Cultura

Cómo atar un Nagoya Obi – con vídeo incluido

Utiliza un koshi-himo para crear un pliegue recto en la parte inferior del lazo taiko.

Vestir un kimono es una experiencia que muchos viajeros disfrutan en Japón. A cambio de una pequeña tarifa mujeres y hombres pueden vestirse con un kimono a manos de un profesional y pasear por los pintorescos barrios nipones mientras se toman fotografías. Además, cuando los visitantes descubren lo económico que es comprarse un kimono y accesorios usados, eligen llevarse el recuerdo a casa.

Si eres una de esas personas que compró un kimono y un obi en Japón, es probable que necesites aprender cómo ponértelos. Junto con la experta en kimonos Sheila Cliffe, aprendimos a vestir con kimono y cómo atar un obi simple. Ahora es el turno para uno más formal y complicado, el Nagoya obi. En este artículo Sheila nos acompaña paso a paso, y al final podrás ver un vídeo por si necesitas más ayuda.

¿Qué accesorios necesitas para un Nagoya obi?

Hay ciertos accesorios indispensables para atar un Nagoya obi correctamente. Puede ser que en la tienda donde compraste el obi te explicasen cuales eran y los incluiste en tu compra, pero si no lo hiciste, puedes encontrarlos en tiendas de kimono online o comprarlos en tu siguiente visita a Japón.

Nagoya Obi 名古屋帯

Para atar un Nagoya obi necesitas, obviamente, un Nagoya obi. Estos obi se usan diariamente. Están entre un obi informal medio ancho y un obi formal completo de 4 metros de largo. Los Nagoya obi, por lo general, miden alrededor de 3,6 metros de largo y a menudo se doblan y se cosen juntos por un extremo, algo bastante útil para las mujeres que visten este tipo de obi diariamente. El extremo derecho del obi envuelve la cintura mientras que el extremo más ancho se usa para crear el lazo.

El Nagoya obi puede tener un patrón general o un otaikogara (大太鼓柄), un diseño decorativo o bordado que se centro en el taiko. Este puede ser un poco más difícil de atar. Aquí Sheila nos demuestra cómo atar un Nagoya obi con otaikogara, pero si tu tienes uno con patrón general, el procedimiento será un poco más fácil.

Obi-ita 帯板

El obi-ita es una tabla rígida y plana que se desliza entre las capas del obi a través del abdomen. Sirve para ayudar a que el obi frontal mantenga una apariencia plana y sin arrugas. Si no tienes uno, puedes cortar un trozo de plástico flexible y delgado o un cartón en forma de obi-ita.

Obi-makura 帯枕

El obi-makura es una pequeña almohada sostenida por una faja que está atada por encima del obi. La almohada va dentro del lazo, ayudándole a mantener su forma.

Obiage 帯揚げ

El obiage es una pieza decorativa de tela, normalmente de seda, atada sobre el obi-makura para esconderlo. Es un accesorio decorativo pero, al mismo tiempo, esencial.

Obijime 帯締め

El obijime es una cuerda decorativa de seda atada por encima de todo el obi como acabado. Ayuda a mantener la forma del obi, pero también es un accesorio importante, ya que esto es lo que evita que el obi se caiga.

Koshi-himo (2) 腰ひも(2本)

Los koshi-himo son unas tiras largas de tela que se utilizan para mantener temporalmente el obi en su posición hasta que el lazo es seguro. Cualquier pieza larga de tela servirá ya que no es un accesorio que no quedará en el resultado final.

Ahora que ya tienes una lista con los accesorios necesarios, Sheila te explicará cómo atar un Nagoya obi. Desde mi punto de vista, puede ser un poco difícil entenderlo solo con palabras y fotos, por lo que hemos creado un video con Sheila atándose el Nagoya obi. Lo encontrarás al final de este artículo y vamos a indicarte qué pasos son los más complicados para que lo visualices.

Paso 1: Envuelve el obi alrededor de tu cuerpo

Antes de todo, tenemos que suponer que ya te has puesto el kimono. Si necesitas saber los pasos para ponerse un kimono, Sheila nos dio sus consejos sobre los accesorios necesarios y cómo vestirlo correctamente.

Ya con el kimono puesto y de pie, agarra el extremo delgado del Nagoya obi, con la costura hacia arriba y haz un pliegue de 10-15 centímetros al final. Sosteniendo el obi con el extremo doblado más cercano a tu cuerpo, haz una rotación en el sentido de las agujas del reloj mientras envuelves el obi a tu alrededor de tu cuerpo, justo debajo de la línea de tu pecho. Tira del obi lo más fuerte posible.

Sosteniendo el obi, haz otra rotación completa en sentido de las agujas del reloj. Si tienes un patrón bordado, asegúrate de que termine cerca del centro de tu tripa. Agarra el obi-ita y ponlo entre la primera y la segunda capa del obi. Debe estar completamente oculto debajo de la segunda capa del obi. Una vez más, agarra el extremo del obi más cercano a tu cuerpo y tira de él para que el obi quede bien envuelto a tu alrededor.

Paso 2: Ata temporalmente el Nagoya obi en su lugar

Da una media vuelta más hasta que el obi quede en el centro de tu espalda. Sostén el obi con tu mano izquierda en la parte superior, y la mano derecha en la parte inferior. Haz un pliegue en el obi llevando la mano derecha hacia arriba y debajo del obi (ver la siguiente fotografía). Una vez que tu mano derecha pueda agarrar los extremos superiores e inferiores del obi, tu mano izquierda está libre para ayudar a hacer un pliegue en el obi.

Agarra el obi detrás de tu espalda desde abajo con la mano izquierda para liberar momentáneamente tu mano derecha. Luego, utiliza la mano derecha para sostener el obi en su lugar, otra vez desde abajo. Con tu mano izquierda que ahora está libre, tira del obi que estaba metido delante. Tíralo hacia arriba y hacia tu lado izquierdo, soltándolo. Cuando no puedas tirar más hacia arriba debido al ángulo de tu brazo, suelta el obi temporalmente y extiende la mano detrás de tu espalda, tirando a lo largo del obi hacia arriba hasta el centro de tu espalda.

El obi querrá voltearse, pero tienes que sostenerlo para que esté orientando de la misma manera que cuando lo sacaste, con la costura en la parte superior y el pliegue en la parte inferior (¡visualiza el video si esta parte te parece confusa!). Coloca este extremo derecho del obi verticalmente hacia abajo en el centro de la espalda. Mantén la parte larga del obi en su lugar con el dorso de la mano izquierda.

Desliza el resto del obi (el extremo ancho) a través del hueco de tu brazo derecho para apartarlo. Agarra uno de los lazos koshi-himo con la mano derecha y pásalo a la izquierda detrás de la espalda. Usando el koshi-himo, ata el obi en ese lugar temporalmente. Toma el extremo de la parte estrecha del obi, que tiene que estar colgando detrás de tu espalda. Colócalo alrededor de tu lado izquierdo hacia el frente y mételo debajo del koshi-himo, solo para sacarlo de allí, para que puedas trabajar mejor con el nudo en la parte posterior con el extremo ancho del obi.

Paso 3: hacer el lazo taiko

El extremo ancho del obi tiene que colgar desde la mitad de la espalda. Agarra el obi-makura con tu mano izquierda y, mientras sostienes el extremo ancho del obi con la mano derecha, coloca el obi-makura debajo. En este punto, asegúrate de eliminar cualquier pliegue que tengas en la parte superior de la parte ancha del obi. Luego, levántalo con el obi-makura debajo.

Si en tu obi hay un bordado o estampado otaikogara, mírate en un espejo para asegurarte de que esté en el lugar correcto.

Lleva los lazos del obi-makura hasta la parte delantera y átalo en la parte superior de tu espalda, haciendo un lazo o un medio nudo debajo de tu busto en la parte central-superior del obi. Asegúrate de hacer un nudo fuerte, ya que este será el responsable de ayudar al lazo en la espalda a mantener su forma correcta. Este lazo y toda la tela sobrante se tienen que esconder.

Paso 4: Cubre el obi-makura con el obiage

Dobla el obiage por la mitad y selecciona unos 10 centímetros del pliegue central. Sostén el obiage en ese lugar con una mano y pásalo detrás de la espalda con la otra. Tienes que pensar en una línea central para que puedas darle la vuelta en medio del obi-makura. Ata los extremos del obiage delante tuyo, pero aún no hace falta hacerlo con precisión.

Paso 5: Crea el borde inferior del lazo Taiko

Usando un koshi-himo, sostén el nudo en la parte posterior del obi, justo debajo de la parte inferior del obi atado a tu alrededor. Luego, con los dedos, gira el obi hacia adentro y hacia arriba para crear un pliegue. Desliza tu mano izquierda hasta el medio y agarra el pliegue que recientemente has hecho. Aléjalo un poco de tu cuerpo, sin dejar que suba o que baje, solo hacia afuera. Con tu mano derecha, empuja la parte colgante del obi hacia arriba en el espacio entre el obi y tu espalda.

Tira el resto del extremo ancho del obi por debajo. Usando la longitud de tus dedos índices como medida deja un dedo desde el pliegue hasta el final del obi. Cuando estés midiendo, ten cuidado de no mover la posición del nudo en tu espalda hacia arriba o hacia abajo. Ata los extremos de las tiras en tu parte delantera para mantener una buena posición para que tu lazo no se vea desorganizado. Recuerda que este nudo es temporal y se eliminará más adelante.

Paso 6: Asegura el obi con el obijime

Tira el extremo estrecho del obi que estaba metido temporalmente debajo del koshi-himo (en el paso 2) fuera del himo y hazlo lo más recto y plano posible. Tíralo hacia la izquierda y lejos de tu cuerpo. Después, gira el extremo hacia tu espalda y usando tu mano derecha detrás, tíralo a través del “nudo” hecho por el lazo taiko, entre el nudo en sí y el exceso de material que escondiste en el paso 5. Tíralo hasta que quede expuesto aproximadamente 1 centímetro del extremo en el lado derecho del nudo.

Si hay un exceso de material en el lado izquierdo, suavízalo lo más posible y mételo dentro del lazo, entre el exceso de material y tu cuerpo, creando un pliegue vertical recto.

Toma el obijime y dóblalo por la mitad. Sosteniéndolo en una mano, pásalo a través del lazo en el lazo a la otra mano, uniendo el exceso del material obi a su espalda. Trae ambos extremos al frente y sostenlos firmemente con una mano. En este punto, el obijime debería mantener el obi en su lugar.

Con tu mano libre, desata el koshi-himo que está en medio del obi y deja que caiga al suelo. Ata firmemente el obijime alrededor del centro del obi con un bonito nudo de rizo, colocando los extremos del obijime debajo de sí mismo de una manera elegante.

Ahora ya puedes quitarte el segundo lazo koshi-himo temporal.

Paso 7: Ata cuidadosamente el obiage

Dobla el obiage para que los bordes queden ocultos por dentro. Ata el obiage de izquierda a derecha. El extremo derecho, que ahora se tirará hacia el lado izquierdo de tu cuerpo, debe meterse cuidadosamente en el obi para evitar que se formen bultos.

Lleva el extremo izquierdo al centro y enrolla el exceso desde el extremo, dejando unos 10 centímetros. Mete la porción enrollada hacia afuera del nudo que hiciste y doblando los 10 centímetros restantes por la mitad. A continuación, mete el otro extremo dentro del nudo.

Esto es más fácil de entender si miras el vídeo a partir del minuto 14:18.

Mete tus dedos a lo largo de la parte superior del obi sobre el obiage, desde el centro hasta los lados, para meterlo correctamente.

Y hasta aquí la clase de hoy; ¡ahora ya puedes atar un Nagoya obi de estilo Taiko! No te preocupes si tienes problemas las primeras veces. ¡La práctica hace el maestro!

Visualiza el video para una explicación más detallada de Sheila.

Sheila Cliffe

La Doctora Sheila Cliffe ha vivido en Japón durante más de 30 años y es una experta de la historia y la moda de los kimonos. Es la autora de “The Social Life of Kimono” (en inglés) así como el libro fotográfico “Sheila Kimono Style“. También fue embajadora de los textiles chirimen Kyo Tango en el 300 aniversario de su unión. Como profesora, tiene una amplia experiencia enseñando a ponerse el kimono en una variedad de entornos, pero el arte y la alegría de vestirse es su mayor placer.

Sigue a Sheila en Instagram o en Twitter.

Traducción: Maria Peñascal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *