Actividades Alojamiento Patrocinado Shikoku

Las cerámicas de Tobe: una experiencia artesana

Cerámica expuesta en el restaurante Tomi Soba

Ya de camino a Tobe, descubrimos la insignia de la ciudad: ¡las cerámicas de Tobe!

La cerámica japonesa es popular en todo el mudo, pero la ciudad de Tobe, en la prefectura de Ehime (en la isla de Shikoku), expresa su amor por la producción de cerámica en un nivel completamente nuevo.

Ya sea en las calles, restaurantes, museos, tiendas de sake o dentro de los hoteles, encontrarás cerámica de Tobe por todas partes.

Las cerámicas de Tobe en Tomi Soba

El restaurante Tomi Soba es una pequeña casa con ambiente acogedor. Estoy segura que, a primera vista, te costaría identificar ese lugar como restaurante. Al menos, eso nos ocurrió a nosotros: casi lo pasamos de largo si no nos hubiéramos dado cuenta del nombre colgado en la pared de la entrada.

Al entrar lo primero que nos llamó la atención fueron las cerámicas de Tobe expuestas. Mi asombro fue tan grande que casi olvido que había entrado para comer. Estaba realmente admirando las cerámicas exhibidas, que no solo estaban en los estantes, sino que también estaban incrustadas en el suelo.

Nada mas sentamos nos ofrecieron un té, por supuesto, con tazas hechas con las cerámicas de Tobe. Además, todos los utensilios para servir en este restaurante son de fabricación local.

Además de soba, también pedimos sobagaki como postre. Este plato tradicional consiste en harina de soba que se mezcla con agua caliente hasta formar una masa pegajosa. Además de la variante salada, también existe la dulce, que es la que Tomi Soba ofrece. Nosotros comimos sobagaki con anko (judías dulces).

Una experiencia con la cerámica en el Tobecho Togei Sosakukan

Después del almuerzo, nos dirigimos a Tobecho Togei Sosakukan, que está a tan solo unos minutos a pie de Tomi Soba. Queríamos experimentar un arte local e intentar pintar cerámica. Después de todo, no debería ser tan difícil aplicar los colores azul índigo a la cerámica…

Como estaba lloviendo ese día, fuimos los únicos clientes en el Tobecho Togei Sosakukan, por lo que tuvimos la suerte de poderlo hacer todo con calma. La sección de cerámica de Tobe donde puedes escoger un utensilio para pintar es increíble y fue bastante difícil hacer una elección.

Después de viajar mentalmente hasta la cocina de mi casa, decidí optar por decorar y diseñar un plato.

No hay razón para inquietarse si nunca antes has pintado cerámica. Todos los pasos se explicarán allí, ya sea en japonés o en inglés. Después de la explicación, puedes elegir directamente usar los pinceles o hacerlo antes con lápiz.

Para empezar, tienes que elegir un patrón. En el caso de que necesites alguna idea, puedes mirar los libros que se muestran en la tienda o los diseños de antiguos invitados. Y no te preocupes si no estás satisfecho con tu patrón o si cometes un error, las líneas de lápiz van a desaparecer después de que tu cerámica se caliente.

Nos sumergimos tanto en nuestro trabajo que olvidamos por completo el paso del tiempo. Verdaderamente, pintar cerámica tiene un efecto bastante relajante. Una vez terminamos, escribimos nuestra dirección, ya que cuando se termina se enviará hasta tu domicilio en aproximadamente un mes. Eso si, es envío nacional y el precio varia dependiendo de donde vivas.

Cerámica japonesa en Tobeyaki Dento Sangyo Kaikan

Cuando terminamos con nuestra cerámica japonesa nos dirigimos al Tobeyaki Dento Sangyo Kaikan, un museo muy cerca que no solo exhibe la cerámica actual de Tobe, sino también piezas históricas de la ciudad. Además, en ese lugar también rinden homenaje a varios artistas de la cerámica.

Después de comprar los tickets, nos dieron una pequeña pegatina de puntos de colores que podíamos poner en una bola del mundo de cerámica para mostrar nuestro país de origen. Estuve gratamente sorprendida por la cantidad de personas de Europa que ya habían venido, porque ese día éramos los únicos visitantes del museo.

Observamos las obras de cerámica en las que predominaban color índigo, aunque, en algunos casos, también tenían otros colores. Después de pintar nuestros platos en Tobecho Togei Sosakukan con los colores verdosos que deberían volverse azul índigo después de ser calentados, pudimos entender realmente cuánto tiempo se puede tardar creando estas piezas de arte.

De acuerdo con la temporada, hubo una exposición del Hinamatsuri (muñecas japonesas para el día de la niña) en el piso superior.

Cerámica de Tobe en la destilería de sake Kyowa Shuzo

Nuestra siguiente parada fue la Kyowa Shuzo Sake Brewery, una destilería de sake ubicada cerca del museo. Construida a finales de la década de 1860, esta fábrica tradicional de licor tiene su propio café llamado Hatsuyuki. Desafortunadamente ya estaba cerrado cuando llegamos ese día.

Sin embargo, un viaje a la Kyowa Shuzo Sake Brewery vale la pena porque incluso sin realizar un tour por dentro de sus instalaciones puedes probar el delicioso sake de la región de Tobe, Ehime, Shikoku. Para un recorrido, que cuesta 100 yenes por persona, debes hacer una reserva hasta una semana antes.

El café de la fábrica de sake es conocido por su Sake Baumkuchen, que no pudimos probar ese día, pero en su lugar, compramos uno para disfrutarlo más tarde.

Paseando por las cerámicas de Tobe

Antes de regresar al hotel, queríamos pasear por el camino de cerámica de Tobe, que conducía hasta los árboles mikan (mandarina), otra de las especialidades de la prefecutra Ehime, Shikoku.

La cerámica de Tobe está en todo ese camino de 500 metros de largo, lo que le convierte en una experiencia personal. En cada esquina puedes encontrar un nuevo motivo, y nos dimos cuenta de que allí podríamos haber obtenido inspiración para nuestra experiencia con el plato de cerámica.

El camino de la cerámica termina en un mirador, desde el cual se tiene una vista única del paisaje montañoso de Ehime cuando hace buen tiempo. Otro punto a destacar es una pared que se muestra la historia de la cerámica japonesa.

Una noche en el TOBE Auberge Resort

Pasamos la noche en el TOBE Auberge Resort, un hotel que eleva la palabra hospitalidad hasta unos estándares de lujo.

Al llegar nos recibieron con una bebida de nuestra elección en el lobby del resort, que estaba envuelto de una agradable luz de velas. En realidad, creo que “lobby” es una palabra incorrecta para describir ese lugar: los sofás de cuero negro y el oscuro mostrador transmitían un ambiente de un acogedor bar con vistas a un lago.

Luego, nos llevaron a nuestra habitación en una especie de carrito de golf, una característica especial de TOBE Auberge Resort. El complejo no cuenta con habitaciones en el edificio principal, sino que son casas individuales para cada huésped. Y cada una tiene una magnífica vista al lago.

Cuando entramos, la habitación estaba envuelta con el cálido resplandor de las lámparas. Estábamos asombrados. El baño estaba completamente rodeado de un cristal, lo que nos permitió tomar un baño al aire libre con sólo abrir la puerta del balcón. Sentir el agua caliente del baño mientras pasa por tu cabeza la fría brisa de la noche fue una experiencia increíblemente relajante.

Además, los baños de cada una de las casas son individuales. Por lo tanto, es totalmente posible que puedas bañarte al aire libre y unirte en armonía con la naturaleza.

También pudimos encontrar cerámica de Tobe en el mobiliario de la habitación. Después de todo un día artesano, nos hizo sonreír. Tal y como nos dijo un amable miembro del personal del TOBE Auberge, el resort apoya la región y obtiene todos sus productos, desde alimentos hasta muebles, en la prefectura de Ehime.

El restaurante del TOBE Auberge Resort

Otra vez con el carrito de golf, volvimos al edifico principal del TOBE Auberge para cenar en el restaurante del hotel. La sala estaba decorada con el mismo estilo que el lobby, todo de madera oscura, luz cálida y un interior moderno y elegante. Después de todo, pudimos entender por qué el restaurante figura en la Guía Michelin.

Nuestros menús ya nos esperaban cuando llegamos, para que al menos pudiéramos adivinar los nombres de los ocho platos que nos esperaban. Un gran punto a favor del restaurante es que tienen en cuenta las restricciones y solicitudes dietéticas, por lo que mi menú estaba escrito en inglés y contenía solo platos vegetarianos.

Los ingredientes locales y frescos incluyen lo mejor que la región tiene para ofrecer. Un marisco delicioso, preparado sin muchas especias, por lo que el sabor original no se oculta. Por lo contrario, se acompaña de aderezos suaves que enfatizan el aroma picante del pescado.

Uno de los aspectos más destacados fue la carne de wagyu Kuroge, que se servía dentro de una de las cerámicas de Tobe.

La cena se completa con té o café a tu elección, acompañado de un macaron (dulce francés) con sabor a sake.

Además, el desayuno a la mañana siguiente, que también combina productos frescos y locales, fue un punto culminante. Incluía un jugo de naranja muy sabroso y de calidad. El postre, mikan con gelatina de vainilla, fue una combinación increíblemente interesante y fina que endulzó nuestra mañana.

Información útil

Se puede llegar a la ciudad de Tobe en autobús desde el aeropuerto de Matsuyama. Primero, toma el limousine bus desde el aeropuerto de Matsuyama que tardará 25 minutos hasta la estación de Matsuyama-shi. Después, toma el autobús hasta Kumakogen durante 45 minutos.

Las cerámicas de Tobe – El orgullo de la ciudad

Ya sea en las calles de la ciudad, en restaurantes o en el TOBE Auberge Resort, la cerámica japonesa juega un papel importante en la vida cotidiana de los residentes de Tobe.

Compruébalo en primera mano con una visita a Tobe, Ehime, Shikoku en Japón. Disfruta de una magnífica estancia en el TOBE Auberge Resort, diseña en el Tobecho Togei Sosakukan y prueba el Sake Baumkuchen del Kyowa Shuzo Sake Brewery.

Traducido: Maria Peñascal

Patrocinado por la Prefectura de Ehime

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *