicional en barriles de madera fermentados durante un año y medio.

Tal y como nos explicó el maestro, la salsa de soja es un producto hecho solo con soja, trigo, sal, agua y un agente fermentador llamado koji. Si bien cada ingrediente debe ser de alta calidad (todos los ingredientes de Meijiya son locales excepto la sal, que proviene de las aguas de Australia y el Golfo de México), las bacterias que viven en los barriles y dentro de las paredes de la propia fábrica son responsables del indescriptible sabor umami de su salsa de soja. Los ingredientes se fermentan en el barril durante un año y medio, lo que les da mucho tiempo para mezclarse con las bacterias que infunden los sabores únicos en la salsa.

En Meijiya también pudimos vivir la experiencia de realizar los pasos finales para producir una botella de salsa de soja. Empezamos presionando la salsa del moromi semisólida fermentada a través de varias capas de tela. Recogimos tres capas de moromi envueltas en una tela ligera en una prensa manual; la fábrica haría esto con trescientas capas a la vez. Presionando con todo nuestro peso varias veces, finalmente extrajimos alrededor de 100 ml de salsa de soja rica y espesa. El maestro sacó un bloque de tofu frío para que cada uno de nosotros pudiéramos sazonarlo con nuestra salsa de soja hecha a mano.

“Impresionante” es la mejor forma de describir esta salsa de soja. A diferencia de las industriales, añejadas entre tres y seis meses, los sabores son más profundos y complejos.

La salsa moromi semisolida entre telas

La fábrica también tiene una pequeña tienda donde puedes comprar productos como salsa tonkatsu y otros tipos de salsa de soja. También se incluye un recorrido por la fábrica en la experiencia, pero asegúrate de no comer natto antes del recorrido (la bacteria natto arruina las bacterias koji que viven en la fábrica) y haz una reserva con al menos 10 días de anticipación.

Hamamatsu: la capital de la gyoza en Japón

Mientras estábamos en la ciudad, decidimos disfrutar de otra de las tradiciones especiales de Hamatsu: comer gyoza. Los restaurantes de gyoza comenzaron a aparecer en Hamamatsu en el Período Taisho de principios del siglo XX y se extendieron como la pólvora. Actualmente, se sirve gyozas en más de 300 establecimientos en Hamamatsu. En 2020, Hamamatsu se convirtió en la ciudad con el mayor consumo de gyoza en Japón, superando a Utsunomiya en la prefectura de Tochigi como la “capital de la gyoza en Japón”. Para los amantes incondicionales de las gyoza, la Hamamatsu Gyoza Society ofrece el “mapa de las gyoza de Hamamatsu” que muestra 190 restaurantes. No recomiendo probarlos todos en un solo viaje, pero puedes probar diferentes gyoza en el Festival anual de la gyoza, que generalmente se lleva a cabo en noviembre, si el coronavirus lo permite.

Con tantos restaurantes de gyoza para elegir, fuimos a lo grande. Ishimatsu Gyoza ha sido el favorito de los residentes de Hamamatsu desde 1953 y tiene un espacioso restaurante principal cerca de Meijiya Shoyu. Al entrar por la puerta, verás la gran pared de tableros shikishi con autógrafos y buenos deseos de celebridades y sabrás que has llegado al lugar correcto.

Las gyoza se sirven en forma circular, su forma después de ser fritas en la sartén. El agujero central está relleno por un montón de brotes de soja salteados, que se dice que va bien con las gyoza. Llena un plato pequeño con salsa de soja y un chorrito de aceite de chile para mojar, y pruébalo. Mi hija y yo compartimos un plato de veinte, y nos las comimos tan rápidamente que podríamos haber comido más. También probamos un plato de albóndigas hervidas con salsa ponzu picante y un poco de arroz frito para completar la comida. Probé las gyoza mientras visitaba la antigua capital de la gyoza de Japón, Utsunomiya, y no me parecieron tan impresionantes, pero la gyoza de Hamamatsu vale la pena.

Desde tradiciones espirituales hasta culinarias, Hamamatsu ofrece muchas experiencias interesantes a un itinerario típico de Japón. El clima de Hamamatsu es normalmente templado y excelente para realizar actividades al aire libre. Si viajas con la familia, asegúrate de leer mi artículo sobre cómo disfrutar de unas vacaciones familiares en Hamamatsu, que cubre una serie de otros lugares y experiencias increíbles que aún no he mencionado.

Agrega Hamamatsu a tu experiencia en Japón

Hamamatsu está cerca de Tokio y Kioto en tren bala. Así pues, es una buena idea añadirlo en tu itinerario si te hospedas en cualquiera de esas ciudades. Si estás utilizando el Japan Rail Pass, una parada en Hamamatsu entre Tokio y Kioto no te costará literalmente nada.

Patrocinado por la ciudad de Hamamatsu
Traducido por Maria Peñascal

Todd Fong

Todd Fong

Freelance writer, photographer, and mentor. Japan-based, Oaktown (Oakland, California) born. Freelance writing and photography work includes Lonely Planet, Voyapon, Metropolis Japan, and several regional tourism websites around Japan.

www.peraperapera.net/

Deje un comentario


X