fbpx Skip to main content

En el corazón de la prefectura de Ehime, a poca distancia al sur de la ciudad de Matsuyama y lejos de las mareas de turistas fotografiando el Dogo Onsen (las aguas termales que inspiraron El Viaje de Chihiro) se encuentran dos pueblos cuya riqueza reside en su relativa oscuridad. Ozu (大洲), antaño una floreciente ciudad portuaria del interior con abundante fortuna y cultura, se está revitalizando tras décadas fuera de los focos de atención. Por el contrario, Uwajima (宇和島) es el lugar perfecto para experimentar la vida de un pequeño pueblo en el que prosperan tanto la industria como la artesanía. Combinadas, constituyen un relajante viaje de dos noches y tres días, con alojamiento y opciones gastronómicas de lujo para ese viajero que quiera experimentar tanto la cultura como la tradición en tranquilidad.

Qué ver y hacer alrededor del castillo de Ozu

La zona que rodea el castillo de Ozu tuvo un aislamiento que fue clave para su éxito. Situada en las orillas del río Hiji, a tan solo 20 kilómetros del litoral, en esta clásica ciudad japonesa queda el legado de los industriales de la era Meiji que construyeron su éxito sobre el trazado urbano desarrollado durante el periodo Edo. En su momento más álgido, las barcazas recorrían 25 kilómetros desde Uchiko (内子) hasta Ozu, cargadas de cera blanda procedente del árbol zumaque, y desde allí viajaban hasta Kobe, Kioto y más allá. Esta cera, antiguamente llamada «bintsuke«(鬢付) en Japón y «cera japonesa» en Europa, era conocida por erradicar el sudor bajo el maquillaje blanco y limpio de las geishas de Kioto y como crema para el cabello de los oficinistas modernos de Tokio.

El río Hiji por su paso en Ozu y el castillo de fondo
Los residentes de Ozu enriquecieron gracias al río Hiji.

Aquellos propietarios de plantaciones de zumaque y los dueños de las barcazas se hicieron ricos y el municipio se convirtió en un próspero centro mercantil con bancos y casas de té. Las inversiones realizadas en la producción de la seda siguieron dando buenos beneficios hasta bien entrado el siglo XX. La cultura, la sofisticación y los profundos lazos con las clases capitalinas de Tokio y Kioto también llegaron a Ozu. Sin embargo, con el paso del tiempo, los procesos industriales sustituyeron a la producción de cera natural y seda. Las barcazas desaparecieron y las calles bulliciosas y las impresionantes casas adosadas quedaron vacías.

Pero gracias a la fiel reconstrucción del castillo de la ciudad en 2004 el turismo volvió, y Nipponia, conocida en Japón por ser los maestros de la revitalización de pequeñas localidades, comenzó a desarrollar la zona del casco antiguo de Ozu en un distrito hotelero exclusivo. Nipponia ejecutó la renovación de edificios centenarios para convertirlos en alojamientos históricos de lujo, preservando al mismo tiempo la historia de la ciudad.

Visita la encantadora cabaña japonesa de Garyu Sanso

Aparte de las opciones de alojamiento, el punto culminante de la arquitectura de Ozu es Garyu Sanso (臥龍山荘), una cabaña y casa de té con vistas al río Hiji. Se construyó para Kouchi Torajiro, exitoso en el negocio de la importación y la exportación. Esta casa se terminó a principios del siglo XX, combinando elementos arquitectónicos occidentales, como el techo de bóveda de cañón de la casa de té, con el estilo y el diseño japoneses.

Construida para estar en armonía con su entorno, nada fue diseñado en vano. Se trajeron artesanos de Kioto para que trabajaran y enseñaran técnicas modernas a los aldeanos y esta casa de té es su legado en esta ciudad.

 Visita un castillo japonés y alójate en el castillo de Ozu

Con vistas a la ciudad, el castillo de Ozu se mantiene único con su reconstrucción en 2004, donde siguieron su diseño original, utilizando técnicas tradicionales de construcción en madera que eran habituales a finales del siglo XVI.

Con una vista sin obstáculos en todas las direcciones, se puede divisar dónde las barcazas viajaban alrededor de las altas montañas hasta llegar al mar. Para aquellos que sueñen en alojarse en un castillo, también es posible quedarse en el castillo por una noche y cenar en una de sus torretas. Por la mañana, disfrutarás de un desayuno tradicional japonés preparado en Garyu Sanso.

Cena en el restaurante Le Un de Nipponia

La joya de la reconstrucción de la ciudad de Ozu por parte de Nipponia es el restaurante Le Un, que sirve un delicioso menú de degustación de fusión franco-japonesa. Aprovechando las estaciones del año, las especialidades regionales y los ingredientes de origen local, el jefe de cocina se atreve a utilizar maridajes inusuales para crear sus propias combinaciones de sabores. Nuestro menú de invierno incluía un trozo de pescado local envuelto en un fino prosciutto para darle un toque umami.

También se complace en evitar la tradición de poner verduras en la base cuando se sirven con carne. Así, sus zanahorias dulces locales robaron el protagonismo a las lonchas del famoso cerdo local en el plato principal. Ehime es famosa en Japón por los cítricos, por lo que las variedades de cítricos japoneses, como el yuzu, también juegan un papel protagonista en el menú.

Uchiko: una de las principales fuentes de riqueza de Ozu

Si tienes una tarde libre y quieres conocer el origen de la cera de Japón, te recomendamos visitar la histórica ciudad de Uchiko. El Uchiko-za, construido originalmente como teatro kabuki, y convertido después en una sala de cine, está abierto a los visitantes para su disfrute. Este teatro de madera ha albergado series de la televisión japonesa y se puede caminar por debajo de las tablas del suelo para ver la mecánica del funcionamiento de un escenario kabuki.

Qué ver y hacer en el municipio local de Uwajima

La zona de Uwajima fue capaz de conservar su industria y artesanía durante el último siglo. Con la pesca en sus venas, una historia de penurias y diligencia, es un paisaje espectacular para recorrer en bicicleta eléctrica durante un día, y para los que buscan descansar con comodidad no hay que perderse el Kiya Ryokan.

Súbete a una bicicleta eléctrica y explora Uwajima.

Explora los campos en terrazas de Yusumizugaura

Los campos en terrazas de Yusu (遊子) fueron construidos con muros de piedra en las empinadas laderas de las montañas. Mirando desde abajo, parecen escaleras que llegan hasta el cielo. En ese entonces, se dedicaron a cultivar mijo o cereales en vez de arroz por la grave falta de agua potable.

Con el paso del tiempo y gracias a la viabilidad de la producción comercial de seda en la región, se cultivaron moreras y los ingresos se utilizaron para asegurar las terrazas, extremadamente empinadas, con trabajos de cantería. En la década de 1960, la acuicultura y la recolección de perlas se convirtieron en la principal industria local y la dependencia de los campos en terrazas disminuyó, causando su deterioro. Desde el año 2000, voluntarios locales han restaurado los campos en terrazas, y este impresionante artefacto visual de las penurias de tiempos pasados atrae ahora a 20.000 visitantes al año.

Conoce a los lugareños de Kushima

Si quieres explorar un acogedor pueblo pesquero japonés congelado en el tiempo, ve hasta Kisaiya Square en Uwajima, súbete a unas bicicletas eléctricas y dirígete a Kushima (九島). La isla está llena de carácter, con casas antiguas y callejones por todas partes esperando para ser explorados.

Mientras estábamos allí, nos cruzamos con un grupo de curtidos pescadores que arreglaban sus redes mientras charlaban: todos los lugareños eran amables y afables. Había varias embarcaciones a lo largo de la costa, y más allá, mar adentro, se veían las piscifactorías que crían besugos, atunes claros y fugu.

Parada para comer en el restaurante nicco

El restaurante nicco es una adición reciente al paisaje gastronómico de Kushima, que sirve comida deliciosa y saludable en un espacio abierto y relajado. El matrimonio Hiroyuki y Chihiro Mizuno llegaron a Kushima de vacaciones para visitar a la abuela de Chihiro y se enamoraron de la isla y de su gente. Un día, cuando paseaban por el municipio de la isla buscando un local para abrir su restaurante, su ahora vecino les dijo: «Este edificio lleva diez años vacío». Tres años después, con su labor de amor completada, estaban listos para sus primeros clientes.

Ahora tienen una clientela fiel que acude por la comida local y casera, centrada en creaciones originales para el almuerzo y la cena. Además, existe una amplia gama de bebidas disponibles, como el vino japonés, el sake y la cerveza artesanal.

Ve el proceso tradicional de fabricación de banderas en la tienda Kuroda

De vuelta a tierra firme, asegúrate de pasar por la tienda de banderas Kuroda (Kuroda Flag Shop) para ver los métodos tradicionales utilizados en la producción de banderas para santuarios y templos desde 1904. Dirigida actualmente por la 4ª generación de propietarios y su hermano gemelo, con la 5ª generación actualmente en medio de sus 10 años de formación, no verás ni un ordenador, ya que todas las banderas se dibujan a mano.

Kuroda-san bromea diciendo que los clientes no saben cómo será la bandera hasta que está terminada, pero cada una está minuciosamente diseñada, dibujada, trazada y pintada con una precisión increíble. Kuroda-san también es conocido localmente como aficionado a la música, con una extensa colección de discos y grabaciones de carrete.

¡No te pierdas el Tai Meshi!

El Tai Meshi, uno de los platos favoritos de la región, consiste en rodajas de dorada fresca y cruda sobre arroz, cubiertas con una mezcla de huevo crudo, caldo dashi y salsa de soja. Se dice que lo comieron por primera vez los piratas locales, que dieron con la receta por accidente después de haber bebido demasiado. Se puede encontrar en muchos restaurantes locales, pero estos son los que más nos gustan:

Hozumi-tei: disfruta del Tai Meshi en una casa de estilo japonés

A cinco minutos a pie de la estación de Uwajima, Hozumi-tei abrió como alojamiento ryokan hace 101 años, pero hace 41 años pasó a servir solo comidas a los visitantes hambrientos. El restaurante sigue teniendo la apariencia de una casa de estilo japonés, y la tercera generación de propietarios sirven el delicioso Tai Meshi en un ambiente cómodo y agradable.

Kadoya Bentencho: cocina a precios razonables en una cadena de restaurantes japoneses

La cadena de restaurantes locales Kadoya (かどや) se fundó en 1955 y ahora se ha expandido por toda la región de Matsuyama/Uwajima, así como por locales de lujo en Tokio. La sucursal de Kadoya en Bentencho se siente como un restaurante familiar normal, con un ambiente sin pretensiones, que sirve Tai Meshi junto con una gama de otros platos de mariscos y comidas kaiseki a precios razonables. Otro plato famoso en Uwajima es el llamado Satsuma Meshi, en el que el pescado asado y el miso se mezclan en una pasta ligera y se sirve sobre arroz de cebada.

Dónde alojarse en Uwajima

Kiya Ryokan (木屋旅館) es un ryokan tradicional que se ha sometido a un moderno lavado de cara y alojarse en él es algo que hace que el viaje hasta Uwajima valga la pena. A menudo se reserva con meses de antelación, y es diferente a cualquier otra estancia en un ryokan en Japón, ya que tienes todo el edificio para ti. La renovación, llevada a cabo por un equipo de producción de talla mundial, abrió el espacio sustituyendo los suelos centrales de madera por gruesos plexiglás sobre los que se puede caminar o incluso dormir, lo que permite que entre una enorme cantidad de luz natural en lo que antes eran habitaciones oscuras.

El director, Bartholomeus Greb, trabaja aquí desde hace diez años y tiene un profundo conocimiento de la región, y está encantado de ayudar con recomendaciones de restaurantes y reservas. La estancia en Kiya Ryokan es muy personalizada, con sugerencias basadas en los intereses y circunstancias de los huéspedes.

Para los que buscan una experiencia hotelera más estándar, el JR Clement Hotel dispone de una variedad de habitaciones grandes que se adaptan a todos los viajeros, con estáncias que tienen vistas al castillo o a la estación de tren. El Uwajima Oriental Hotel, a cinco minutos a pie de la estación, está en el centro de la ciudad y a un corto paseo de la vida nocturna local, como bares e izakaya. Esta es una buena opción para aquellos que viajen con presupuesto limitado, ya que los servicios incluyen un surtido de sales de baño donde los huéspedes pueden mezclar y combinarlas con cinco aromas diferentes, o mandarinas gratis durante la temporada de cosecha.

Cómo llegar hasta Ozu y Uwajima

Puedes llegar hasta Ozu y Uwajima con el tren limited express de la línea JR Yosan desde la estación de Matsuyama (松山駅). Si llegas en avión hasta el aeropuerto de Matsuyama, toma el autobús del aeropuerto de Matsuyama hasta la estación de Matsuyama (15 minutos) y luego toma el tren hasta la estación de Iyo-Ozu (33 minutos) o continúa hasta la estación de Uwajima (1 hora y 32 minutos).

Si viajas a Shikoku con planes de hacer realizar una peregrinación, conducir por la campiña japonesa o simplemente explorar nuevos lugares, la región de Ozu y Uwajima en Ehime debería ocupar un lugar destacado en tu itinerario. Con un marisco de primera clase, alojamiento de lujo, experiencias relajantes y una cultura local diversa, es una región japonesa que se adapta tanto al viajero exigente como a aquellos que buscan encontrar algo nuevo.

Patrocinado por la Prefectura de Ehime
Traducido por Maria Peñascal

Don Kennedy

Don Kennedy

Hi! My name is Don Kennedy and I am a Tokyo-based freelance camera nerd. Having grown up in a sleepy town in rural Australia, in 2005 I moved to the world's largest metropolis and have been loving living here ever since. I’m based on the east side of the city, near Ueno, and really enjoy the relaxed atmosphere, the warmth of the locals, and the history of the area. As Tokyo is such an incredibly walkable city, you might see me wandering around with a camera in hand during the day, or making the most of the amazing food options in an izakaya or restaurant at night.

https://donkennedy.tokyo

Deje un comentario


X