Kanto Turismo

Akabane: un día en barrio norteño de Tokio

Calle exterior en la zona de ichibangai

A veces, las casualidades brindan oportunidades increíbles. Mi visita en Akabane (赤羽) fue cosa del destino, ya que durante mi primer estancia en Japón no me había planteado ir hasta allí. Pero, casualmente, una amiga vivía en ese barrio y me invitó a pasar un día con ella. Y así, pude descubrir Akabane, una zona de Tokio con pequeñas joyas ocultas.

Akabane queda en la zona más norteña de la gran ciudad de Tokio. Realmente, es el último barrio antes de llegar a la Prefectura de Saitama, así que es un enlace directo para aquellos que tengan que ir a la capital nipona.

Si bien es cierto que queda un poco lejos de toda la urbe tokiota, por aquel entonces yo vivía cerca del barrio de Adachi (足立区). Así pues no dudé dos veces en visitarlo. ¡Y suerte que lo hice!

Un poco de historia

La funcionalidad del barrio ha ido cambiando al largo de los años. Durante el Período Edo, esta área era mucho más activa, ya que era una estación de descanso de la ruta Nikko Kaido, una ruta importante en los tiempos del shogunato Tokugawa que enlazaba Edo ( la ciudad de Tokio) con el santuario Toshogu de Nikko.

Actualmente, como ya he mencionado, Akabane es uno de los grandes enlaces entre Tokio y Saitama. Además, desde que se inauguró la estación de Akabane (赤羽駅) en 1885, la gente solo está de paso, así que no hay mucha gente que se pare para a ver los detalles que esconde el barrio.

Mi día en Akabane

Cuando me bajé del tren, en la estación JR de Akabane, la primera sensación que tuve es que ese barrio no parece ser de la metrópolis de Tokio. Sus calles y su ambiente me recuerdan a otras ciudades más pequeñas, con sus centros de ocio personalizados. Mi amiga me esperaba allí, y nos dirigimos a nuestra primera parada.

Cat Café

Para empezar, fuimos a un cat café del barrio, Goma. A diferencia de los otros cat café que he visto en Tokio, este está ubicado en unos bajos de una casa dentro de la zona del barrio más residencial. Y, lo mejor, ¡es que trabaja como protectora de gatos!

Ubicado a unos 15 minutos de la estación JR de Akabane, rescatan gatos callejeros y los cuidan. Para poder obtener ingresos, tienen una sala grande para que la gente los pueda visitar. Además, si te gusta algún gato y tienes permiso de residencia en Japón, puedes llegar a adoptarlo.

Para asegurarse de tener lugar, mejor hacer una reserva previamente. Importante tener en cuenta que el personal apenas habla inglés, pero son muy simpáticos y amigables.

Shotengai de Akabane

De camino a nuestro próximo destino pasamos por Suzuran Shotengai, una calle comercial con una diversidad de tiendas. A destacar, un gran Daiso – donde yo he parado a comprar algunos regalos- y un Okashinomachioka, una tienda de dulces a buen precio.

Cerca del Shotengai hay, ni más ni menos que… ¡una iglesia! Me picó la curiosidad, ya que no se ven muchas por Japón. La Catholic Church of Akabane está dedicada a la nuestra señora de la Asunción y fue construida después de la Segunda Guerra Mundial. Hay un jardín y el día 15 de agosto, celebran el Santo de María con un festival con conciertos y tiendas en la calle.

El santuario Hachiman de Akabane

En cada barrio me gusta visitar algún templo o santuario. Y el que elegimos en Akabane fue el santuario Hachiman (八幡神社) a 5 minutos a pie de la estación JR de Akabane. Me sorprendió su entorno, ya que este espacio sagrado está al lado de las vías del tren. Sin duda, ¡una representación de la mezcla entre el Japón antiguo y el Japón moderno!

Como curiosidad, ese templo sigue el fengshui y tienen ema (絵馬 – tabla de madera para escribir un deseo y colgarlo en el santuario) y distintos talismanes pintados con un 8, un infinito. Casualmente, hay un grupo de cantantes japoneses, Kanjani-8, que tienen el mismo símbolo. Es por esto que muchos fans de este idol group van hasta este santuario para adquirir los talismanes con dicho símbolo. Nosotras lo visitamos durante la mañana, pero aún así pudimos ver chicas jóvenes rezando.

Tainen-ya y Kobuna Embroidery Shop

Volviendo hacia la estación, decidimos parar en alguna tienda interesante de la zona. La primera fue Kobuna Embroidery Shop, una tienda de parches personalizados.

A tan solo 5 minutos había Tainen-ya, un dagashi-ya (駄菓子屋tienda de dulces) de más de 100 años. Venden productos fabricados en Tokio, pero también tienen de la Prefectura de Miyagi e Iwate, para ayudar a los desperfectos del terremoto de 2011. Hay todo tipo de dulces: tradicional, moderno, manufacturados localmente,… La señora que estaba trabajando en la tienda fue muy amable y puedo decirme algunas palabras en inglés.

Ichibangai en Akabane

Finalmente, llegamos a mi lugar favorito: Ichibangai. Es una zona con calles estrechas y restaurantes ubicada cerca de la salida norte-este de la línea JR de Akabane.

Puede recordar a otras zonas con izakayas de Tokio, pero a mí me robó el corazón. ¿Por qué? Quizás por qué tiene una esencia japonesa del siglo XX que otros lugares en el centro de Tokio están perdiendo.

Además, también tiene un pequeño mercado con más restaurantes en su interior. Toda esa zona recuerda completamente al Período Showa (1926-1989), ya gran parte de esta estética se ha quedado congelada en este barrio.

Allí normalmente la gente va a cenar, pero también hay la opción de comer almuerzo. Una de las mejores opciones es Marumasu-ya (まるます家), un izakaya que abre a las 9:30 de la mañana.

Fuimos un día entre semana y aún así ya había que esperar, pero tuvimos paciencia y comer allí fue toda una experiencia. Eso sí, ni una palabra en inglés, pero pude probar distintos tipos de tapas japonesas que no sabía de su existencia.

La siguiente parada era en Maruken Suisan, famoso por su oden (御田sopa de pescado) y su dashiwari, una copa de sake con caldo de oden. Nunca había probado el oden y me gustó. Lo que tiene de especial esta sopa es que le puedes añadir complementos como huevo, pescado rebozado, verduras… Maruken Suisan, un negocio de 50 años, es extremadamente famoso y siempre está lleno. Y su peculiaridad es que no puedes quedarte allí más de 15 minutos, ya que siempre habrá alguien esperando para ocupar tu lugar.

¿Cómo llegar hasta Akabane?

Para llegar a la zona tienes distintas opciones. Para empezar, la estación de Akabane tiene una gran variedad de líneas JR, Keihin-Tohoku Line, Saikyo Line, Tohoku Main Line, Takasaki Line, Shonan- Shinjuku Line. Cerca, hay la estación de Akabane Iwabuchi, con la Namboku Line, que pertenece a la Tokyo Metro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *