La Prefectura de Toyama (富山県) tiene una característica geográfica inusual: el mar y las montañas están separados tan sólo por unos pocos kilómetros. La encantadora Bahía de Toyama (富山湾), una de las “bahías más hermosas del mundo”, permite visitar las montañas cubiertas de nieve apenas unos minutos después de abandonar sus playas.

Si los turistas se sienten atraídos por la belleza de la Bahía de Toyama, las montañas atraerán su sentido de la aventura. Albergan siglos de tradición y paisajes impresionantes.

Camino hacia el Templo Nisseki

Después de alquilar una bicicleta en la estación de Kamiichi (上市駅) en la ciudad de Kamiichi (上市町), era hora de partir hacia nuestro primer destino: el Templo Nisseki (日石寺).

Nos esperábamos duras subidas con la bicicleta ya que íbamos dirección a las montañas. Pero nuestros esfuerzos fueron recompensados ​ya que los paisajes eran majestuosos: los campos de arroz, los bosques y las montañas generaban preciosas imágenes que parecían ser cuadros pintados. Y estas vistas de postales cambiaban a medida que íbamos avanzando.

Ya adentrados en del bosque nos encontramos pequeños y preciosos santuarios rodeados de vegetación intensa. ¡El ambiente tranquilo y místico del Templo Nisseki nos estaba esperando!

Antes, nos recibió el Santuario Shinmei. A los pies del Monte Tsurugi (剱岳), se encuentra la fuente de agua del manantial Shiroyama que ha sido utilizada por los lugareños durante siglos.

Con el tiempo, el manantial se ha convertido en un santuario donde los locales y visitantes pueden llenar sus botellas de agua directamente de la fuente haciendo una ofrenda de 10 yenes para llenar dos botellas (hasta 2 litros).

Nos dimos cuenta que valía la pena escalar la montaña porque el agua era fresca y pura, y… ¡estábamos a punto de llegar al Templo Nisseki!

Visitando el Templo Nisseki en Toyama

El Templo Nisseki fue fundado en el año 725 y pertenece a la Escuela Budista Shingon. Rodeado de montañas, este templo está formado por varios edificios que parecen no haber cambiado durante siglos. Una verdadera inmersión en plena tradición budista japonesa.

Sin embargo, el edificio principal del Templo Nisseki fue víctima de dos incendios que lo consumieron por completo. Los monjes se opusieron a los bomberos cuando vinieron a extinguirlos porque el agua fría podría crear un choque térmico que podía partir la enorme estatua del Dios del fuego Acalathe, ubicada en el templo principal.

Así pues, esta es la parte más importante del templo: una inmensa estatua del Dios del fuego Acalathe cortada en la roca, que es toda una pared del templo.

Si quieres, durante tu visita puedes aprender los ritos del Templo Nisseki y descubrir el tipo de budismo que practican.

Mi experiencia fue la siguiente: primero, oramos en el templo principal, observamos la estatua y memorizamos cada detalle. Luego nos dirigimos a otro edificio y trazamos el contorno de la estatua en una hoja siguiendo líneas pre-dibujadas con la ayuda de un pincel de caligrafía.

A continuación, escribimos en la hoja nuestro nombre junto con un deseo. El ritual no termina aquí, ya que después esta hoja se quemará durante un ritual y las cenizas se incluirán en un amuleto que recibiría a través de un envío.

Descubre la gastronomía vegana de los monjes budistas

Los monjes budistas comen una dieta estrictamente vegana que no utiliza carne, huevo ni leche. Un restaurante ubicado a lo largo de la calle Oiwa Monzen ofrece la cocina para aquellos que desean probarlo.

He comido en restaurantes veganos antes, pero esta fue la mejor comida vegana que he probado en mi vida. Para crear este menú, se utilizan muchas verduras de temporada recogidas de las montañas, y todas me revelaron nuevos y sorprendentes sabores. Incluso el tofu con sésamo se derretía en la boca y el resultado fue exquisito.

El menú del día incluía un pequeño tazón de somen (素麺), fideos muy finos en un caldo caliente. El menú era perfecto para calentarme ese día de otoño.

Yatsuo, una ciudad antigua con tradición

Era hora de devolver nuestras bicicletas, pero todavía había cosas por descubrir en las montañas de la Prefectura de Toyama. Nuestro próximo destino era el pueblo de Yatsuo (八尾町).

Durante el período Edo, este pueblo prosperó produciendo papel y seda. Hoy en día, es conocido por el Festival Hikiyama de Ecchu Yatsuo que se celebra el 3 de mayo de cada año. Un museo registra la historia del festival y almacena los enormes mikoshi (神輿), santuarios portátiles que salen solo para el festival.

Un Hikiyama altamente decorado era un símbolo de la prosperidad de la cultura mercantil de Yatsuo, y debe ser todo un espectáculo en la primavera cuando estos Hikiyama se pasean.

Debido a que las calles empedradas de Yatsuo son muy tradicionales, es agradable caminar tranquilamente por ellas y descubrir las delicias locales y los tesoros que se encuentran en las pequeñas tiendas.

Por ejemplo, hay una pequeña tienda de ropa hecha a mano con viejos kimonos. Una ingeniosa forma de reciclaje da nacimiento a piezas únicas llenas de encanto.

Dormir, entre montañas, en un ryokan de Toyama

Ya que hay mucho por hacer en las montañas de Toyama, podría ser una buena idea pasar la noche allí. El Tsurugi Koizuki Ryokan, en Kamiichi, ofrece habitaciones de lujo con vistas de las montañas.

Las habitaciones tradicionales japonesas con tatami (畳) y futon (布団) son amplias y muy agradables. Pero hay una opción alternativa para los visitantes que prefieren dormir en una cama occidental; las habitaciones de estilo occidental también están disponibles.

Después de un agotador día de caminata y ciclismo, las aguas calientes del onsen (温泉) en el ryokan (旅館) son especialmente relajantes. Las aguas termales al aire libre son particularmente agradables, especialmente cuando hace frío afuera. Cuando tengas la posibilidad de ir a uno, deja que su cuerpo se relaje en las cálidas aguas mientras sientes una brisa fresca en tu cara. Experimentarás una típica experiencia japonesa de placer que recordarás durante mucho tiempo.

La cena servida en Tsurugi Koizuki es absolutamente deliciosa. Compuesta por especialidades de la Prefectura de Toyama, incluyen sashimi (刺身) de pescado y gambas, incluyendo las famosas gambas blancas típicas de Toyama que se sirven con arroz.

Para finalizar, un consejo: si no te importa comer comida salada por la mañana, prueba el ramen negro disponible en el bufé de desayuno. La sopa negra de este ramen es una especialidad de Toyama y se encuentra entre los mejores ramen de todo Japón.

Descubre la ciudad de Toyama

La ciudad de Toyama se encuentra entre la Bahía de Toyama y los Alpes del norte de Japón, a pocos minutos de las playas y las estaciones de esquí. Conectado por el Shinkansen (新幹線, tren bala japonés), el acceso desde cualquier lugar es fácil y puede visitar el resto de la prefectura utilizando la ciudad de Toyama como base. Con abundantes templos y museos, la ciudad de Toyama es una ciudad culturalmente rica.

El Toyama Glass Art Museum es un edificio llamativo que fue diseñado por el famoso arquitecto Kengo Kuma.

Se usaron materiales refrescantes como el vidrio y el acero para el exterior del edificio, mientras que el interior se diseñó principalmente con madera, que a la vez crea un ambiente cálido y acogedor.

Si visitas el museo, seguramente te encontrarás con muchos estudiantes que estudian en el ambiente tranquilo del museo y la biblioteca. Además, una sección completa del edificio está dedicada al estudio del vidrio que ocupa varios pisos. El museo tiene su propia colección permanente y presenta exposiciones temporales que cambian regularmente.

Descubrí que el vidrio es todo un universo, una forma de arte que puede ir de lo práctico a lo experimental. La visita me resultó fascinante.

La ciudad tiene otras perlas ocultas relacionadas con el mundo del arte. En la parte superior del Toyama Prefectural Museum of Art and Design  se encuentra el Onomatopoeia Rooftop Garden, que ofrece una hermosa vista panorámica de la ciudad de Toyama. Es un parque basado en el tema de la onomatopeya, rebozando de creatividad y diversión.

Por si eso no fuera poco, al mismo tiempo, puedes disfrutar de una magnífica vista del parque Kansui desde este jardín. Cuando el clima está despejado, las montañas nevadas también son visibles en el horizonte: la cordillera Tateyama, una vista característica de Toyama, cubierta de nieve.

El parque Kansui, a diez minutos a pie de la estación de Toyama, es uno de los lugares más atractivos para disfrutar en Toyama. Tanto por su puente como por sus increíbles cascadas, personas de todas las edades vienen a disfrutar de un día soleado o una hermosa puesta de sol en el parque.

Y también hay un Starbucks notable en este parque. Con su ubicación y vistas del canal, es conocido como uno de los Starbucks más hermosos del mundo.

¿Dónde podemos alquilar una bicicleta?

・ Centro de información turística de Kamiichi.
・ Horario: 9:00 – 16:00.
・ Cuota: 1,000 yenes (500 yenes será reembolsado.)
・ Bicicletas de montaña también están disponibles para alquilar.

Si quieres saber más sobre la prefectura de Toyama, descubre el antiguo pueblo de Gokayama y pasea en bicicleta por su famosa bahía.

Patrocinado por La Prefectura de Toyama

Joachim Ducos

Joachim Ducos

Passionné par le cinéma japonais, j'ai voulu découvrir la vie quotidienne de ce pays que je ne connaissais qu'à travers la fiction. En 2017 je quittais ma France natale pour poser mes valises à Tokyo sans savoir que j'y resterai si longtemps. Après presque deux années à poursuivre mes activités de photographe et de vidéaste en parcourant l'archipel japonais, le Japon exerce toujours sur moi une mystérieuse fascination qui me pousse à vouloir en explorer chaque recoin.

tokidokiyuki.fr/

Deje un comentario


X