Compras Kinki Turismo

Nakazakicho, el barrio bohemio de Osaka

Vista general de una calle de Nakazakicho

Umeda (梅田) es una de las zonas más concurridas de Osaka. Se trata de una colmena gigante de centros comerciales, restaurantes, estaciones de tren laberínticas e importantes empresas que tiene sus sedes en los grandes rascacielos de la zona. Por eso es difícil imaginar que a tan sólo diez minutos a pie de toda esta vorágine de gente, trenes, tiendas y restaurantes se encuentra Nakazakicho (中崎町), el barrio más bohemio de la ciudad de Osaka.

Nakazakicho es una zona tranquila, llena de cafeterías con mucho encanto, galerías de arte y tiendas de productos artesanos hechos a mano. Así pues se trata del lugar perfecto para relajarse después de un ajetreado día de compras por Umeda o para tomar un café tras una larga jornada de trabajo.

Es una zona muy fotogénica y por ello es común encontrarse con grupos de chicas haciéndose fotos para después subirlas a sus redes sociales. En los últimos tiempos se ha convertido en un área popular entre las jóvenes japonesas debido a su atmósfera bohemia y a sus singulares cafeterías.

Un barrio con mucha historia

Llegué a Nakazakicho por primera vez de forma totalmente casual e inesperada, intentando escapar de las bulliciosas calles de Umeda. A simple vista, parecía una zona residencial y tranquila,  pero según iba adentrándome en sus calles me di cuenta de que su atmósfera era muy diferente a otras zonas de Osaka. Un oasis entre rascacielos y edificios modernos que transporta al período Showa (1926-1989) a todo aquel que pasea por su laberinto de callejones llenos de plantas y ropa tendida.

Durante la Segunda Guerra Mundial, gran parte de Japón fue devastada. Osaka fue reducida prácticamente a cenizas debido a los ataques aéreos llevados a cabo por los aliados. Pero, sorprendentemente, una zona de unos 500 metros cuadrados al este de Umeda aguantó el embiste de las bombas que destruyeron la ciudad.

Efectivamente, estoy hablando de Nakazakicho. Hasta hace unos años era una zona ocupada mayoritariamente por gente anciana, que fue heredando las casas en las que han residido sus familias por generaciones desde antes de la guerra. Pero en los últimos años Nakazakicho ha ido evolucionando bajo la influencia de la renovación de Umeda, convirtiéndose en un lugar donde convive lo antiguo con lo moderno. 

Cafés, artesanía y tiendas de segunda mano

Hoy en día, gran parte de los antiguos edificios han sido remodelados y aunque su interior ha sido adaptado a los tiempos modernos, sus estructuras y fachadas han sido reconstruidas y reparadas manteniendo el diseño original de la época Showa.

Muchos de estos edificios dan hogar a cafeterías con mucho encanto, tiendas de segunda mano y talleres de artesanía.

Picco Late: insta-bae en estado puro

La primera vez que recorrí Nakazakicho me sorprendió una larga cola de jóvenes japonesas que estaban esperando en la puerta de una cafetería. La fachada del lugar, con sus tonos blanco y violeta pastel, atrajo mi atención y decidí unirme a las chicas que estaban sentadas en el bordillo de la fachada. Algunas de ellas se entretenían conversando alegremente y otras con sus teléfonos en la mano, consultado redes sociales o haciéndose selfies. 

Mientras esperaba pacientemente mi turno decidí buscar en Google el nombre del lugar. Al instante me aparecieron cientos de fotografías procedentes de Instagram y algunas reseñas en revistas japonesas que califican a Picco Latte como un lugar insta-bae.

El término insta-bae (インスタ映え) ha surgido recientemente y se ha convertido en parte de la jerga de los jóvenes japoneses. La palabra insta (インスタ) se refiere a la red social Instagram y bae (映え) significa “ser atractivo”. Por lo que literalmente se podría traducir al español como “ser atractivo para Instagram”. Y poco a poco van surgiendo lugares en Japón que encajan dentro de este nuevo término.

Nada más cruzar la puerta de Picco Latte pude comprobar que, sin lugar a dudas, es una fiel representación del insta-bae. Por dentro, al igual que su fachada, también está decorado con tonos blancos, rosados y morados. Pero lo que más atrae la atención de toda la clientela son los ramos de flores secas que cuelgan de todo el techo, y que también adornan mesas y otros rincones del lugar. 

Además de café, ofrecen multitud de variedades de té, zumos, batidos y dulces.

La Granda Familio: una opción saludable y deliciosa

La Granda Familio significa “La Gran Familia” en esperanto. Y su dueña, Chiaki Sawada, abrió esta cafetería con la idea de que se convirtiera en un punto de encuentro entre la comunidad local, las familias y los productores artesanos y a su vez fomentar unos hábitos de alimentación saludables.

Al pasar por delante del establecimiento me llamó la atención su fachada, que daba la impresión de ser muy antigua y decidí entrar en el lugar. Se trata de una cafetería y tienda de granola (una combinación de copos de avena, frutos secos, semillas y frutas deshidratadas). Después de leer el menú, que cuenta con una gran variedad de smoothies hechos a mano, me decidí por uno de banana y leche de soja. Me sorprendió por su cremosidad y su intenso sabor y ayudó a refrescarme en ese día tan caluroso.

Como apenas había clientes, pude conversar con Chiaki y su marido Yasuharu. Ellos me contaron que actualmente es difícil encontrar productos sanos y que no hayan sido procesados. Por eso, en La Granda Familio quieren suministrar ese tipo de alternativa saludable y hecha a mano por productores locales. Su meta es crear un mundo mejor para los niños del futuro. 

También me ofrecieron una selección de granola de diferentes sabores para acompañar mi smoothie y debo decir que me gustó tanto que acabé comprando una bolsa de granola de plátano y chocolate para utilizarla en mis desayunos en casa.

Salon de AManTo, un lugar de encuentro para el arte

Salon de AManTo es uno de los lugares más emblemáticos y característicos de Nakazakicho. Se inauguró en el año 2001 y fue el primer café que se estableció en una de las antiguas casas remodeladas, de más de 120 años de antigüedad. Su fundador fue el osakeño Jun Amanto, artista, bailarín y actor.

Está regentado por treinta artistas de diferentes ámbitos que se van turnando en diferentes días para amenizar el lugar, dar charlas o conferencias y presentar su arte. Alrededor del Salon de AManTo se ha creado una comunidad de artistas que incluso traspasa las paredes de esta cafetería, ya que en los edificios colindantes se han ido estableciendo otros negocios pertenecientes al mismo grupo: un cine, una librería, un hostal y varias cafeterías y bares.

Cafe Arabiq: café, libros y dulces

Otro de los establecimientos populares es Cafe Arabiq, que a simple vista llama la atención por su azul fachada, el verde de las plantas que la decoran y la eterna bici aparcada en la puerta. Pero su interior también es especial ya que aparte de cafetería, también es librería y galería de arte. Estanterías llenas de libros ocupan sus paredes, permitiendo acompañar el café de una buena lectura. Es por ello que Arabiq toma el nombre de un bar que aparece en la popular novela Kyomu he no Kumotsu (literalmente “Ofrendas a la nada”), una saga de misterio escrito por Hideo Nakai.

Los productos estrella del menú de Arabiq son el tiramisú y el café Maria-Theresa (café con licor de naranja, nata montada y virutas de colores). No se puede hacer fotos en el interior de la cafetería.

De compras por Nakazakicho

En Nakazakicho se congregan decenas de tiendas muy interesantes y es el escenario perfecto para pasar unas horas curioseando en ellas.

Una de mis preferidas es Lolotte Candle, una tienda que vende velas hechas a mano con forma de animales y donde siempre acabo comprando alguna, ya sea para mí o para regalar como souvenir ya que las velas se pueden personalizar con nombre y fecha. Adicionalmente, imparten clases de creación de velas con diferentes niveles de dificultad y temáticas variadas.

También tienen muchos artículos con temática de conejos: peluches, cosas de papelería, figuras…  ¡En Japón, los conejos son animales muy populares!

Otro de los sitios que merece la pena visitar es Cafe Uriel. Un lugar que pretende conectar a los amantes de los felinos con los gatos que buscan un hogar. Se trata de una cafetería donde los clientes pueden jugar con los gatos del local, pero con la peculiaridad de que pueden ser adoptados.

También venden productos de artesanía hechos a mano con temática gatuna. Los beneficios de la tienda y del café irán destinados a sufragar los gastos del veterinario y otros costos para proporcionar el bienestar de los gatos. Aquí podéis consultar la lista de precios.

En los últimos años, el negocio de la compra-venta de objetos y ropa se está expandiendo más y más en Japón. Y Nakazakicho es una de las zonas de Osaka donde se concentran más tiendas de ropa de segunda mano. Esta es una buena razón para explorar el vecindario en busca de gangas.

Nakazakicho, hogar de artistas

Muchos de los edificios de Nakazakicho que fueron renovados dan cobijo a galerías de arte independientes. Suelen ser exposiciones itinerantes que van mostrando, de forma temporal, las creaciones de diferentes artistas locales.

Una de mis galerías de arte preferidas de Nakazakicho es Irorimura, que está situada bajo las vías del tren, muy cerca de la estación Nakazakicho. Es una de las más grandes de Osaka y tiene cuatro zonas con exposiciones por lo que es posible poder ver las obras de varios artistas en un solo espacio. Se expone arte de diferentes géneros, como fotografía, pintura, libros de ilustraciones o ropa. También cuenta con un espacio donde a veces se llevan a cabo actuaciones de música, obras de teatro, cuentacuentos o incluso proyecciones de películas.

Una de las exposiciones en Irorimura que más me ha gustado fue una colaboración de las artistas Ashida Mizu (poesía) y Airi Maeyama (ilustraciones).

El santuario del dragón blanco que protege Nakazakicho

En uno de los estrechos callejones que abundan en Nakazakicho me sorprendí al descubrir un pequeño santuario. En la pared había un cartel que contaba la historia de este lugar tan especial. Su nombre es Hakuryu Okami (白龍大神). Literalmente 白龍 (Hakuryu) significa dragón blanco y 大神 (Okami) es deidad. La historia cuenta que bajo este santuario vive un dragón blanco llamado Mi-san y se dice que es el dios guardián de Nakazakicho. Aquí acude la gente local a pedir éxito en los negocios, el arte, la salud, los deportes y el matrimonio.

Disfrutando del ambiente local en Nakazakicho

Nakazakicho no es una de las zonas populares y turísticas de Osaka, pero hay muchas razones por las que merece la pena pasear por sus calles y descubrir esta parte más desconocida y diferente de la ciudad: disfrutar de un momento de relax en cafeterías con mucha historia, encontrar tesoros en las tiendas de segunda mano o conocer obras de artistas independientes. Son algunas de las experiencias únicas que van más allá de lo puramente turístico y que te harán sentir parte del ambiente local de Japón.

¿Cómo llegar hasta Nakazakicho?

La estación más cercana es Nakazakicho, a la que se puede acceder con la línea de metro Tanimachi Line.

Como alternativa, es fácilmente accesible desde las estaciones JR Osaka o Hankyu Umeda, que se encuentran a unos 15 minutos a pie de Nakazakicho.

6 Responses

  1. Sigo tu blog desde que publicaste un post en Forocoches.
    Me enamore de tu fotografia y de Japon.
    Gracias por acercarnos a este pais y descubrirnos ricones
    Como este que de otra manera no hariamos.

    1. ¡Muchísimas gracias! La verdad es que los sitios más bonitos que he descubierto en los años que llevo en Japón son los que no aparecen en las guías de viajes para turistas. Espero seguir explorando sitios nuevos y compartiéndolos por aquí con todos vosotros.
      Gracias de nuevo por leerme.

  2. ¡Qué bonito! Me ha gustado mucho saber que aún quedan lugares así.
    También me ha gustado mucho cómo los describes; se nota que tú también los aprecias.
    Aunque parece un lugar por dónde no ha pasado nunca un concejal de urbanismo – y ni falta que hace-
    tiene un gran encanto su “orden desordenado”.
    ¡Buen artículo y buena elección de lugar!

    1. ¡Muchas gracias!

      Ese “orden desordenado” del que hablas es una de las peculiaridades de Japón que más me sorprendió al llegar al país. De un primer vistazo puede parecer caótico y desordenado, pero todo tiene sus razones y sus porqués.

  3. Qué pasada ❤️ Me lo apunto para cuando vuelva a Japón en 2021! Sigue subiendo artículos y sitios que visitar, que estos rincones tan increíbles no se encuentran tan fácilmente o tan bien detallados como nos cuentas tú!

    1. ¡Muchísimas gracias! Espero que en 2021 hayamos pasado la situación que estamos viviendo ahora y puedas disfrutar de Japón al máximo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *