fbpx Skip to main content

Tengo un pequeño secreto que confesar. Cuando mi hijo era pequeño, le regalé un juguete de trenes japoneses de la compañía Tomy. Era demasiado pequeño para construirlo él mismo, así pues le diseñé una vía y le dejé jugar con el tren. ¿Cuál es el secreto? Que probablemente disfruté más yo montándolo que él jugando. Cada vez que viajábamos a Japón le compraba piezas nuevas para diseñar vías cada vez más complicadas.

En realidad existen muchos aficionados a los trenes y Japón es un paraíso para ellos. Hay tantas variaciones de este modo de transporte: lento y rápido, viejo y moderno. Hay incluso el ekiben (駅弁), una fiambrera que se vende en las estaciones para degustarla dentro del tren.

En un reciente viaje en el área de la ciudad Semboku en la prefectura de Akita, tuve la oportunidad de montar en dos trenes japoneses emblemáticos. Diferentes entre ellos, pero únicos en su manera.

El shinkansen Komachi, más rápido que la velocidad del… ¿arroz?

El shinkansen Komachi en una estación de Japón
El shinkansen Komachi, uno de los trenes japoneses que llegan hasta la prefectura de Akita.

Con su rojo brillante y su perfil elegante pensarás que este tren se llama “carmesí brillante”. Pero realmente es Komachi, nombre el cual proviene de una famosa poetisa de Akita y también comparte apodo con una famosa marca de arroz de Akita. Aunque ni los poetas ni el arroz evoca sentimientos de velocidad, el moderno Komachi puede alcanzar los 320 km por hora. Es por eso que harás el viaje de Tokio hasta Akita en menos de 3 horas.

El shinkansen Komachi viaja en una alta velocidad
El moderno Komachi puede alcanzar los 320 km por hora haciendo el viaje de Tokio hasta Akita en menos de 3 horas.

Pero hay una trampa. La línea del shinkansen de Akita se construyó a partir de las vías estándares que aún tienen cruces de peatones y carreteras, como una línea local de pasajeros. Por razones de seguridad, la velocidad entre la estación de Morioka y la ciudad de Akita está limitada a 130 km por hora. Y, por supuesto, eso está genial ya que al bajar la velocidad permite disfrutar del asombroso escenario de Akita.

Muchos de los trenes japoneses Komachi están acoplados a los modernos trenes de Hayabusa entre Tokio y Morioka. Desde Morioka los trenes se separan, con 7 coches del tren Komachi yendo hacia Akita y 10 coches verdes turquesa de tren Hayabusa yendo a la isla norteña de Hokkaido.

Los trenes japoneses pueden ser muy veloces, como el shikansen
La línea del shinkansen de Akita se construyó a partir de las vías estándares que aún tienen cruces de peatones y carreteras.

Con mucho espacio para las piernas, asientos reclinatorios y enchufes para cada viajero, las 3 horas de viaje hasta Semboku con el tren japonés Komachi es completamente cómodo y práctico.

Akita Nairiku: uno de los nostálgicos trenes japoneses con un escenario magnífico

Una linea de trenes japoneses locales en Akita

Si tomas el shinkansen Komachi hasta la estación de Kakunodate en Akita, puedes cambiar directamente a la línea Akita Nairiku cuando quieras experimentar un shock cultural con un tren.

La línea Nairiku es una línea de uno o dos vagones, en su mayoría de una sola vía, que serpentea a través del satoyama (里山) de Akita, el área entre laderas de las montañas y abundantes tierras agrícolas productoras de arroz. A lo largo del camino hasta llegar el destino final de Takanosu, dependiendo de la estación, la línea Nairiku cruza puentes preciosos encima de ríos salvajes, infinitos campos de arroz y bosques con los impresionantes colores otoñales.

El precioso follaje otoñal a lo largo de la línea de Tren Nairiku en la Prefectura de Akita
La naturaleza que rodea la línea Nairiku es simplemente impresionante | Fotografías ofrecidas por Semboku City Rural Experience Promotion Council

Yo viajé en invierno y el día que tomé el Nairiku atravesé una enorme explanada nevada flanqueada por montañas cubiertas de nieve. El brillante cielo azul contrastaba con la blanca nieve, cautivándome a mí y a todos los turistas taiwaneses del tren.

Escenario nevado a lo largo de la línea de tren Nairiku en Akita.
El paisaje nevado invernal de la prefectura de Akita

El tren que había tomado se llamaba “el tren del perro”, por su decoración interior relacionada con la raza de perro típica de Akita. Imágenes de cachorros de Akita decoraban las paredes del tren e incluso la tapicería de tela de los asientos tenía un patrón de perro (con una aparición esporádica de osos, no me preguntéis el porqué).

Trenes japoneses con decoración perruna
El tren está repleto de fotografías de la raza japonesa de Akita.

La compañía ferroviaria se refiere a la línea Nairiku como el “tren sonriente” y es fácil ver la razón. Toda la experiencia, desde el sentimiento nostálgico del tren hasta la decoración de los perritos adorables pasando por las asombrosas vistas del exterior, hacen que sea imposible no sonreír durante el viaje.

La mayoría de las líneas tiene una sola vía en sentido único, lo cual significa que de vez en cuanto los trenes paran y esperan en la estación para que otro tren en dirección opuesta pase. Esta espera simplemente es parte del encanto del tren: el viaje en sí mismo es la destinación.

Aunque hay más de 90 km de vías de la línea Nairiku, solo tuve la ocasión de viajar unas pocas paradas hasta descender para conducir hasta el lago Tazawa. En la parada donde me bajé, alguien había esculpido una versión local de la estatua tokiota de Hachiko con nieve fresca. Otra razón para sonreír en el “tren sonriente”.

Replica de la estatua de Hachiko a la estación de la línea de tren Akita Nairiku.
El Hachiko de Akita esculpido con nieve

¿Cómo llegar hasta la línea del tren Nairiku?

Primero tienes que tomar el shinkansen Komachi desde Tokio hasta la estación de Kakunodate, con una duración de 3 horas. Si tienes el Japan Rail Pass puedes usarlo por esta parte del viaje, así podrás ahorrarte la parte más cara del transporte.

En la estación de Kakunodate, simplemente haz transbordo a la línea Nairiku, la cual tiene un número limitado de trenes viajando, a veces solo uno por hora. Hay varias paradas en el camino hasta Takanosu y depende de la estación, quizás querrás bajar y visitar algunas estaciones. Aparte de la preciosa nieve que recubre el escenario de invierno, es interesante ver los famosos cerezos en flor en Kakunodate en primavera, los campos de arroz en verano y montañas llenas de color en otoño.

Patrocinado por la ciudad de Semboku 
Traducido por Maria Peñascal

Todd Fong

Todd Fong

Freelance writer, photographer, and mentor. Japan-based, Oaktown (Oakland, California) born. Freelance writing and photography work includes Lonely Planet, Voyapon, Metropolis Japan, and several regional tourism websites around Japan.

www.peraperapera.net/

Deje un comentario


X