fbpx

Cuando llegué a Japón con mi visado Working Holiday, las flores de sakura estaban a punto de florecer. El espectáculo de los cerezos en flor fue muy especial, pero, a la vez, efímero. Y sabía que el año siguiente no podría asistir a este festival de tonos rosados, ya que mi visado justo terminaría en el momento de florecer otra vez. Pero la suerte me sonrió. En febrero de 2020, a un mes de mi partida, descubrí la existencia de los kawazu sakura (河津桜), un tipo de flor del cerezo originaria de la prefectura de Shizuoka que brotan a principios de febrero.

Maria contenta con las flores del cerezo de Matsuda
¡Mi cara de felicidad con los cerezos en flor lo dice todo!

Existen diferentes lugares donde poder ver este tipo de sakura en Japón y yo elegí el Festival de los Cerezos en Flor de Matsuda. Si quieres disfrutar del espectáculo de la flor del cerezo y viajas a Japón durante febrero, no te puedes perder este lugar cerca de Tokio.

El parque Nishihira en Matsuda

Matsuda es un pequeño pueblo ubicado a en la prefectura de Kanagawa, cerca de la ciudad de Odawara y de la zona de Hakone. Allí se encuentra el Parque Nishihira (西平畑公園), una pequeña colina con mucho que ofrecer. Durante todo el año es un parque frecuentado por escuelas y familias ya que ofrece múltiples actividades, como el Furusato, un pequeño ferrocarril de vapor que circula alrededor de la montaña. Sin embargo, el Parque Nishihira también es conocido por sus 360 árboles de kawazu sakura que florecen durante el mes de febrero.

Mi experiencia en el Festival de los Cerezos en Flor de Matsuda

Después una hora de viaje, llegamos a la estación de Shin-Matsuda. Al salir fuimos a un combini cercano para comprar nuestro almuerzo. Yo estaba emocionada y, al mismo tiempo, un poco incrédula. Recientemente había descubierto este tipo de sakura y no podía creer que florecieran tan temprano.

Tras andar 15 minutos orientándome con la ayuda de Google Maps y de carteles que indicaban la dirección del matsuri (祭り- festival), llegamos a un túnel que pasa debajo de una gran carretera. Un vez cruzado, levantamos nuestras cabezas y allí estaba, en lo más bajo de la colina, la entrada del Festival de Cerezos en Flor de Matsuda (まつだ桜まつり). No lo podíamos creer. Efectivamente, ¡había una arboleda rosada que se extendía por toda la pequeña montaña! Pagamos nuestra entrada y emprendimos la subida.

Almorzando entre sakura y flores de colza

Las escaleras estaban adornadas con farolillos rosas que marcaban el camino hacia la zona superior. Las flores de sakura ya mostraban un punto muy avanzado de floración con sus pétalos desprendiéndose. No me podría creer que ya estuvieran tan maduras, ¡estábamos en la última semana de febrero! Pero así es el kawazu sakura, una joya invernal. Además, en esa misma temporada también maduraban las flores de colza. Así que la mezcla del rosa del sakura, el verde de las nuevas hojas y el amarillo de la flor generaba un ambiente inmejorable.

Nuestra ascenso era contemplativo. El color de los árboles era muy intenso y de vez en cuando caía una lluvia de pétalos. Hacia la mitad de nuestra subida, encontramos un banco y aprovechamos para almorzar bajo esta lenta lluvia rosada. Después, seguimos subiendo. La subida es rápida y muy tranquila, no es para nada una excursión complicada.

Flor del cerezo en su punto máximo de floración
La frondosidad de los sakura en el Festival de las Flores del Cerezo de Matsuda

La parte superior del Parque Nishihira

Cuando llegamos a la zona superior de la colina nos encontramos con “la casa de los niños” (こどもの館), un edificio de madera con un techo redondo. Este espacio se puede alquilar para excursiones grupales, pero ese día había muchas muñecas expuestas para el Hina Matsuri y otras decoraciones japonesas. Varios voluntarios estaban trabajando invitando a los visitantes a entrar. ¡Una señora muy amable nos regaló una pieza de origami! En este punto de la colina, pudimos disfrutar de unas magníficas vistas de la ciudad de Matsuda. En días despejados, también se puede ver el Monte Fuji.

En el Festival de los Cerezos en Flor de Matsuda se puede ver el Monte Fuji
Si visitas Matsuda un día despejado, ¡podrás ver el Monte Fuji! © The Wandering Cam

Aún podíamos explorar más zonas del interior de la colina, pero decidimos no ir más allá. Después de hacer muchas fotos y de disfrutar de los alrededores, empezaba a bajar el sol. Durante nuestro descenso, descubrimos que había un pequeño tobogán para bajar entre los árboles. Totalmente recomendable para los niños… ¡Y los adultos!

Imagen en la zona superior del Festival de los Cerezos en Flor de Matsuda
El paisaje de Matsuda con los cerezos, las flores de colza y el tobogán © The Wandering Cam
Información general del Festival de los Cerezos en Flor de Matsuda
Fechas: 8 de febrero – 1 de marzo (Este año 2021 el festival ha sido cancelado por la pandemia del COVID-19)
Horario: 9:00 am – 5:00 pm
Precio: 200 yenes
Estaciones cercanas: Shin-Matsuda Station / Matsuda Station
Hay estacionamiento disponible

¿Cómo llegar hasta el Festival de los cerezos en flor de Matsuda?

La estación de tren más cercana es Shin-Matsuda y se puede llegar con la Odakyu Line (tren directo desde Shinjuku). Se tarda una hora y media aproximadamente. Si dispones del JR Pass puedes tomar el shinkansen Tokaido-Sanyo y viajar hasta Odawara. Allí, puedes cambiar a la Odakyu Line y en total tardarás aproximadamente una hora.

Desde la estación hasta el festival hay unos 15 minutos a pie. El recorrido se puede seguir con unos carteles en la calle que indican la dirección del festival, pero es interesante disponer de internet con Google Maps para no perderse.

También se puede viajar en autobús directo desde Shinjuku, tardando una 1h20min y te deja justo al lado de la colina.

Descubrir el Festival de los Cerezos en Flor de Matsuda fue un regalo antes de partir a mi país. Y no solo fue ver sakura, sino poder conocer este maravilloso lugar rodeado de naturaleza y de tranquilidad.  Sin lugar a dudas, fue la mejor despedida que hubiese podido tener.

Maria Peñascal

Maria Peñascal

Me llamo Maria y soy de la pequeña ciudad de Lleida. Me apasiona aprender sobre la cultura japonesa y los medios audiovisuales. Mi primer viaje a Japón fue en 2018 y en 2019 volví para vivir un año con el visado Working Holidays. Ahora, vivo entre Europa y Japón, con muchas ganas de descubrir lugares recónditos y ¡compartir su esencia con todos vosotros!

2 Comments

Deje un comentario


X