Actividades Patrocinado

El patrimonio del salmón de la ciudad de Murakami


Patrocinado por Murakami City

Durante mi último día de viaje el la ciudad de Murakami fui a ver la recolecta anual del salmón que tiene lugar al río Miomote que pasa por el medio de la ciudad.

Los salmones Shiobiki son un icono de Murakami y gran parte de la prosperidad se le puede atribuir a la relación tan cercana que la gente tiene con estos salmones. Estos peces son tan importantes para la gente local que muchos se refieren a sus habitantes como “los hijos del salmón”.

Las huevas de salmón en el río Miomote

Las regiones costeras del mar de Japón son ricas con huevas y cada año unos 30.000 salmones vuelven al río Miomote después de estar años en el mar.

El salmón regresa a su río para superar las distintas etapas de su vida, para reproducirse y después morir en su río de nacimiento. Este proceso es un fenómeno natural extremamente frágil y es por eso que hay unas restricciones muy estrictas para la pesca del salmón.

Cuando llegué al río, me di cuenta que no me dejaban acercarme en la orilla y había unos símbolos bien claros prohibiendo al público general de agarrar cualquier salmón. Murakami da unos números limitados de licencias para pescar por el precio de 5000 yenes. Pueden participar pescadores de todo Japón y tienen que reservar con un año de antelación.

Estas licencias aportan unos 150.000$ de ingresos públicos para Murakami cada año que se utiliza para garantizar la salud de la población de salmones Shiobiki.

Si quieres saber más sobre el salmón, visita este artículo en nuestra web.

Mientras conducía a lo largo del río, vi varios criaderos, como podéis ver en la imagen anterior. Aquí, millones de huevos de salmones son fertilizados y criados antes de ser liberados al río Miomote. Este método crece considerablemente la tasa de supervivencia entre estos salmones y les permite ser pescados para el comercio y aún así, mantener su población. Igualmente, solo una pequeña fracción de estos salmones sobrevive a sus arduas vidas en el mar. Cada año, más de ocho millones de salmones son liberados al río, pero solo 30.000 regresan en 2018.

A pesar de no poder observar bien el salmón capturado en los ríos, pude ver algunos en una tienda ubicada justo al lado del río.

Aquí venden salmones por un precio increíblemente bajo. Ví algunos salmones solamente ¡por 400 yenes (4$)! También vendían grandes cajas de huevas de salmón fresco por 2000 yenes (20$). Los precios más bajos de lo que muchos defenderían que es el mejor salmón de Japón.

Cerca de la zona de pesca y del pequeño mercado de pescado hay un parking grande que puedes aparcar tu coche.

El museo del salmón Iyoboya Kaikan

Mientras hablaba con los pescadores en la tienda me sorprendió saber que la ciudad de Murakami era en realidad la primera ciudad del mundo donde se produjo la propagación del salmón en la década de los 1700.

Me recomendaron que visitara el Museo del Salmón Iyoboya Kaikan para aprender más. No soy amante de los museos, pero tenía una exposición única que sabía que tenía que ver.

Está ubicado a corta distancia, así que en nada llegué a este gran museo que fue construido directamente en el río Miomote.

Esta instalación tenía múltiples teatros que mostraban a las personas la importancia histórica y actual que el salmón de Murakami tiene para las personas aquí. Este museo también tenía una gran cantidad de exhibiciones en vivo que mostraban cómo se propaga el salmón en los criaderos.

La exhibición más singular de este museo fue una gran sala con ventanas que tenían una vista submarina del río Miomote. ¡Pude ver algunos de los salmones que desovan en el río en su entorno natural!

El Iyoboya Kaikan también tenía la información sobre los orígenes de su propagación de salmón que estaba buscando. Este sistema fue desarrollado por un samurai llamado Buheiji Aoto, quien se dice que es la primera persona en el mundo que descubrió que el salmón regresa a su lugar de nacimiento y fue pionero en la idea de proteger este frágil milagro natural.

La ciudad de Murakami casi se arruinó al sobrepescar estos salmones y Aoto trabajó para hacer cumplir normas estrictas que regulan su pesca. También construyó subcorrientes que se hicieron específicamente para que el salmón se reproduzca y trabajó extensamente con los pescadores locales para ayudarlos a ver el valor de regular su industria para el mejoramiento de toda su comunidad.

Las poblaciones de salmón regresaron gracias a los esfuerzos de Aoto y los ingresos de esta industria es lo que permitió a Murakami financiar la construcción de escuelas y otros programas educativos para los niños de Murakami.

Miles de salmones colgantes en Kikkawa

Terminando mi visita al Iyoboyakaikan, viajé al centro de la ciudad de Murakami, donde visité Kikkawa, una tienda tradicional de salmón que tiene miles de salmones colgando para secar.

En esta tienda, puedes observar el proceso de secado del “Sake-no-sakabitashi” (salmón empapado en sake japonés), que se realiza secando el salmón shiobiki durante aproximadamente tres semanas y luego conservándolo durante seis a doce meses.

Aquí, los salmones están colgados de sus colas y no se les corta el vientre por completo por respeto a los peces. Se cree que colgarlos de sus cabezas parecería una soga, y cortarles el estómago completamente sería como el suicidio ritual del seppuku por parte de los delincuentes.

La cocina de salmón de Murakami

Después de mi visita a Kikkawa, visité su otro edificio muy cercano. Este era su restaurante llamado Izutsu-ya, un restaurante tradicional que se especializa en más de 100 tipos diferentes de cocina tradicional de salmón.

Después de aprender mucho sobre el increíble patrimonio cultural de la industria del salmón aquí en Murakami, me da vergüenza admitir que algunos de los primeros platos de mi almuerzo fueron un poco difíciles de comer.

En Murakami se pueden ver fuertes nevadas en el invierno y la cocina fermentada juega un papel crucial en la supervivencia de sus habitantes.

Algunos de estos aperitivos fermentados incluían varios órganos del salmón que eran muy nuevos para mí. También había salmón seco que, sorprendentemente, era bastante delicioso.

El plato principal de mi almuerzo fue un espectáculo culinario.

Sirvieron una docena de platos diferentes, incluyendo huevas de salmón, salmón a la parrilla e incluso sushi de salmón fermentado.

El arroz de este sushi era dulce como el amazake y el pescado estaba muy tierno con sabores fuertes. Se servía también rodajas de salmón curadas e incluso hígado de salmón que había sido fermentado durante 5 años.

Este restaurante también tenía un menú en inglés muy útil que me ayudó a comprender tanto lo que estaba comiendo como la extensa preparación que incluía cada plato.

Aquí está la web:
https://www.murakamiidutsuya.com/

Había una maravillosa variedad de colores, sabores y texturas servidos en esta comida y era la manera perfecta de terminar un día explorando la rica historia del salmón y las artes culinarias de Murakami. Sin embargo, debo decir que solo he arañado la superficie de todo lo que hay que descubrir en la ciudad de Murakami y me gustaría regresar aquí otra vez con más tiempo para explorar todo lo que esta región tiene para ofrecer.

Acceso e información prática

Desde Tokio hasta Niigata puedes tomar el Joetsu Shinkansen. Desde Niigata, puedes llegar hasta la estación de Murakami con la línea JR Uetsu En total, el viaje son 3 horas y 50 minutos. En estas secciones, puedes usar el JR Pass.

También puedes encontrar información de la región al Murakami City Tourism Association.

Si quieres saber mas sobre el salmón de Murakami, visita nuestros artículos de nuestra web.
La ciudad del salmón: probamos la cocina de Murakami
Murakami, la ciudad del salmón

Original de Derek Yamashita

Traducido por Maria Peñascal