Con una constante lluvia cayendo al exterior de nuestro hotel en Yonago, pensamos que la mejor idea era cambiar nuestros planes para ese día. Por la mañana, estábamos en un taxi alquilado pasando por las laderas del Monte Daisen, de camino a Daisenji, el famoso templo que se encuentra en su bosque. Dado que nuestra otra destinación del día era un museo, pensamos que podríamos reorganizar nuestra planificación. Primero visitar el museo y esperar que la lluvia parase, para poder dar una vuelta más agradable por el templo durante la tarde. Seki-san estaba hablando por teléfono con el personal del templo y, cuando terminó, nos dio las malas noticias. “Está nevando en Daisenji”, dijo. “Y probablemente nevará todo el día”.

Daisen-ji: la antigua fortaleza Shugendo del Oeste

La nieve en el Monte Daisen no es algo inusual en los meses de invierno. Pero durante los últimos días, el tiempo no había estado lo suficientemente frío como para preocuparnos de ello. Si iba a nevar todo el día, no había motivo para alterar nuestros planes, así que fuimos al templo. Nuestro hábil conductor nos llevó, cuidadosamente, por las pendientes resbaladizas, dejándonos en el tramo de escalones ante la primera puerta de madera.

El Monte Daisen se eleva 1729 metros sobre el oeste de la prefectura de Tottori y es un punto de referencia de esta zona, como lo es el Monte Fuji en el este de Japón. Al igual que el Fuji-san, también es una montaña volcánica con una elegante silueta, vista desde ciertos ángulos. El templo Daisenji es el inicio del sendero hasta el Monte Daisen, cuya cima se compone de una cadena de afilados picos, el más accesible el pico Misen, a 1709 metros. En los meses sin nieve, se puede caminar 4 kilómetros desde el
templo hasta el pico Misen. La subida no es fácil, son unas 3 horas y mayoritariamente con escaleras. Durante el invierno, el Monte Daisen tiene algunas de las mejores zonas de esquí del oeste de Japón, no muy lejanas al templo.

El atractivo casi místico del Monte Daisen existe desde hace más de un milenio, cuando los primeros templos fueron construidos por practicantes de Shugendo, una mezcla de budismo, sintoísmo y religiones animistas. Hubo un momento en el que el complejo de Daisenji estaba formado por 160 templos con 3000 “monjes guerreros”. Esto era una fuerza lo suficientemente grande como para hacer que el gobierno de Meiji forzara su cierre en 1875, al sentirse incómodo. Casi tres décadas después, se permitió su reapertura, pero bajo la identificación de templo budista.

Ese día, la “nieve” que caía en Daisenji estaba en un estado entre aguanieve y granizo -húmedo y grueso- por lo que las escaleras eran un peligro, al ser resbaladizas. Subimos los escalones cuidadosamente,asegurándonos de que cada pie estaba colocado firmemente. Finalmente, al llegar a la cima, continuamos hacia el templo para conocer a uno de los sacerdotes. Con una calurosa bienvenida, nos explicó resumidamente la historia del templo, antes de aconsejarnos de no continuar nuestra ruta andando hasta lo más alto del complejo, el santuario Ogamiyana, debido a las condiciones climáticas. Sabias palabras, aunque un poco decepcionantes al acortar nuestra visita, así que descendimos lentamente hasta llegar al taxi. Dentro, la calefacción descongelaba nuestros fríos dedos, ya que pronto sería hora de tomar un helado.

Helado y Shabu Shabu de leche en “El hogar de la leche”

No es fácil imaginar que, al bajar de la nieve, disfrutaríamos de un cono de helado. Pero Daisen es el hogar de Milk no Sato, donde los helado son frescos y deliciosos, y sería de locos saltárnoslo por el clima. Milk no Sato se podría traducir como “El hogar de la leche”, que para muchos residentes en Japón es literalmente la verdad. Milk no Sato está dirigido por la compañía que produce leche Shirobara, conocida en el oeste de Japón, y un elemento básico en los almuerzos escolares en la prefectura de Tottori.

Originalmente construida como una granja lechera, la cooperativa Daisen Dairy and Farming se dio cuenta de que muchos turistas estaban interesados en visitar la granja como parte del viaje a Daisen. Por razones de salud, no es buena idea mezclar el turismo con una granja lechera en funcionamiento. Así que la producción de lácteos se trasladó y Milk no Sato se mantuvo como una atracción turística. El negocio principal de la granja, hoy en día, es ayudar a los granjeros de la cooperativa con la crianza de las vacas lecheras hasta que lleguen a su madurez, momento en que son devueltas a sus granjas de origen de forma permanente.

Milk no Sato (enlace en japonés) tiene una tienda de regalos donde vende alimentos y refrigerios relacionados con los lácteos, incluyendo el famoso helado. Muchas personas se paran aquí para disfrutarlo junto a la impresionante vista del Monte Daisen o del mar de Japón. También hay la opción de hacer distintas actividades como la fabricación de mantequilla o helado, de salchichas u ordeñar vacas. Recordar que algunas están únicamente disponibles en días específicos y se deben reservar previamente. El lugar tiene también un restaurante donde la comida que sirven está hecha con productos locales de Tottori. Ese día, fuimos un restaurante de barbacoa, en el que íbamos a saborear una comida especial de Milk no Sato, el shabu shabu de leche.

Si están familiarizados con el shabu shabu, ya saben que generalmente es una olla caliente que contiene caldo, donde se cocina carne y verduras y se sirve como una sopa. Sin embargo, aquí, en lugar de caldo, se tiene una olla de leche caliente, que se aliña con ingredientes para darle un sabor distinto. El shabu shabu de leche viene con una gran porción de carne de vacuno de Tottori y las verduras típicas del shabu shabu: repollo, champiñones shiitake, zanahorias en rodajas y el nagainegi japonés (cebolletas grandes).

La carne de vacuno se cocina rápidamente a la perfección dentro de la leche caliente. Las verduras también se cuecen a fuego lento en el caldo y se sacan una vez están listas para comer. No puedo decir con certeza si la leche hizo que los demás ingredientes estuvieran deliciosos, pero sí que puedo asegurar que toda la comida fue una forma satisfactoria de calentarse, después del paseo en la nieve en Daisenji, seguido con un cono de helado.

Milk no Sato está cerrado durante los meses de invierno, pero no se preocupen: pueden disfrutar del shabu shabu de leche durante el resto del año.

Museo de la fotografía de Shoji Ueda

Al igual que su estilo, la apariencia externa del museo del fotógrafo Shoji Ueda, diseñado por el galardonado arquitecto Shin Takamatsue, parece minimalista. Solo desde el interior, donde las tres galerías de las obras de Ueda son complementadas con los paisajes de Daisen, se puede apreciar realmente el diseño de este moderno edificio.

Shoji Ueda nació en 1913 en Sakaiminato, lugar de nacimiento compartido con otro famoso artista japonés, Mizuki Shigeru, el ilustrador yokai. Desde los 16 años, cuando recibió su primera cámara, Ueda quedó fascinado con la imagen fija. Siendo adolescente, fundó un club local sobre cámaras con otros tres fotógrafos. Ueda encontró inspiración para su trabajo de distintas exposiciones celebradas en Tokio, donde él fue a la universidad, aunque abrió su propio estudio en Sakaiminato. El fotógrafo sentía un gran amor por el área donde creció y casi todos sus famosos trabajos fueron hechos en Tottori o sus prefecturas vecinas. Es particularmente conocido por sus retratos en blanco y negro, tomados en las dunas arenosas de Tottori, una mezcla de realismo y surrealismo que todavía, hoy en día, fascina al público.

El absoluto minimalismo y la emoción humana del trabajo de Ueda contrastan con las vistas desde su museo homónimo. La ubicación del edificio fue seleccionada en función de los paisajes de los alrededores. Las galerías están separadas por espacios abiertos con estanques tranquilos, dentro de los cuales se puede ver la grandeza del Monte Daisen reflejada en el agua. Ese día la cima del Monte Daisen estaba oscura por las nubes, pero eso le daba una visión dramática. Sentado frente a la ventana, respiré hondo, como si respirara el paisaje enmarcado delante de mí.

Tanto si os gustan los museos como si no, esto no debería ser un factor determinante para visitar este increíble lugar. Como fotógrafo, el trabajo de Ueda me pareció realmente inspirador, pero, más allá de eso, el edificio está diseñado para tener más vistas del Monte Daisen.

Nota: No está permitido hacer fotos en estas galerías. El Museo de Fotografía de Shoji Ueda hizo una excepción para que yo pudiera incluir imágenes en este articulo.

Área Daisen – Dónde alojarse y cómo moverse

Hay muchas opciones de alojamiento alrededor de Daisen. Puedes elegir hoteles en la ciudad de Yoango como el Harvest Inn Yonago, adyacente a la estación de tren. También hay la opción los hoteles frente el mar y ryokans de Kaike Onsen. Pero si queréis hospedaros en la montaña, la mayoría de los turistas optan por el Royal Hotel Daisen. Con sus vistas a la montaña o al mar desde la habitación y la proximidad a muchas de las atracciones turísticas de Daisen, el Royal Hotel Daisen recibe muchos visitantes. Aunque la decoración es un poco anticuada, el servicio sigue siendo impecable y las habitaciones, para los estándares japoneses, son enormes.

Para moverse en Daisen hay varias opciones, incluyendo el Daisen Loop Bus. Este tiene parada en todos los sitios turísticos mencionados en este artículo así como otros, además de populares hoteles. Pueden viajar en taxi para ir a ubicaciones en concreto o pueden alquilarlo para un tour, y sobre esto tenemos un consejo para ahorrar mucho dinero.


Consejo secreto del transporte: Tours con taxi alquilados

Aquí tenéis un increíble consejo para ahorrar dinero para aquellos con pasaportes extranjeros que viajan en familia o en grupo. ¡Pueden reservar un taxi o una furgoneta, con 8 opciones distintas y ahorrar un 60% o más! Por ejemplo, un recorrido de 5 horas que consta de 5 atracciones turísticas en el área de Daisen, por un grupo de 4 personas, costaría unos 31.000 yenes. Pero al ser un turista extranjero se puede reservar por 12.000 yenes. Para un grupo de 9 en un vehículo más grande, el precio normal es de 43.000 yenes, pero con el descuento queda a tan solo 16.000 yenes. El precio por persona y el beneficio de tener un vehículo propio de esta oferta es prácticamente inmejorable.

Pueden ver la información sobre las destinaciones en el sitio web, pero la tarifa especial no se muestra ya que solo está disponible para personas con pasaporte extranjero. Solo tengan en cuenta que el precio será, al menos, un 60% menor de lo que se indica. Pueden llamar a la compañía para reservar el taxi usando el número del centro de interpretación (092-687-8008 dentro de Japón o +81-92-687-8008 desde un número internacional). También pueden visitar el centro de información turística de Yonago-City en la estación de Yonago, y os ayudaran a reservarlo.


Pueden llegar a Yonago y Daisen como yo lo hice: como parte de mi aventura de varios días desde Hiroshima en autobús. También visitando el gran santuario Izumo Taisha y la ciudad de Matsue con su emblemático castillo. La tarifa especial de autobús a Matsue desde Hiroshima es de solo 500 yenes para turistas extranjeros. Pero si prefieren viajar directamente a Yonago desde Hiroshima, esa tarifa de autobús también tiene un descuento a tan solo 2000 yenes. Yoango también tiene un aeropuerto con conexiones a las principales ciudades japonesas e internacionales, incluido Tokio.

Esa noche, volvimos a Hiroshima con un autobús interurbano. El siguiente día empezaba el último tramo de mi aventura, comenzando por una isla en el mar interior de Seto, ¡el hogar de una población de habitantes únicos!

Artículo traducido: Maria Peñascal

Patrocinado por Chugoku Region Tourism Promotion Association / Chugoku District Transport Bureau

Todd Fong

Todd Fong

Photographer, mentor, story teller. Tokyo-based, Oaktown (Oakland, California) born. Recently published "Sheila Kimono Style" photo book (Tokai Educational, 2018). Freelance writing and photography work includes Voyapon , 365 Japan, and PeraPeraPera.net.

www.peraperapera.net/

Deje un comentario


X